Oposición rechaza arresto de sacerdote en Nicaragua

Organizaciones opositoras de Nicaragua, rechazaron el arresto del sacerdote Manuel García Párroco de la Iglesia Jesús de Nazareno en Nandaime, Granada.

A través de un comunicado, las organizaciones condenaron la persecución, el asedio y hostigamiento que las últimas semanas han vivido, representantes de la Iglesia Católica en diferentes departamentos del país.

La oposición asegura que lo que se vive “es el reflejo de la ausencia de Estado de Derecho que garantice el ejercicio efectivo de los derechos elementales a la población, entre ellos el derecho a la libertad de religión o creencia, garantizado por el arto. 18 de la Declaración Universal de Derechos Humanos”, señalan.

Los opositores expresan que el motivo de esta reacción de la dictadura es por la denuncia que se mantiene en los púlpitos de las Iglesias debido a las violaciones de Derechos Humanos y porque la Iglesia Católica demanda el cese de la represión.

“Esta detención marca un grave precedente en contra de los sacerdotes en el país y constata que bajo el régimen político actual absolutamente nadie está a salvo”, expresaron las organizaciones.

Señalaron que pese a las constantes violaciones a los derechos y al debido proceso, se ha demostrado que la ciudadanía está dispuesta a acompañar a sus guías espirituales.

“Todos estos actos represivos, impiden tanto a los pastores de la Iglesia como a su feligresía, vivir y celebrar su fe en un ambiente de paz y seguridad; y que esta detención aumenta la cantidad de presos políticos que la dictadura mantiene torturados en las cárceles del país y que han sido criminalizados y sentenciados por tener opiniones contrarias al discurso oficial”, añaden.

Café con Voz: Iglesia en Nicaragua continúa bajo persecución, señala EE.UU

Hasta el momento, la Iglesia Católica guarda silencio sobre el secuestro del sacerdote Manuel Salvador García, párroco de la Iglesia Jesús Nazareno de Nandaime, Granada, quien fue detenido el pasado miércoles 1 de junio por la noche.

El cura ha sido víctima de una campaña de difamación por parte de los medios afines a la dictadura, quienes publicaron un vídeo donde el sacerdote sacó un machete y vocifera contra agentes policiales. Además, el régimen lo acusa de agredir físicamente a una mujer.

Denuncian represión escalonada

Por su parte, el Departamento de Estado de Estados Unidos divulgó el informe sobre libertad religiosa internacional 2021, en el que se expone la situación religiosa de Nicaragua y la persecución a la Iglesia Católica por parte de la dictadura sandinista.

Le puede interesar: UNAB estará presente en la Cumbre de las Américas

El informe establece que la constitución prohíbe la discriminación basada en la religión; establece la libertad de creencias, religión y culto; y establece que nadie “será obligado por medidas coercitivas a declarar su ideología o creencias”.

“Según informes de prensa, la Policía Nacional de Nicaragua y grupos progubernamentales hostigaron en varias ocasiones a fieles católicos e impidieron misas celebradas en conmemoración de las personas asesinadas durante las protestas a favor de la democracia de 2018”, señala el informe.

En las últimas semanas, la dictadura sandinista incrementó sus ataques a la Iglesia Católica, al rodear al padre Harvy Padilla, en Masaya y al Obispo de Matagalpa, Rolando Álvarez Lagos.

Ambos religiosos fueron liberados. No obstante, la dictadura eliminó de la grilla de programación de televisión por cable al Canal Católico de Nicaragua.

Comparta este artículo

Facebook
Twitter
WhatsApp
Telegram
Email