Dictadura tomará el control del Zoológico Nacional

El régimen de Daniel Ortega asumirá la administración del Zoológico Nacional de Nicaragua y a partir de noviembre esta pasará a manos del Ministerio de Recursos Naturales (Marena), luego de que sus históricos dueños anunciaran que no pueden seguir al frente.

El ambientalista Amaru Ruiz, denunció este viernes a través de Twitter que el “régimen de Ortega prácticamente confisca el zoológico de Nicaragua, siendo uno de los últimos espacios ambientales de conservación manejados por sociedad civil”.

Asimismo, Ruiz compartió una carta firmada por la directora del Zoológico Nacional de Nicaragua, Marina Argüello, con fecha del 7 de octubre, en la que informa que tras 25 años de que la Fundación Amigos del Zoológico Nicaragüense (FAZOONIC) administrara el lugar, “a partir del mes de Noviembre ya no estaremos a cargo de la Administración del Zoológico Nacional la cual pasará a manos del Ministerio de Recursos Naturales, Marena”.

La misiva destaca que Fazoonic tuvo como objetivo primordial la Conservación, Investigación y Educación sobre la Fauna en el país a través del manejo del Zoológico.

Leer además: Embajador de Colombia en Nicaragua «reconstruirá» relaciones con la dictadura

“Bajo los mismos principios se administró el Centro de Reproducción y Centro de Rescate, donde animales rescatados fueron curados, rehabilitados y eventualmente reintroducidos a su hábitat natural. Siendo de mucha satisfacción para nosotros el haber llevado a cabo este bonito proyecto de conservación y preservación dela Fauna y Flora, patrimonio de todos y cada uno de nosotros los nicaragüenses”, reza la carta.

Leer también: Secuestro de Monseñor Álvarez detonó denuncia en Argentina contra la dictadura

Argüello agradeció en nombre de Fazoonic por el apoyo incondicional brindado durante todo este tiempo, ya que la ayuda de los nicaragüenses pudieron llevar a cabo su principal objetivo que fue en pro de la Flora y Fauna de nuestro país.

“Nos retiramos con mucha tristeza y un inmenso dolor en nuestro corazón al dejar esta bonita labor que realizamos por muchos años, pero con mucha satisfacción porque hicimos y dimos todo lo mejor de nosotros dos, y nos causó mucha satisfacción al ver los frutos que produjo nuestro esfuerzo (Nacimientos, rehabilitación de especies y liberaciones)”, concluyó Argüello.

En 1979 nació el Zoológico Nacional, bajo administración estatal, con la creación del Instituto de Recursos Naturales Irena, al cual el grupo privado del Parque BANIC cedió los derechos de administración y manejo del área constituida del Zoológico de aproximadamente 1.7 manzanas de terreno, siendo a partir de entonces que se abrió al público en general, bajo el nombre de Parque Zoológico Edgard Lang Sacasa.

El 24 de Septiembre de 1997, la administración y manejo del Zoológico fue cedida a la Fundación Amigos del Zoológico Nicaragüense, Fundación sin fines de lucro, que ama la naturaleza y que hace esfuerzos por cuidarla y conservarla.

En 2020, el Zoo Nicaragua lanzó un “SOS”, debido a la falta de visitantes, que hacía imposible la alimentación de todas las especies.

“Nos hemos visto afectados enormemente. Nunca en la historia del zoológico hemos pasado esto que estamos viviendo y el presupuesto que tenemos da solo para planilla de trabajadores y para pagar servicios básicos”, explicó en ese momento, a la Voz de América el doctor Eduardo Sacasa, representante del Zoológico Nacional.

¿Obligados a explicar que no es una confisación, sino una «cesión» por motivos de salud?

Luego de que se diera a conocer la carta de Argüello la tarde del viernes, los directivos aparecieron en redes diciendo que el zoológico, no había sido confiscado, sino que se retiraban por «motivos de salud», algo que no fue expuesto en el primer comunicado.

«Por motivos de salud estaremos trabajando en el Zoológico Nacional hasta el 31 de octubre», dijo Marina Argüello, quien negó que se tratase de una confiscación y hasta agradeció el apoyo que por 25 años ha recibido del Estado, que ha destinado desde tiempo de Enrique Bolaños, un pequeño presupuesto de alrededor de 30 mil dólares al año para apoyar a la causa.

La «aclaración» se da en un contexto de brutal represión contra todo aquel que diga la verdad en contra de la dictadura.

Comparta este artículo

Facebook
Twitter
WhatsApp
Telegram
Email