Ortega deja morir a secuestrados políticos en prisión porque para él son solo unos “hijos de perra”

El reciente deceso del General en Retiro, Hugo Torres Jiménez, puso en evidencia las carencias de los centros de detención de la dictadura sandinista en el marco del respeto a los derechos humanos y la salud de los secuestrados políticos.

El abogado Gonzalo Carrión, del Colectivo de Derechos Humanos Nicaragua Nunca Más, aseguró en una entrevista a Café con Voz que la falta de humanismo en los centros de detención responde al discurso del dictador Daniel Ortega, que ha intentado anular la condición humana de los secuestrados políticos.

¿Cómo se concibe desde los derechos humanos la muerte de los secuestrados políticos?

Nosotros nos pronunciamos momentos después de conocer la noticia del fallecimiento del General retirado Hugo Torres. Lo señalamos en nuestro comunicado y en un vídeo, que todas las personas tienen derecho de manera absoluta a la vida, la salud, integridad física e integridad personal, independientemente de la condición en la que se encuentre.

Quien tenga a una persona privada de libertad bajo su custodia es responsable de todo, empezando por su vida. A esto hay que sumar que al menos 170 personas están presas políticas, que no deberían estar detenidas. Entonces la responsabilidad es todavía mayor.

Los custodios, los carceleros y los que ordenaron su privación de libertad arbitrariamente, son responsables de todo lo que les pase a los privados de libertad.

Leer además: Continúa exilio de periodistas independientes

A estas personas las tuvieron desaparecidas por unas semanas, entonces la muerte del General Hugo Torres, es todavía un enigma. Todo su deterioro y muerte es responsabilidad del Estado de Nicaragua.

A don Eddy Montes lo mataron a balazos, a Hugo Torres lo dejaron morir.

¿Esta falta de humanismo, qué denota?

Las normas policiales y penitenciarias establecen que cuando se priva de libertad legalmente a una persona, lo primero al ingresarlo como detenido, se debe hacer el reconocimiento de su condición de salud.

Las normas internacionales dicen que la cárcel provoca en si misma una aflicción, ¡Cuánto más para aquellos que no tienen ninguna razón de estar ahí!

La Fiscalía los señaló como criminales y Ortega los calificó como hijos de perra. Entonces, se les trata como si no fueran humanos. El comportamiento de los funcionarios apunta a tratarlos como cualquier cosa, menos como ciudadanos con derechos, por eso los dejan morir.

Si al más alto nivel los califican como hijos de perra, los verdugos de El Chipote no van a desobedecer al mandamás respetando sus derechos. Ese comportamiento tiene directa relación con el discurso envenenado y lleno de rabia.

El comunicado de la Fiscalía dice que por humanismo suspendieron el caso, pero en el Sistema Nicarao aún está en trámite el caso de Hugo Torres y que nunca la Fiscalía no ha hecho esa solicitud, que no existe en el Código Procesal Penal, ¿cuánto de mentira y cuanto de verdad tiene el comunicado de la Fiscalía?

Se desmiente por su comunicado anterior, en el que señalaron a los acusados, sin tener esa facultad, de criminales y delincuentes. Entre esa lista estaba Hugo Torres, por lo que no habían suspendido nada.

Una persona privada de libertad con semejante acusación, se convierten en casos de interés público. La sociedad debe estar pendiente de esas audiencias, que las hacen a escondidas en El Chipote, donde están los verdugos que los secuestraron. No hay nada para creerle a esa fiscalía.

Desde el momento en que el General Hugo Torres cayó en estado grave, se debieron haber puesto ese camisón humanista, pero no dijeron nada. Ahora lo dicen porque están con el tremendo lío de que se les murió a ellos o lo dejaron morir. Esto los evidencia en su calidad inhumana.

Todo esto pone en perspectiva aún más la urgencia de liberar a todos los presos políticos.

Los familiares de secuestrados políticos emitieron un comunicado a la Iglesia, al pueblo y al Comité Internacional de la Cruz Roja. ¿Qué estará haciendo la Cruz Roja que guarda silencio?

Recordemos que mataron a don Eddy Montes en mayo de 2019, mientras la Cruz Roja estaba ahí.

Los crímenes de lesa humanidad se mantienen en la impunidad y el más reciente en la cárcel es don Eddy Montes. Los familiares tienen razón de buscar mecanismos independientes.

Café con Voz: Condena internacional a muerte de Hugo Torres

Las familias tienen contacto con la Cruz Roja, pero estos lo mantienen en secreto. La Cruz Roja tiene la capacidad de hacer más.

En la medida que se rija el país por esta dictadura que gobierna a sangre y fuego, la búsqueda de mecanismos independientes es legítima.

¿Qué tan posible es que esa demanda de libertad se cumpla? Porque la Asamblea Nacional publicó un comunicado en el que aseguran que la Comisión de Justicia se reunieron para analizar las normas de carácter penal para ver si se requieren ajustes a personas que cometen crímenes de odio e invasiones militares.

Está anunciada la continuidad de la represión. Con ese comunicado de la Asamblea demuestran que las leyes represivas no les logran encasillar el delito que se han inventado. No logran encuadrar la voluntad del poder con las leyes que ellos mismos ordenaron.

Van a ajustar lo que no puede encuadrar.

Comparta este artículo

Facebook
Twitter
WhatsApp
Telegram
Email