Dictadura encarcela a segundo sacerdote católico

La dictadura sandinista consumó el encarcelamiento del segundo sacerdote de la Iglesia Católica, secuestrando a Monseñor José Leonardo Urbina, sacerdote de la parroquia del perpetuo Socorro, de Boaco, la mañana de este miércoles

La dictadura acusa al cura por una supuesta violación, según confirmaron fuentes de a Iglesia Católica al medio de comunicación Confidencial.

La fuente señaló que a las 7:30 am lo llegó a traer la Policía, para una entrevista por una denuncia en su contra por violación, por supuesta violación.

Los medios de propaganda de la dictadura sandinista, indicaron que la jueza del régimen Yolanda Fletes, dictó prisión preventiva contra el sacerdote y que la Fiscalía lo acusó de haber violado a una niña de 12 años, supuestamente hija de una devota familia Católica.

Acusan a sacerdote de aprovecharse de menor

Según la acusación, en el 2016 el cura conoció a la abuela paterna de la víctima y que debido al grado de confianza que había entre el acusado y la abuela de la menor, Rodríguez aprovechó dicha circunstancia para acercarse a la víctima y lograr ganarse su confianza a tal punto que lo consideraba y reconocía como su padrino.

Leer además: EIU prevé que dictadura prepara sucesión dinástica

“En el mes de diciembre de 2021, previo a la época de navidad, sin precisar fecha exacta, pero a los 6 y 8 minutos de la mañana, el acusado pidió permiso a la abuela de la víctima, para ir con la víctima de 12 años de edad a comprar tortillas, a lo cual la abuela de la víctima accedió”, señala la acusación.

Añade que al llegar a la tortillería el acusado le ordenó a un joven que les acompañaba identificado como Rodolfo, que se bajara de la camioneta, que comprara las tortillas y luego se regresara a pie. 

“Acto seguido, el acusado se dirigió al kilómetro 89 de la carretera Boaco-Managua, del Night Club Colombina 100 metros al norte en Boaco, sector poco transitado y montoso”, detalla señalando que hizo tocamientos en zonas íntimas de la víctima, que no accedió a sostener relaciones sexuales.

Señala que posteriormente, en 2022, consumó la violación en un terreno montoso y que luego la amenazó para que no dijera nada.

Café con Voz: Dictadura prepara anulación de otra 100 ONG

Dictadura incrementa represión a la Iglesia Católica

La aprehesión de Urbina se da en un contexto de represión y hostigamiento de la dictadura sandinista a la Iglesia Católica, cancelando canales de televisión y acusando por agresiones físicas al sacerdote Manuel García.

El pasado 23 de junio, la dictadura sandinista, a través del juez local único de Nandaime, Jaime Aguilar, condenó a dos años de prisión y 200 días multa al sacerdote Manuel García, bajo el cargo de amenaza con arma blanca a cinco personas, convirtiéndose en el primer sacerdote privado de libertad a manos del régimen ilegal de Daniel Ortega.

García fue acusado por este delito luego que el 30 de mayo apareció en un video en redes sociales con un machete en la mano desde la Iglesia Jesús Nazareno, en Masaya, donde era párroco.

La Iglesia Católica guarda silencio sobre el secuestro del sacerdote Manuel Salvador García, párroco de la Iglesia Jesús Nazareno de Nandaime, Granada, quien fue detenido el pasado miércoles 1 de junio por la noche.

El cura ha sido víctima de una campaña de difamación por parte de los medios afines a la dictadura, quienes publicaron un vídeo donde el sacerdote sacó un machete y vocifera contra agentes policiales. Además, el régimen lo acusa de agredir físicamente a una mujer.

Comparta este artículo

Facebook
Twitter
WhatsApp
Telegram
Email