Dictadura apunta a control total de empresarios

El proyecto de ley para que las Organizaciones Sin Fines de Lucro (OSFL),Ley 1115, pasen del control del Ministerio de Fomento, Industria y Comercio (Mific), al del Ministerio de Gobernación (Migob), lo que incluye poder cerrarlas sin tener que pasar por el Parlamento sandinista, ha generado gran preocupación en los empresarios que ven en el mismo la intención de cerrar cámaras empresariales o cuando menos controlar por todos los flancos, a las gremiales.

«Pasarle las facultades de autorización, regulación, funcionamiento, disolución, liquidación y cancelación de las Cámaras al Ministerio de Gobernación es anular las potestades que se le habían dado a MIFIC en esos aspectos y, por siguiente, tácitamente dejar sin efecto la Ley de Cámaras», dijo a Café con Voz, Alfredo Gutiérrez, ex directivo del Consejo Superior de la Empresa Privada, Cosep.

«Cuando le das la potestad a Gobernación de otorgar y cancelar la personalidad jurídica de las OSFL de acuerdo a la clasificación establecida en la presente ley, mediante Acuerdo Ministerial, lo que en la realidad es, de acuerdo a la voluntad que tenga al respecto los genocidas de El Carmen», añadió Gutiérrez, al referirse a que serán a visto bueno de Daniel Ortega y Rosario Murillo.

La reforma que fue presentada en el Parlamento por Gustavo Porras, jefe de los sirvientes de Ortega y Murillo, afectará a las cámaras, federaciones y confederaciones gremiales de empresarios, así como a organizaciones de tipo religioso, deportivo, recreativo, caritativo, social, cultural, educativo y hasta a las organizaciones de cronometristas deportivos. Gobernación controlará organizaciones sin fines de lucro y cámaras empresariales

Adiós huelgas o paros

Gutiérrez que también fue concejal de la Alcaldía de Managua, señaló que la reforma indica sutilmente a los empresarios miembros de las cámaras que tienen la obligación de trabajar con las políticas que el Gobierno considera de intereses colectivos, de desarrollo y estabilidadad de las actividades económicas y sociales. «Con (eso) queda implícitamente prohibido y penado que el sector empresarial pudiera en algún momento irse a un paro o huelga, ya fuese local o nacional. Así mismo, a controlar que no existan ningún tipo de involucramiento en actividades de índole político», consideró el ex concejal.

Desde abril de 2018, el sector privado convocó a tres paros nacionales de un día, como medida de presión contra el régimen dictatorial, pero se negó todo el tiempo a realizar un paro indefinido que pusiese en complicaciones reales a la dictadura, aduciendo que no era a través de acciones como estas que se sacaría a Ortega y Murillo del poder y que más bien se afectaba a la población, que después del segundo paro se sumó menos a la iniciativa, según los representantes del Cosep.

La arremetida de la dictadura contra el sector privado a venido en todas las direcciones y sin ninguna contemplación, al punto que hoy están secuestrados los ex presidentes del Cosep, José Adán Aguerri y Michael Healy, además del ex vicepresidente Alvaro Vargas. Asimismo ha habido una política de exprimir a las empresas por medio de una reforma tributaria aprobada en 2019 y que ha sacado de circulación a cantidad de empresas y mantiene tambaleantes, a otras.

Jaque mate a hegemonía del Cosep

Alfredo Gutiérrez, alertó también sobre otros golps que trae la reforma a la Ley 1115, y es que las Cámaras fundamentalmente solo podrán organizarse territorialmente en Municipios y Departamentos, desapareciendo la actual representitividad nacional. «Asimismo, abre la puerta para la conformación de nuevas cámaras bajo control del gobierno. Es un jaque mate a la hegemonía nacional que las cámaras del COSEP actualmente tienen», afirmó.

Aunque previamente, explicó, en la reforma dicen que cada OSFL tendrá la potestad de definir sus estatutos, en el Capítulo, de ‘’atribuciones de las cámaras, federaciones y confederaciones gremiales empresariales nacionales’’, ‘’patrimonio’’ les impone cuales serán esas atribuciones de dichas entidades.

La iniciativa legislativa cambia hasta la fecha en que las cámaras del sector privado han de festejar su Día. En la reforma a la Ley 1115 o de Regulación y Control de Organizaciones sin Fines de Lucro, se establece el 12 de octubre de cada año, como el Día de las Cámaras, Federaciones y Confederaciones gremiales de Nicaragua. El Cosep instauró el 8 de septiembre como “Día del Empresario”, para conmemorar el asesinato del que fuera su presidente, Jorge Salazar, en 1980.

Comparta este artículo

Facebook
Twitter
WhatsApp
Telegram
Email