Papa Francisco con obispos de Nicaragua: “atentado contra catedral”

papa Francisco

El papa Francisco no se anduvo por las ramas: lamentó el incendio en la catedral de Managua y calificó el agravio contra la Sangre de Cristo como un atentado.

Tal y como lo denunciaron los obispos de Nicaragua con el cardenal Leopoldo Brenes a la cabeza, a nivel mundial y desde El Vaticano, la acción contra la venerada imagen católica se queda como un atentado terrorista.

Con este acto terrorista, la dictadura quiso hacer lo mismo que con la masacre del 18 de abril de 2018: inventar una tesis para justificar la barbarie cometida contra el pueblo de Nicaragua y la lanzaron al mundo como “intento de golpe de estado“, pero el mundo no les creyó.

Café con Voz: Bomba y fuego contra imagen de la Sangre de Cristo en Catedral de Managua

El incendio en la catedral de Managua fue un acto terrorista.

El mundo no le cree a la dictadura

Al atentado contra la Sangre de Cristo en la catedral de Managua dijeron que era un incendio por una veladora y de todas partes del mundo le rechazan la tesis: el mundo ha condenado el atentado contra la fe católica en Nicaragua.

Este domingo 2 de agosto, el papa Francisco expresó su cercanía al pueblo nicaragüense tras el ataque a la catedral Metropolitana de Managua.

Durante el rezo del Ángelus, Francisco dirigió su pensamiento al “pueblo de Nicaragua que sufre por el atentado que ha sufrido la catedral de Managua, donde ha sido dañada y casi destruida la imagen del Sangre de Cristo que ha acompañado durante tantos años a este pueblo fiel”.

Café con Voz: Cardenal Brenes niega que habían veladoras en la capilla de la Sangre de Cristo

Catedral de Managua
Así quedó la venerada imagen de la Sangre de Cristo tras el atentado contra la catedral de Managua.

Fue una bomba incendiaria

De acuerdo a la versión de los obispos, el ataque se produjo cuando un desconocido lanzó una bomba incendiaria en el interior de la Capilla de la Sangre de Cristo, donde reposaba la antigua imagen de más de 382 años de existencia.

Y no es un hecho aislado: el atentado ocurre en medio de una ola de profanaciones contra templos católicos desde que el clero anunció la suspensión de la fiesta popular más grande de Nicaragua, en honor de Santo Domingo de Guzmán, a causa de la pandemia.

En la víspera, la alcaldía de Managua, bajo control de la dictadura, mandó a turbas a querer apropiarse de la imagen de Santo Domingo y con recursos del Estado montó una raquítica procesión en Managua.

Café con Voz: Arrestos y asedio policial tras acto terrorista en Catedral de Managua

No hay tal veladora, se queda en atentado

Tras el atentado en la catedral, la vicedictadora Rosario Murillo corrió a divulgar que el incendio era por una veladora y la policía, bajo servidumbre de la familia dictatorial, emitió un informe dando por cierto la versión precipitada de la Murillo.

La Conferencia Episcopal de Nicaragua sostuvo su tesis, el cardenal Brenes reportó el atentado al Vaticano y convocó a la feligresía a “un día de oración, silencio, llanto y súplica por el ultraje, irrespeto, sacrilegio y profanación a Jesús en su presencia real del Santísimo Sacramento y ante la destruida y calcinada imagen de la Sangre de Cristo”.

Rosario Murillo
Rosario Murillo, vice dictadora de Nicaragua

Café con Voz: Iglesia describe drama de la pandemia como “la noche oscura“ de Nicaragua

Comparta este artículo

Facebook
Twitter
WhatsApp
Telegram
Email