Dictadura respalda invasiones de colonos con universidad en el corazón de Bosawas

La dictadura sandinista pretende legitimar los asentamientos de colonos en zonas protegidas de la reserva de Biósfera de Bosawás, al anunciar la apertura de una universidad en el corazón de la reserva.

Los medios de comunicación de la dictadura sandinista, aseguraron este fin de semana que el Consejo Nacional de Universidades, CNU, al servicio del régimen, que la nueva Universidad en el Campo está ubicada en la comunidad Mayangna de Musawas en el territorio Sauni As del municipio de Bonanza y ofertará la carrera de Ciencia de la Educación Intercultural Bilingüe, hecho que es considerado por los comunitarios como un espaldarazo de la dictadura a los invasores.

Además, señalaron que la universidad cuenta con 60 estudiantes universitarios mayangnas matriculados.

Un comunitario, bajo condición de anonimato, aseguró a Café con Voz que la decisión de la dictadura es un “respaldo” a los invasores en la reserva Bosawas.

Café con Voz: UNAB asegura que sostiene reuniones con la diáspora nicaraguense

“Nosotros tenemos problemas en el territorio porque los invasores y los colonos llegan siempre.  Hay personas que venden tierras, que mandan a otros a invadir. Algunos tienen avales del gobierno, de militantes, coroneles o jefes del partido”, señaló el comunitario.

Además, destacó que la universidad tiene como objetivo ser el inicio de “una ciudad” en el corazón de la reserva, a la que tendrán acceso únicamente los invasores.

Le puede interesar: Báez: “Jesucristo sigue crucificado por los poderosos desquiciados y malévolos”

“Esa universidad es para los invasores. Es un caramelito con el que quieren tapar la boca también. Con eso puede haber una concentración de los colonos para que sus hijos puedan estudiar ahí. La única verdad es que va a ser una ciudad para los invasores, pero no para ellos”, afirmó.

Agresiones de colonos incrementan en los últimos años

El comunitario señaló que en 2021 las invasiones a colonos incrementaron considerablemente y que la población siente temor, puesto que no puede realizar sus actividades económicas con normalidad.

“La gente quiere ir a sus tierras y los colonos están esperando con armas de fuego. La gente se está empezando a morir de hambre, porque no producen y no siembran”, afirmó.

“No hay prosperidad en los territorios que han invadido los colonos. De río abajo cruzan. Cuando llegamos a preguntar, nos quieren matar. Los originarios no hemos podido hacer nuestras cosechas”, concluyó.

Comparta este artículo

Facebook
Twitter
WhatsApp
Telegram
Email