«Falta el vino cuando hay represión, tristeza y miedo»

Algunas sociedades “carecen de vino” cuando se reprime a la población y se apodera la tristeza y la desesperanza, señaló el Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de Managua, Monseñor Silvio Báez, quien añadió que el vino representa, en las Sagradas Escrituras, la alegría que no debe faltar en el corazón humano y el amor.

El evangelio de este domingo 16 enero, tomado del libro de Juan, relata el primer milagro de Jesús en los evangelios: Las bodas de Canaán.

“Hay también sociedades en las que falta el vino porque se vive con miedo a causa de la represión violenta y los discursos mentirosos y amenazadores. En la sociedad falta el vino cuando hay dominadores y víctimas, cuando se impone la crueldad como estrategia para conservar el poder, cuando se llora en las familias a causa de la brutalidad de los tiranos”, dijo Báez.

Báez, quien este 15 de enero cumplió 37 años de ordenación sacerdotal, añadió que en una sociedad falta el vino cuando falta la serena y humilde voluntad política de escuchar, dialogar y ceder para buscar el bien común.

“Sigue faltando el vino en la sociedad cuando no hay oportunidades de trabajo digno para los pobres, cuando hay encarcelados por motivos políticos y cuando muchos se ven forzados al exilio para poder sobrevivir. Una sociedad dividida, triste y oprimida es una sociedad en la que falta el vino de la vida, de la alegría y del amor”, refirió Báez.

No se debe caer en el conformismo ante pérdida del vino

Báez señaló que pese a la “falta de vino” en la sociedad, la población no debe resignarse y acostumbrarse a vivir de “mal en peor”.

“Tampoco nosotros debemos resignarnos a que las cosas vayan siempre necesariamente de mal en peor. No podemos acostumbrarnos a la tristeza, a la disminución de la esperanza y a la falta de amor. La madre de Jesús se hace portavoz del pueblo de Israel, atrapado en una religión decadente e incapaz de transformar la vida, representado en las seis tinajas de piedra, pero deseoso de vida y de salvación. La madre de

Jesús se hace portavoz también de la humanidad triste y cansada, pero esperanzada de levantarse siempre y de volver a empezar”, señaló.

Café con Voz: Informe revela brutal incremento de agresiones a periodistas en 2021

Báez añadió que Jesús puede despertar el gusto por una vida más humana en personas vacías de interioridad, pobres de amor y necesitadas de esperanza.

“Con su sabiduría y su amor, Jesús puede sostener a nuestro pueblo en su anhelo por construir una sociedad más digna, justa y libre”, añadió.

Relación con Dios no es “de legalidad y temor”

Báez expresó que la relación con Dios no es de carácter legal, basada en que Dios impone unos mandamientos y unas leyes que agobian y que deben ser obedecidas para evitar sanciones.

“La relación con Dios tampoco es una relación penitencial y triste, como si Dios fuera una divinidad llena de ira a causa de nuestros pecados, a la cual hay que aplacar con la penitencia y el sacrificio. No. La relación entre Dios y la humanidad es una relación de amor y de alegría, una relación de enamorados, una relación de amistad gozosa”, añadió.

Comparta este artículo

Facebook
Twitter
WhatsApp
Telegram
Email