Laura Chinchilla: “Indiferencia de Centroamérica y financiamiento externo, ayudan a Daniel Ortega”

La expresidente de Costa Rica, Laura Chinchilla, criticó el silencio de los países de la región centroamericana, exceptuando Costa Rica, así como la facilidad de algunos bancos internacionales para dar financiamiento al régimen de Daniel Ortega, la exmandataria llamó a la comunidad internacional a actuar con contundencia contra el régimen sandinista, cortando prestamos y desconociendo su nuevo mandato a partir del siete de noviembre.

La dictadura de Daniel Ortega se ha aprovechado de la indiferencia de los países de la región en torno a la violación de derechos humanos que ha perpetrado desde abril de 2018 y del financiamiento que le otorgan bancos internacionales, pero esto poco a poco se irá acabando, luego de que se consume el “fraude electoral” de noviembre de este año y la comunidad internacional desconozca el nuevo mandato del tirano.

Lo anterior es parte del análisis de la expresidente de Costa Rica, Laura Chinchilla, quien se ha mantenido activa repudiando la represión que ha hecho Ortega en contra de miles de nicaragüenses que ha huido a otros países, así como el secuestro de líderes opositores, precandidatos presidenciales, activistas, estudiantes, campesinos, empresarios, disidentes sandinistas y periodistas.

Para Chinchilla cada día que pasa la dictadura sandinista se aisla más con sus actos, “peleándose” con otras naciones y violentando las libertades de los nicaragüenses. La exmandataria cree que las sanciones deberían obligar a Ortega negociar para buscar solución, para no sacrificar al pueblo de Nicaragua.

Laura Chinchilla: “Las circunstancia no son las mismas de antes, cada día que pasa el régimen está mas aislado, hay que seguir sumando acciones… Ortega muestra desprecio por su propio pueblo, un gobernante no hace sufrir a su pueblo, es una lucha del pueblo nicaragüense, ante la indiferencia de no importarle el sufrimiento de su pueblo, están dispuestos a que se aumenten las sanciones, el agua les llegará al cuello y deberían sentarse a negociar”, consideró.

Puee leer: Los Ortega-Murillo buscan quedarse hasta 2024, pero su base los podría botar

Indiferencia de países de la región

Por otro lado, Chinchilla opinó que algunos países centroamericanos enfrentan situaciones criticas a lo interno por las consecuencias que ha dejado la pandemia del Covid-19 en la economía, así como los actos de corrupción que se han cometido en algunas naciones, por lo que considera que es el principal factor que les ha alejado de la realidad nicaragüense de violación de derechos humanos cometidas por el régimen Ortega-Murillo.

Sin embargo, señaló que a pesar de esa situación, los países que integran el Sistema de Integración Centroamericana (SICA) se han negado en poner a representantes de Nicaragua en la Secretaría de ese organismo regional como clara respuesta de que no están a favor del régimen sandinista.

“La región ha actuado también en no permitir que Nicaragua ocupe la secretaría del SICA; se debe de conseguir que los gobiernos de Centroamérica se involucren de manera decidida, que le corten el financiamiento de parte del Banco de Integración Centroamericana”, estimó.

Incongruencia entre posturas de gobiernos con actuar de organismos

El régimen de Daniel Ortega anunció con bombos y platillos el desembolso que le ha hecho el Fondo Monetario Internacional (FMI) “para fortalecer reservas internacionales y para hacer frente al impacto económico de la pandemia del Covid-19”, a pesar de que a nivel internacional se conoce la la crisis que ha desatado Ortega con el recrudecimiento de su represión.

El monto desembolsado por el FMI ronda los 353.5 millones de dólares y que se suman a los 3,638.7 millones de dólares de reserva internacional para Nicaragua, sin embargo, la Chinchilla, sostiene que no hay congruencia entre lo que algunos gobiernos condenan y lo que aprueban para “dar respiro” a la dictadura.

Esa incongruencia entre el condenar al régimen y premiarlo con millonarios fondos, podría acabar en aumento de la represión en pleno año electoral, en el que Ortega busca su cuarta reelección consecutiva, en un proceso electoral calificado como “farsa”

“Tenemos organismos de derechos humanos y políticos que denuncian las grandes violaciones de derecho humanos, pero los organismos financieros no atienden el llamado, no puede haber indiferencia; con el FMI, debería ser importante los derechos humanos de las personas, hay que seguir presionando a distintos círculos, también con otros bancos internacionales como el Banco Mundial…”

Chinchilla agregó que se debe de aumentar el trabajo de los nicaragüenses y la comunidad internacional para presionar a los gobiernos democráticos del mundo a que desconozcan el nuevo período de Ortega, cortándole financiamiento y aplicando sanciones.

“Independientemente que si es antes del fraude electoral o si es para después se da una sesión de la Organización de Estados Americanos, lo importante es no salirse de la estrategia de seguir aislando al régimen Ortega Murillo de la comunidad internacional, con sanciones, restricción de financiamiento, no podemos detener esa lucha en contra del régimen que busca aferrarse al poder”

Al concluir, la exjefa de Estado tico se refirió a las ofensas vertidas de la dictadura sandinista al gobierno costarricense, en respuesta a la demandas que hace la administración del presidente Carlos Alvarado al dictador Daniel Ortega.

Para Chinchilla, las ofensas lanzadas desde el régimen, evidencian que están solos internacionalmente y que carecen de credibilidad.

“La carta enviada por el régimen me dio risa, los evidencia en su profunda charlatanería, no fue elaborada para atacar a un país, es una carta que provoca burla, risa, lo perdido que se encuentran los que están gobernando Nicaragua, es algo que no vale la pena considerar ni leer… Cuando yo ejercí cargos en la administración publica, no van a encontrar ninguna linea de descalificativos en contra del gobierno de Daniel Ortega, usé algunos términos en contra de Ortega como expresidente”, reconoció.

Finalmente, manifestó que el dictador Ortega no actuará favorablemente en torno a las exigencias hechas por la oposición nicaragüense y la comunidad internacional de permitir elecciones libres, justas y transparentes, pero que confía que la misma gestión interna y externa, hagan que el dictador se enrrumbe a la vía democrática.

La expresidenta Laura Chinchilla al finalizar la entrevista se refirió a la decisión de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, que indicó la semana pasada que la reelección no es un derecho humano, la que calificó de enorme relevancia, aunque a Ortega no le haga ningún efecto.

“La resolución de la Corte Interamericana relevante, pero al régimen de Daniel Ortega le da igual y no la acatará, Nicaragua para regresar a la senda democrática, deberá revisar su Constitución para que situaciones se repitan”, finalizó.

Comparta este artículo

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email