Báez: “Los auténticos líderes no se colocan por encima de la gente”

Los líderes no deben ser distantes ni “vivir sentados en un escritorio”, reflexionó este domingo Monseñor Silvio Báez, Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de Managua, durante su homilía en la Iglesia Santa Aghata en Miami, Florida.

“Los auténticos líderes no se colocan por encima de la gente, ni son distantes de la gente. No viven sentados en escritorios o vendiendo su imagen en los medios de comunicación, ni tampoco se ponen al lado de grupos privilegiados porque tienen más dinero o son más influyentes”, dijo Báez.

El religioso añadió que los verdaderos líderes se ponen en fila y comparten la suerte de la gente.

“No hay liderazgo sin solidaridad. Necesitamos líderes que no busquen sus propios intereses, que amen a la gente y que no se dobleguen ante el dinero o la fama”, afirmó.

Báez, en el marco de la Fiesta del Bautismo del Señor, aseguró que existe una “carencia alarmante de liderazgo” en la sociedad actual.

“Cuando faltan líderes auténticos y consistentes, llegan al poder los mediocres y los corruptos. Cuando los liderazgos en los que la gente ha confiado defraudan y se corrompen, llegan al poder quienes dominan dividiendo con la mentira e imponiéndose con la violencia”, expuso.

“Nada está perdido”

Báez aseguró que pese a todas las adversidades, siempre existe la posibilidad de que surjan nuevos liderazgos.

Dictadura ya tiene lista de asistencia a toma de posesión

“Pero nunca está todo perdido. Siempre pueden surgir nuevos liderazgos que no defrauden y luchen por un futuro mejor para todos. Deben ser como Jesús: humildes y solidarios, abajarse, sentirse pueblo y caminar codo a codo con el pueblo, sin excluir ni privilegiar a nadie. El verdadero líder siente los problemas del pueblo, sabe interpretar sus anhelos, está a su lado, camina con él y se pone a su servicio”, añadió.

Jesús, el verdadero líder

El religioso también aseguró que Jesús, como verdadero lider, se mezcló con la muchedumbre anónima al ser bautizado por Juan El Bautista en el río Jordán.

“Jesús es el mesías salvador de los pecadores. Nunca se escandalizó de ellos, nunca los alejó de sí, ni los condenó, sino que siempre los amó, les dio esperanza y los hizo sentir amados por Dios. Jesús inició su ministerio en fila con los pecadores, solidario con ellos. Durante su vida fue llamado amigo de pecadores”, dijo Báez.

Café con Voz: Moncada ataca a la OEA en la Celac

Agregó que Jesús comenzó su vida pública no con una predicación, no con un milagro o aparicipones que pueda sorprender y maravillar a los presentes.

“El Mesías es el líder de Dios, el líder por excelencia, el líder llamado a conducir a la humanidad a la salvación. El Mesías de Dios ejerce su liderazgo salvador sin ponerse por encima ni buscando sobresalir”, añadió.

Comparta este artículo

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en telegram
Telegram
Compartir en email
Email