Policía amenaza a feligreses para que testifiquen contra padre Harvy Padilla

La Policía Sandinista citó a almenos diez feligreses para amenazarlos para que brinden falso testimonio contra el Padre Harvy Padilla, ex párroco de la Parroquia San Juan Bautista de Masaya.

El medio de comunicación digital Artículo 66 señaló que fuentes ligadas a la parroquia informaron sobre las acciones de la Policía Sandinista, con el objetivo de fabricar una acusación en su contra.

“Los feligreses que integran diversos grupos pastorales han sido citados a la delegación policial de Masaya, sin embargo se han resistido a hablar en contra del padre Harving Padilla”, dijo una fuente al medio de comunicación en condición de anonimato.

“Entre los cuestionamientos que han hecho los agentes policiales a los feligreses citados es que digan dónde está el dinero que ha recibido el padre Harving Padilla por parte de Estados Unidos y las supuestas armas que habían en la iglesia”, añade la publicación.

Feligreses con restricción de movilidad

El medio de comunicación señala que a algunos feligreses citados por la Policía se les ha prohibido salir de la ciudad y que a estudiantes universitarios que asisten a la iglesia San Juan fueron expulsados de algunas universidades como represalias por respaldar al padre Padilla.

Le puede interesar: Familiares de secuestrados políticos solicitan nuevamente liberación

“Los argumentos que dieron las autoridades de algunas universidades para expulsar a los estudiantes es porque según la Policía, estaban a favor del padre Harvy”, afirmó la fuente bajo condición de anonimato.

El pasado 24 de mayo, una comisión de sacerdotes encabezada por el vicario de la Pastoral de la Arquidiócesis dé Managua, Boanerges Carballo, se presentó a la Iglesia San Juan Bautista de Masaya para sacar de la misma a su párroco Harvy Padilla, asediado por la Policía Sandinista desde la semana previa.

Café con Voz: IX Cumbre de las Américas arranca con promesa de más sanciones a la dictadura

Una fuente de todo crédito confirmó a Café con Voz, que Carballo orientado por el cardenal Leopoldo Brenes, llegó a la parroquia, acompañado por el padre José Antonio Espinoza, párroco de San Jerónimo de Masaya, para hacer efectiva la salida del sacerdote Padilla, que fue trasladado al Seminario menor en la Carretera Sur.

La fuente añadió que al parecer la condición puesta por la dictadura y aceptada tanto por el cardenal Brenes como el mismo padre Harvy Padilla, es que lo dejarían salir sin problema de la parroquia San Juan Bautista, pero que tenía que abandonar el país, porque quedarse implica asumir la acusación que tienen desde hace meses preparada en su contra por estar supuestamente involucrado luego de abril de 2018, en la muerte de un guardia sandinista, cuyo cuerpo fue también quemado.

Comparta este artículo

Facebook
Twitter
WhatsApp
Telegram
Email