Policía prohíbe procesión final del Congreso Mariano

La Policía Sandinista prohibió a la Iglesia Católica realizar la procesión final del Congreso Mariano, según anunció en un comunicado la Arquidiócesis de Managua, señalando que la Policía aseguró que la medida se debe a motivos de seguridad e invitó a los creyentes a asistir a una misa “de forma pacífica”.

La decisión de la Policía Sandinista se da en el marco de una escalada represiva contra la Iglesia Católica de Nicaragua, en la que el Obispo de Matagalpa, Rolando Álvarez, se encuentra bajo secuestro en la Curia Episcopal de la Perla del Septentrión.

“La Policía Nacional nos ha comunicado que por motivo de seguridad interna, no se permite el desarrollo de la procesión programada para las siete de la mañana de este próximo trece de agosto, actividad planificada en ocasión del Congreso Mariano y final de la peregrinación de la Imagen de Nuestra Señora de Fátima en el territorio nacional”, señala un comunicado de la Arquidiócesis de Managua.

La Iglesia Católica invitó a la feligresía a ofrecer un ayuno este viernes 12 de agosto y a asistir el sábado 13 de agosto a la Catedral de Managua a una misa “haciéndolo de forma pacífica para rezar por la Iglesia y Nicaragua”.

Leer además: Dictadura prohíbe a sacerdote de la Diócesis de Matagalpa, realizar procesiones

“Nos encontramos a las ocho de la mañana para el ingreso procesional en el atrio de la Catedral de la Imagen de Nuestra Señora de Fátima, rezar el Santo Rosario y participar a continuación en la misa, la que será presidida por el Señor Arzobispo, Cardenal Leopoldo Brenes y todo el Clero Arquidiocesano”, añade el comunicado.

Hasta el próximo 15 de agosto, día en que se celebra la solemnidad de la Asunción de la Virgen, se está desarrollando el Congreso Nacional Mariano en Nicaragua.

Eucaristías y jornadas de testimonios llenan el programa del encuentro, que tiene lugar en medio de la creciente represión ejercida por el régimen de Ortega, que comenzó con la expulsión de las Hermanas de la Caridad, pero que ahora se ha recrudecido hasta el punto de que más de 100 oenegés católicas han sido cerradas acusadas de “incumplimiento de sus obligaciones establecida en la legislación que las regula”, al igual que las emisoras y canales televisivos católicos.

Comparta este artículo

Facebook
Twitter
WhatsApp
Telegram
Email