Cháves gana elecciones en Costa Rica en medio de abstencionismo

Costa Rica eligió este domingo en segunda ronda al economista Rodrigo Chaves Robles como presidente del país, tras una campaña en la que el político centró su mensaje en promesas de “cambio” y de una lucha frontal contra la corrupción.

Chaves, del joven Partido Progreso Social Democrático (centro derecha), obtuvo un 52,9% de los votos y derrotó al expresidente (1994-1998) y candidato del Partido Liberación Nacional (PLN), José María Figueres, quien captó el 47,1 %. El abstencionismo se situó en el 42,8 %.

El presidente electo afirmó que recibe con “humildad” el resultado de las elecciones de hoy y con una “enorme responsabilidad colmada de retos y dificultades que todos nosotros vamos a solucionar”.

El economista agradeció al pueblo costarricense por “haber acudido a una jornada democrática que nos hace brillar ante el mundo, somos de las mejores democracias del mundo”.

Café con Voz: Báez: “Hay que condenar la hipocresía religiosa y la intolerancia cruel”

El presidente electo tendrá el gran reto de gobernar con una bancada de apenas 10 diputados del total de 57 que integran el Poder Legislativo.

Chaves asumirá el poder el próximo 8 de mayo para un periodo de 4 años en sustitución de Carlos Alvarado, del centro izquierdista Partido Acción Ciudadana y de quien fue ministro de Hacienda por seis meses entre 2019 y 2020.

Le puede interesar: Bachelet y SIP rechazan condena a Juan Lorenzo Holmann

El presidente Alvarado dijo que llamó por teléfono al presidente electo “para expresarle mi felicitación, efectuar una transición ordenada y externarle mis mejores deseos en las tareas que enfrentará como presidente número 49 de Costa Rica”.

“¡Felicidades Costa Rica por una nueva jornada democrática!”, manifestó el presidente Alvarado.

Chaves, economista de profesión, ha propuesto reducir el tamaño del Estado, reducir cargas sociales y trabas a la inversión y emprendimiento, pero su mensaje se ha concentrado en prometer una lucha frontal contra la corrupción de la que culpa a los partidos tradicionales como el Partido Liberación Nacional (PLN), al que pertenece su rival.

Comparta este artículo

Facebook
Twitter
WhatsApp
Telegram
Email