Belt: “Consejo Permanente de OEA debe actuar ante inédita toma de su embajada por parte de un Estado”

La dictadura sandinista continúa violando el derecho internacional con la ocupación arbitraria de la sede de la Organización de Estados Americanos, OEA, en Nicaragua, luego que el régimen anunciara el retiro de sus embajadores ante el organismo.

Guillermo Belt, exasesor de la OEA, aseguró a Café con Voz que pese al anuncio de denuncia de la Carta de la OEA, por parte de la dictadura el 19 de noviembre de 2021, el Estado de Nicaragua mantiene sus obligaciones hasta finales de 2023.

“El Estado de Nicaragua debe cumplir con el derecho internacional, no es a discreción de una administración. La Cancillería puede hacer es comunicar la denuncia de la Carta de la OEA, que quiere decir que anuncia su decisión de retirarse del tratado de la Carta de la OEA de 1948. Todo Estado miembro tiene derecho a retirarse”, dijo Belt.

El especialista añadió que la dictadura puede retirar a sus embajadores en cualquier momento e incluso, ausentarse de las reuniones, pero que se mantiene su obligación de cumplir todos sus compromisos.

Ocupación viola inmunidad del organismo

Con relación a la ocupación ilegal de las instalaciones, Belt asegura que ningún Estado miembro tiene derecho de ocupar o interferir las oficinas ya que el organismo goza de inmunidad entre los estados que la confirman.

“Toda acción contra las instalaciones es violatoria del derecho internacional. Los archivos de la OEA también son inviolables y no se los debería llevar o revisar el régimen.

Consejo Permanente debe convocar a sesión extraordinaria

Ante la gravedad del asunto, el Consejo Permanente de la OEA debería convocar a una sesión extraordinaria para, al menos, condenar enérgicamente la toma ilegal de la sede del organismo en Managua.

“Estamos ante una situación de fuerzas porque el régimen, a través de la Policía, llegó a la oficina de la OEA.  La organización puede hacer muy poco, porque no puede impedir por la fuerza lo que ya hizo el régimen”, dijo Belt.

El especialista afirma que algún país miembro debería convocar a una sesión extraordinaria y que una situación como esta es primera vez que ocurre.

Le puede interesar: Policía rodea sede OEA, luego que dictadura anunció cierre de sus oficinas en Managua

“Antecedentes de un gobierno tomándose las instalaciones de la OEA, no conozco. Pero hubo un caso en que un movimiento guerrillero se tomó por asalto la sede de la OEA, pero no fue un Estado. Es primera vez que conozco un caso así”, dijo.

OEA califica de ilegítima la ocupación

La Organización de Estados Americanos, OEA, calificó de “ilegítima” la ocupación de las oficinas del organismo en Managua por parte de la dictadura sandinista, misma que divulgó fotografías del acordonamiento de las instalaciones.

Este domingo, la dictadura sandinista retiró las credenciales de los embajadores de Nicaragua ante la OEA y anunció el cierre de la oficina del organismo regional en Managua. Más tarde, la Policía rodeó las instalaciones, mientras una batería de periodistas oficialistas realizaba fotografías del lugar.

Café con Voz: López Obrador no visitará al dictador Ortega en su gira

“Esto es una violación de las más elementales normas internacionales. Nicaragua es miembro fundador de la OEA”, señala un comunicado de la Secretaría General del organismo.

El pronunciamiento destaca además, que aunque la dictadura denunció la Carta de la OEA, esta acción entra en vigor hasta el año 2023, para que Nicaragua cumpla con todas sus obligaciones ante el Sistema Interamericano.

Además, reitera que el artículo 33 de la Carta de la OEA garantiza la inmunidad de sus actividades en los países miembros.

“Exigimos al gobierno nicaragüense el respeto a las obligaciones que hoy rigen su relación con la OEA y con toda organización internacional de la cual Nicaragua es parte”, señala el pronunciamiento.

Comparta este artículo

Facebook
Twitter
WhatsApp
Telegram
Email