Policía encarcela a tercer sacerdote católico

La Diócesis de Siuna informó a través de un comunicado, que la Policía Sandinista secuestró al sacerdote Oscar Benavides, párroco de la Iglesia Espíritu Santo de Mulukukú, y que hasta el momento se desconocen los motivos.

Benavides es el tercer sacerdote católico secuestrado y encarcelado por la Policía, en el marco de una escalada en la represión a la Iglesia Católica de Nicaragua por parte de la dictadura de Daniel Ortega.

“Comunicamos a todos nuestros fieles católicos que en la tarde de hoy domingo 14 de agosto fue detenido el presbítero Óscar Benavides párroco de la parroquia Espíritu Santo Mulukukú, desconocemos las causas o motivos de su detención, esperamos que las autoridades nos mantengan informados”, señala el comunicado.

A la vez, llamaron a la feligresía a continuar orando por los sacerdotes, especialmente por el sacerdote Óscar Benavides.

“Les invito a que nos unamos en oración por nuestro hermano presbítero Óscar Benavides, que su única misión es y ha sido la de anunciar la buena nueva de Jesucristo, qué es la palabra vida y salvación para todos”, añade el comunicado.

Café con Voz: Policía prohíbe procesión final del Congreso Mariano

El secuestro se da en el contexto de una escalada represiva de la dictadura sandinista contra la Iglesia Católica. Recientemente la Policía negó permisos para realizar procesiones, incluyendo la de la Virgen de Fátima, que fue realizada en los predios de la Catedral de Managua.

Además, Monseñor Rolando Álvarez cumplió más de diez días de permanecer retenido por la Policía Sandinista en la Curia de Matagalpa, donde permanece junto a otras once personas, incluyendo sacerdotes.

Esto se dio luego que el régimen decidiera cancelar las licencias de estaciones de radio y televisión de la Diócesis de Matagalpa y allanara el Canal Católico de Sébaco.

Secuestros y prohibiciones

La Policía Sandinista prohibió a la Iglesia Católica realizar la procesión final del Congreso Mariano, según anunció en un comunicado la Arquidiócesis de Managua, señalando que la Policía aseguró que la medida se debe a motivos de seguridad e invitó a los creyentes a asistir a una misa “de forma pacífica”.

Le puede interesar: Báez: «Dios nunca abandona a sus profetas, que no lo olviden los criminales»

La decisión de la Policía Sandinista se da en el marco de una escalada represiva contra la Iglesia Católica de Nicaragua, en la que el Obispo de Matagalpa, Rolando Álvarez, se encuentra bajo secuestro en la Curia Episcopal de la Perla del Septentrión.

El primer sacerdote secuestrado fue  Manuel Salvador García Rodríguez, de 57 años, quien fue acusado por presunta violencia en contra de Martha Candelaria Rivas Hernández, quien también fue aprehendida y procesada luego que se retractara de su testimonio en contra del sacerdote.

El religioso, párroco de la iglesia Jesús de Nazareno, también conocida como El Calvario, en el municipio de Nandaime, departamento de Granada (sureste), fue acusado ante el Juzgado Distrito Penal de Adolescentes de Granada Circunscripción Sur de Nicaragua.

El segundo sacerdote secuestrado fue Monseñor Leonardo Urbina, de 51 años, acusado por el régimen de violación a una menor de 12 años.

En el juicio, plagado de irregularidades, el régimen no ha permitido que la Iglesia Católica asigne un abogado defensor de confianza del religioso.

Comparta este artículo

Facebook
Twitter
WhatsApp
Telegram
Email