Báez: “No debemos caer en la tentación de volver al pasado”

El Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de Managua, Monseñor Silvio Báez, señaló que en momentos de desánimo social y de agobio, Jesús devuelve la confianza, invita a que lo intenten de otra manera y venzan la desilusión.

“Es lo que nos ocurre a nosotros cuando probamos la amargura del fracaso o del pecado y nos encerramos en la mediocridad, el desánimo y la tristeza”, dijo Báez en su homilía de este domingo.

El jerarca aseguró que cuando las personas se convencen de que las cosas no pueden cambiar, se cae en la tentación de regresar al pasado.

Báez señaló que esto ocurre también a nivel social cuando, después de cierto tiempo, los esfuerzos por lograr cambios significativos en la sociedad parecen estériles.

“Sentimos que todo ha sido inútil. No hemos obtenido los resultados esperados. Nos agobia la sensación de no ser capaces de afrontar la injusticia y generar los cambios necesarios para crear una nueva sociedad”, dijo.

El jerarca católico señaló que se percibe que es demasiado grande la fuerza del mal y de la opresión y “caemos en la tentación de bajar los brazos, resignados y sin esperanza. Es la noche del agotamiento, pero no es el final”.

Café con Voz: Dictadura envía a arresto domiciliario a Pedro Joaquín Chamorro Barrios

No se debe quedar con las redes vacías

En ese sentido, refiere que Jesús  anima a no quedarse con las redes vacías.

“Jesús resucitado rompe los encierros que paralizan y nos devuelve la audacia capaz de superar el temor y la desconfianza que nos hacen pensar que las cosas no pueden ser mejores”, refirió.

El religioso señaló que Jesús nos invita a lanzar las redes del corazón y de la mente en el mar abierto de la historia, sabiendo que no estamos solos.

Le puede interesar: Ortega arremete contra la OEA y califica “de honor” sus condenas

“Su presencia y su palabra nos aseguran que siempre es posible comenzar otra vez. No hay que rendirse ante lo difícil, ni echarse atrás en los momentos duros”, afirmó.

En se sentido señaló que todo es posible cuando no son los miedos, ni los intereses egoístas, ni las ambiciones desmedidas las que animan nuestra vida.

“Con la fuerza del amor de Jesús Resucitado podremos siempre superar la esterilidad de la vida, liberarnos de la tentación de volver atrás y volver a empezar cuantas veces sea necesario”, añadió.

Comparta este artículo

Facebook
Twitter
WhatsApp
Telegram
Email