INCAE señala que economía de Nicaragua continúa debilitada

Un estudio presentado por el Instituto Centroamericano de Administración de Empresas, INCAE, destaca que la economía de Nicaragua aún continúa en recesión,  desde el estallido social de abril de 2018, la pandemia de la Covid-19 y los huracanes Eta e Iota. No obstante, registra un “rebote económico” en 2021.

El INCAE señala que en 2021, Nicaragua experimentó un “rebote económico”, luego de la pandemia de la Covid-19.

“En Nicaragua, el PIB real aumentó en 2021  resultado del “rebote” económico tras la  pandemia, fomentado por el aumento de la  demanda interna y externa”, señala el INCAE.

El estudio señala que esto también está asociado a las exportaciones millonarias de mercancías y zonas francas el cual tuvo un aumento significativo en 2021.

El INCAE explica que, aunque en 2020 la balanza de pagos había registrado un superávit equivalente al 3.9% del PIB. En 2021 la balanza de pagos presentó un déficit de 316.6 millones de dólares, equivalente al 2.3% del PIB.

Café con Voz: Biden nomina a nuevo embajador de EE.UU en Nicaragua

“Esto debido a un déficit de la balanza comercial de bienes y servicios de $1688.9 millones, asociado al rebote económico y la recuperación de la demanda interna”, precisa el informe.

Importaciones y flujos de capital entre los motivos del rebote

Añade que este “rebote económico” está asociado también a un aumento a las importaciones y en parte compensado por la entrada de flujos de capital, tales como: donaciones al Gobierno Central, préstamos al gobierno central para programas de inversión pública, inversión Extranjera Directa en aumento y continúa el aumento de las remesas.

Café con Voz: Mossi responde a críticas de opositores: “No somos organización de Derechos Humanos”

Además, detalla que se observa una aceleración brusca de los precios al consumidor, la cual se ha acelerado en los primeros meses del 2022, debido a varios factores, entre estos la Política monetaria laxa durante la pandemia, interrupciones en las cadenas de suministro provocadas por la pandemia y la incertidumbre e interrupciones en las cadenas de suministro originadas por la guerra.

“Las grandes industrias en Nicaragua se ven directamente afectadas por el aumento de precios de bienes intermedios y de bienes de capital. Según estimaciones del BCN el precio de las importaciones aumentó en promedio 11.7%, reza el informe.

El informe, señala que el diésel, combustible de mayor consumo en el país, ha aumentado en 45.24% en un año. No obstante, el costo de la tarifa eléctrica, aunque es elevado en comparación con el resto de la región, “se ha mantenido constante”.

Comparta este artículo

Facebook
Twitter
WhatsApp
Telegram
Email