El fútbol, Qatar y los Derechos humanos

Este domingo fue inaugurada la Copa Mundial de la Fifa 2022, celebrada en Qatar, con un partido inaugural ganado por Ecuador contra el país anfitrión (2-0).

Sin embargo, la celebración del mundial 2022 en Qatar, que fue definida desde 2010, ha generado grandes críticas, incluyendo relacionadas al tema de la corrupción, puesto que Estados Unidos había presentado una propuesta para ser el país anfitrión.

El lado oscuro del gran evento

Además, organizaciones defensoras de derechos humanos, como human Rights Watch, se pronunciaron por las violaciones a los derechos humanos en la organización del evento.

“La Copa del Mundo atrae una inmensa atención de los medios de comunicación internacionales y de los aficionados, pero hay un lado oscuro del torneo que está eclipsando el fútbol”, dijo Minky Worden, directora de iniciativas globales de Human Rights Watch.

“El legado de la Copa Mundial de 2022 dependerá de si Qatar remedia con la FIFA las muertes y otros abusos que sufrieron los trabajadores migrantes que construyeron el torneo, aplica las recientes reformas laborales y protege los derechos humanos para todos en Qatar, no sólo para los aficionados y futbolistas visitantes”, añadió.

HRW señaló que la FIFA concedió a Qatar la organización del Mundial en 2010, sin la debida diligencia en materia de derechos humanos y sin establecer condiciones sobre la protección de los trabajadores migrantes que serían necesarios para construir la enorme infraestructura.

La FIFA tampoco examinó las preocupaciones sobre los derechos humanos de los periodistas, ni la discriminación sistémica a la que se enfrentan las mujeres, el colectivo LGBT y otras personas en Qatar.

En 2017, la FIFA adoptó una Política de Derechos Humanos, comprometiéndose a tomar “medidas para promover la protección de los derechos humanos”, diciendo que “la FIFA tomará las medidas adecuadas para su protección, incluso utilizando su influencia con las autoridades pertinentes”.

Leer además: Amplían denuncia en Argentina contra la dictadura de Nicaragua

Derechos de los trabajadores migrantes

La FIFA debería haber reconocido que, al carecer Qatar de la infraestructura necesaria para la Copa Mundial, se necesitarían millones de trabajadores migrantes para construirla y darle servicio. Esto incluía ocho estadios, una ampliación del aeropuerto, un nuevo metro, múltiples hoteles y otras infraestructuras clave, con un costo estimado de 220.000 millones de dólares.

La FIFA es responsable no solo de los trabajadores de los estadios, una minoría del total de la mano de obra inmigrante cuyos empleadores tienen que cumplir normas más estrictas en cuanto a las condiciones laborales, sino también de los trabajadores que construyen y prestan servicios en los proyectos de preparación y realización del torneo, incluyendo el transporte y el alojamiento, la seguridad, la limpieza y el paisajismo.

“La FIFA tiene la responsabilidad de identificar y remediar estos abusos de acuerdo con los Principios Rectores de las Naciones Unidas sobre Empresas y Derechos Humanos, que la FIFA adoptó en sus Estatutos en 2016 y su Política de Derechos Humanos, adoptada en 2017. La FIFA también cuenta con amplios recursos para remediarlo, ya que se espera que la Copa del Mundo de 2022 genere más de 6.000 millones de dólares en ingresos”, señala HRW.

Le puede interesar: EEUU preocupado por campaña de “persecución religiosa” en Nicaragua

Infantino dice qué hay mucha hipocresía

Por su parte, el presidente de la FIFA, Gianni Infantino, ante 500 periodistas, declaró sentirse “árabe, gay y trabajador migrante”, y calificó de “hipocresía” las críticas de los países occidentales.

“Hoy me siento catarí, hoy me siento árabe, hoy me siento africano, hoy me siento gay, hoy me siento discapacitado, hoy me siento un trabajador migrante”, dijo el italo-suizo al principio de su discurso, que duró una hora exacta, en el que también denunció las lecciones de “doble moral” recibidas en las últimas semanas.
‘Como niño fui discriminado’

“Esto me recuerda mi historia personal porque soy hijo de trabajadores migrantes. Sé lo que quiere decir ser discriminado, ser acosado como extranjero. Como niño fui discriminado (en Suiza) porque era pelirrojo, porque tenía pecas, era italiano, hablaba mal el alemán”, continuó, mostrándose muy serio a solo 24 horas de la gran fiesta del fútbol mundial.

Comparta este artículo

Facebook
Twitter
WhatsApp
Telegram
Email