Movimientos opositores rechazan préstamo otorgado por el Banco Mundial

Las organizaciones de oposición de Nicaragua expresaron su sorpresa y decepción, por la aprobación de un crédito del Banco Mundial a la dictadura sandinista, con el supuesto objetivo de brindar financiamiento adicional en respuesta al Covid-19.

Las organizaciones consideran que la aprobación de este nuevo préstamo no consideró “la opacidad, el secretismo y el perverso manejo de la pandemia por parte de este régimen ilegítimo, lo que ocasionó un saldo aproximado de 15,000 muertes, de las cuales más de 200 fueron decesos de profesionales de la salud, que pudieron haber sido disminuidas sensiblemente si se hubiesen atendido las medidas dictadas por la OMS”.

Además, señalaron que la OPS, desde el 2020 viene señalando públicamente el mal manejo que se ha hecho en Nicaragua de la pandemia, circunstancias que el Banco Mundial no ha considerado al momento de otorgar este préstamo.

Asimismo recordaron que al 2021, instituciones financieras como el BID, Banco Mundial, FMI, han financiado al régimen ilegítimo hasta por US$185 millones para el COVID-19, sin que ello haya modificado las malas prácticas que continúa impulsando en el manejo de la pandemia.

“El régimen de Ortega ejecutó a penas el 79.8% del presupuesto asignado a la atención al COVID- 19 hasta finales del 2021, según datos del Ministerio de Hacienda, sub ejecución que dejó a la población desprotegida ante la escasez de vacunas y el impacto de la segunda ola de la pandemia”, señalaron.

Café con Voz: Dictadura recibió casi 658 mil dosis de vacunas Pfizer de Estados Unidos «imperio que se está hundiendo»

“Las instituciones financieras han permitido un manejo discrecional de los fondos para compra de vacunas, que terminaron en proveedores rusos, chinos o cubanos, ninguno de ellas aprobadas por la OMS, a precios o en condiciones menos favorables de lo que ofrecían otros proveedores certificados”, expresaron.

Población nicaragüense expuesta a mal manejo de la pandemia

Además, expresaron que la población nicaragüense ha estado expuesta a lo que consideran un holocausto sanitario debido al incumplimiento de las normativas en la materia por parte de la dictadura.

“La población nicaragüense ha estado expuesta a un holocausto sanitario por parte del régimen, ante el incumplimiento de sus deberes constitucionales y de lo que establecen los instrumentos internacionales; en este sentido, no solamente ha abandonado al pueblo en la fase inicial de la pandemia, sino también a los mismos profesionales de la salud al haberles negado la posibilidad de contar con el equipo básico de protección”, dijo Miguel López, exsecretario general del Ministerio de Salud (Minsa).

Leer además: Canasta básica alcanzó los 17 mil córdobas en abril de 2022

Asimismo, las organizaciones demandaron públicamente a las instituciones internacionales un estricto apego a sus propias políticas y directrices fiduciarias.

Finalmente, expresaron que la administración de parte de los recursos de estos préstamos por parte de OPS y UNOPS, no es garantía de cumplimiento del punto anterior, ya que las decisiones operativas recaen en el MINSA y que las instituciones financieras deberían disponer mecanismos independientes de auditoría continua de la ejecución de los proyectos que se financien en Nicaragua, para una efectiva rendición de cuentas”.

Banco Mundial asegura que regirá el uso y flujo de los recursos

El Directorio Ejecutivo del Banco Mundial (BM) aprobó el 23 de junio un préstamo con el objetivo de fortalecer la respuesta a la crisis de la COVID-19 en Nicaragua.

Le puede interesar: Nicaragua: la trampa de la deuda externa

“Este proyecto permitirá que la población, en particular la más vulnerable, se beneficie de medicamentos esenciales, vacunas, y suministros y equipos médicos y de laboratorio durante la actual respuesta nacional a la pandemia, y preparará al país para eventos de esta naturaleza en el futuro”, señala una nota de prensa publicada en el sitio web oficial del Banco Mundial.

El organismo financiero estableció que las políticas y directrices fiduciarias del Banco Mundial regirán el uso y el flujo de los fondos del Banco para garantizar que alcancen su objetivo de beneficiar al pueblo nicaragüense.

El préstamo de $US116 millones del “Proyecto de Financiamiento Adicional de Respuesta al Covid-19 de Nicaragua”, que forma parte de la acción global del Banco frente a la COVID-19, tiene un período de ejecución hasta junio de 2025. El préstamo tiene un vencimiento de 30 años y un período de gracia de 5 años.

Comparta este artículo

Facebook
Twitter
WhatsApp
Telegram
Email