¿Gustavo Petro más cercano al Castrochavismo o a la «Izquierda Light»?

La llegada al poder del izquierdista Gustavo Petro en Colombia, ha generado fuertes dudas sobre su política exterior y un eventual aferramiento al poder.

Una de las promesas de campaña de Gustavo Petro y Rodolfo Hernández, era restablecer las relaciones bilaterales con el régimen de Venezuela, en manos de Nicolás Maduro.

Petro afirmó este martes, que ya mantuvo conversaciones con miembros de la dictadura venezolana con el fin de normalizar, el paso fronterizo entre los dos países.

“Me he comunicado con el gobierno venezolano para abrir las fronteras y restablecer el pleno ejercicio de los derechos humanos en la frontera” colombo-venezolano, afirmó Gustavo Petro en su cuenta de Twitter.

Las acciones de Petro revelan que podría inclinarse al Castrochavismo, mientras que otros, lo ven más cercano a la política de Gabriel Borich, mandatario chileno.

El catedrático costarricense Carlos Cascante, en entrevista a Café con Voz, asegura que Petro tiene muchos obstáculos para alcanzar el totalitarismo de Daniel Ortega, Nicolás Maduro y Miguel Díaz Canel; pero no descarta cualquier eventualidad en Latinoamérica.

Hay quienes ven a Petro sumándose a la izquierda Castrochavista, mientras que otros apuestan por una izquierda más light, ¿Cuál ve usted?

“Cualquiera de las dos opciones que ganara, significaba un rechazo a la política tradicional por parte de Colombia, un país con muchas riquezas, pero con  muchas diferencias, donde el 1% de las fincas, abarca más del 80% de los territorios.

Le puede interesar: “Yadira Leets está cantando como un ruiseñor”

Las elecciones eran un alarido ante toda la corrupción anterior. Petro llega en ese contexto, al haber sido miembro de un movimiento guerrillero. Los movimientos que ha seguido han sido dentro de la democracia colombiana.

Siempre hay que tener dudas de todo lo que pase en América Latina, porque es la tierra donde pasa lo impensable. Los que adversan a Petro, tienen razón de pensar que se descomponga todo con Petro en el poder. Cualquier cosa es factible.

Petro se ha moderado mucho en los últimos veinte años, al haber tenido dos derrotas electorales, al tener una experiencia en la Alcaldía de Bogotá muy dura por una serie de procesos constitucionales contra él.

Petro tiene minoría en el congreso, los mercados son durísimos con la falta de ortodoxia económica, llevándolo a negociar con los grandes capitales colombianos. Además, tiene en contra el sistema judicial colombiano, teniendo nueve jueces que no son la línea de Petro.

Y como quinto elemento, las fuerzas armadas de Colombia, que es la única entidad que tiene presencia en todo el territorio colombiano, frenan unas eventuales aspiraciones de Petro.

Petro llegó con una coalición de izquierda, que son muy problemáticas de manejar internamente, se generan discusiones y esto debilita la acción de gobierno”.

El temor es que Petro, al llegar al poder, se enfrasque y no lo quiera entregar, ¿es posible al tener un país dividido?

En América Latina todo es posible, pero habría una limitación adicional, pero la principal diferencia entre Petro y Ortega, es que el sandinismo, antes de llegar al poder en 2006, tenía mucha influencia desde antes.

La gran pregunta que Petro tendrá que responder es si es una izquierda democrática, que respeta elecciones y respeta a los adversarios en las urnas. Es la gran duda que surge de todo esto.

La institucionalidad colombiana no tiene la fortaleza de otras. Esto favorece intentos de conservación, porque está más cerca de la política del Caribe, que implican relaciones con Venezuela.

El mensaje de Petro de plantear un nuevo diálogo de las Américas “sin exclusiones” de ningún país, pareciera referirse a lo ocurrido en la reciente Cumbre de las Américas, por los casos Ortega, Maduro y Díaz Canel, que no fueron invitados por Biden ¿Qué piensa de esto?

Leer además: Lanzan SOS ante la grave situación de secuestrados políticos

“Un elemento que me llamó la atención es que él dijo pueblos, naciones, pero no gobiernos. Él se mide mucho de no entrar en un apoyo directo al gobierno de Estados Unidos.

Petro tiene relaciones muy cercanas con Cuba, Nicaragua y Venezuela. La gran pregunta que tengo es que él, sometido a procesos políticos, siempre ha sido respetuoso de la normativa colombiana. Él tiene la enorme oportunidad de demostrar que la izquierda puede ser democrática en América Latina”.

¿Qué ha hecho que Latinoamérica vuelva a ver hacia ese discurso demagógico, populista y autoritario ?

“Esto se da por la enorme desigualdad social que se contruyó en las sociedades de nuestros países, por lo que cualquier discurso mesiánico o atractivo, consigue que la gente se apropie del mismo. Son muy simples, que atraen a la gente y que favorecen ese tipo de conductas.

Las democracias latinoamericanas han incumplido su promesa de prosperidad, no han logrado resolver los problemas sociales y las democracias resisten lo que soporta el ciclo económico. Cuando todo empieza a ir mal, se espera un salvavidas que resuelva todo y se cae en el populismo”.

Comparta este artículo

Facebook
Twitter
WhatsApp
Telegram
Email