Ortega afirma que Iglesia Católica “celebró” analfabetismo

El dictador Daniel Ortega, continuó en su cruzada de ataques en contra de Iglesia Católica en Nicaragua el lunes, cuando afirmó que la jerarquía “bendecía” a los gobiernos de 1990-2007 y “celebraban” el “analfabetismo” que según el régimen fue erradicado con la cruzada nacional de alfabetización hace 41 años. Ortega olvidó que quien estaba como cardenal nicaragüense en esos tiempos fue Miguel Obando, el mismo que usó como “bandera” al retornar al poder en 2007.

“Se puso en práctica  durante los tres Gobiernos (Chamorro-Alemán-Bolaños), alimentados, mantenidos por el imperio yanqui, alentados, mantenidos y bendecidos por las cúpulas religiosas y otras personas que visten el hábito, como se ha dicho el hábito no hace al monje, todos ellos alegremente celebrando el crecimiento de la riqueza para los más ricos, el crecimiento de la pobreza para el pueblo pobre trabajador y el crecimiento del analfabetismo”, dijo Ortega el lunes por la noche en un palabrero proferido en un acto público.

Desde 1990 al 2006, la Iglesia Católica estuvo bajo el liderazgo del arzobispo Miguel Obando, el mismo que Ortega ocupó como escarapela en sus actos públicos y hasta lo llamó el “cardenal de la paz”, gracias a un pacto alcanzado cuando el dictador era opositor y amenazó con llevar a la cárcel por sendos actos de corrupción, al que era presidente del Consejo Supremo Electoral, CSE, Roberto Rivas Reyes, hijo de Josefa Reyes, quien fue la asistente personal del purpurado por años.

Este fin de semana los obispos de la Iglesia Católica Silvio Báez y Rolando Álvarez dedicaron sus homilías para criticar a los poderosos que “quieren sustituir a Dios” y “hacen su seudorreligión” dijo Álvarez, y que “quisieran que “la iglesia fuera como los perros mudos” agregó.

En su homilía Báez expresó que “la Iglesia permanece fiel a Dios con confianza inquebrantable, sin temor, sin doblegarse ante ningún poderoso de este mundo, sin negociar la verdad, ni preocuparse de perder privilegios en la sociedad” quien añadió que “la defensa de la dignidad de la persona humana y la denuncia de la injusticia, que son parte esencial de su labor evangelizadora, casi siempre le acarrean a la Iglesia amenazas y persecución de parte de los poderosos de turno” denunció el obispo. Leer: Laura Chinchilla: “Indiferencia de Centroamérica y financiamiento externo, ayudan a Daniel Ortega”

Ortega acusó a la iglesia y países europeos de ser parte de la esclavización de los pueblos en el mundo “los que se preciaban de ser los más dedicados a Dios a tal grado que ocupaban en nuestra América la cruz , manipularon la cruz de Cristo para con la espada volar la cabeza y la vida de millones de seres humanos”.

“Han puesto en práctica los mayores genocidios sobre el planeta” manifestó sobre los ingleses, franceses, naciones europeas “metidas de lleno en el negocio del tráfico de esclavos, en nombre de la libertad, en  nombre de la democracia, en nombre de Dios” señaló el dictador que se va a los tiempos de la conquista de América para justificar los crímenes de lesa humanidad que ha cometido en Nicaragua y que dejaron en 2018 más de 328 muertos por ordenar la represión contra el pueblo de Nicaragua que se manifestó en su contra.

Ahora el vetusto tuvo tío que supuestamente fue Obispo

Ortega, hasta atacó a un supuesto tío que fue obispo, en su arremetida contra los sacerdotes e iglesia católica en Nicaragua de estos tiempos y son sus principales críticos.

“Los conocí cuando era muchacho a esos Señores Obispos, porque incluso un tío abuelo Marco Antonio Ortega, fue el primer obispo y cual es la hazaña de Marco Antonio, del obispo, fue el primer obispo de Nicaragua y cual fue su primer hazaña fue hacerse cómplice del sistema”, dijo Ortega.

El dictador, manifestó que su supuesto tío se tomó las “fotos de la vergüenza”, “el señor obispo bendiciendo a tropas yanquis con todos los fusiles tendidos, ahí no había amor al prójimo, no estaba Cristo en sus prácticas” acusó.

Ortega brindó estas declaraciones durante el acto del 41 aniversario de la cruzada nacional de alfabetización, la gran ausente fue su consorte, la vocera de la dictadura y sancionada Rosario Murillo.

Comparta este artículo

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email