Báez: «El Espíritu Santo libera de ideologías que impiden ver la verdad»

El Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de Managua, Monseñor Silvio Báez, en su homilía de Pentecostés, señaló que el Espíritu Santo libera de la rigidez mental y de ideologías que impiden conocer la verdad o ver el dolor de los demás.

“Sin el Espíritu Santo seríamos incapaces de dar testimonio de Jesús, no podríamos amar y perdonar, sacrificarnos y servir. El Espíritu Santo nos da la fortaleza para que los problemas no nos derrumben, nos libera de vivir obsesionados por las urgencias, nos abre a caminos nuevos y nos lanza a la misión sin temor y llenos de esperanza”, dijo Báez en su homilía dominical.

El Espíritu transforma a la historia humana

Báez expuso que el Espíritu Santo transforma la historia humana a través del esfuerzo y la buena voluntad de hombres y mujeres que no se resignan pasivamente a la opresión y a la injusticia.

“La acción poderosa del Espíritu de Dios anima los esfuerzos de quienes luchan por construir un mundo más humano y pacífico y conduce a los pueblos sometidos a soñar, a organizarse y a luchar por su liberación”, añadió el jerarca.

Café con Voz: Compañía de Jesús nombra a nuevo rector de la UCA

El Espíritu Santo da consuelo y fortaleza

El jerarca católico señaló que cuando todo parece derrumbarse, el Espíritu Santo da su consuelo y fortaleza.

“Nos hace vislumbrar nuevos horizontes y alienta nuestra esperanza. Cuando nos sentimos desolados interiormente el Espíritu Santo riega nuestro corazón como corriente de agua fresca que nos hace vivir una y otra vez”, señaló.

Báez expresó que el Espíritu Santo que descendió sobre los Apóstoles en Pentecostés continúa animando a la Iglesia hoy en día, para que se enfrente, sin miedo, a los grandes retos de la evangelización.

Le puede interesar: Entre 2020 y 2021 Nicaragua registró 23 fallecidos diarios por Covid-19 según OMS

“El Espíritu hace que la Iglesia sea capaz de dar testimonio de Jesús y la mantiene fiel a la verdad del Evangelio. El Espíritu es viento limpio y fresco que libera a la Iglesia de los ambientes contaminados por la mentira y el mal”, señaló.

“Muchos quieren una Iglesia ciega frente al dolor de la humanidad y muda frente a los atropellos de los injustos. Sin embargo, el Espíritu, como viento fuerte, la empuja siempre por los caminos del mundo a la aventura de la misión, al testimonio del amor y al riesgo de la profecía”, añadió. 

Báez hace estos señalamientos en el contexto del primer arresto a un sacerdote en Nicaragua por parte de la dictadura sandinista. No obstante, el jerarca no hizo mención a este hecho, como tampoco la Conferencia Episcopal de Nicaragua.

Comparta este artículo

Facebook
Twitter
WhatsApp
Telegram
Email