Báez: «Dios nos llama en las lágrimas de los presos políticos»

El Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de Managua, Monseñor Silvio Báez, llamó en su homilía a acoger el mensaje de Cristo para aliviar de los dolores humanos a los que más necesitan y a las víctimas que claman justicia.

“Esta misión de Jesús continúa en la vida de todos nosotros, sus discípulos, que estamos llamados a vivir como él vivió, a asumir sus mismas preocupaciones y a comprometernos por lo mismo que él se comprometió. Por eso, debemos estar siempre al lado de los pobres que pasan necesidad, de los humillados y desvalidos por quienes nadie se interesa y de las víctimas que claman justicia”, dijo Báez.

El jerarca católico aseguró que esto será posible solo si “nos alimentamos con la luz y la fuerza de la Palabra de Dios, que escuchamos primeramente en la Biblia, pero que debemos también aprender a escuchar en la vida, que es el otro libro desde el que Dios nos habla”.

“La Palabra de Dios que escuchamos en la Escritura nos invita siempre a escuchar a Dios fuera de la Escritura. Con la ayuda del libro de la Biblia, leemos el libro de la vida, escuchamos al Señor desde los acontecimientos y nos disponemos a responderle”, añadió.

En las personas necesitadas está la Palabra de Dios

Báez afirmó que la Palabra de Dios  está llamando siempre en el dolor humano, en las personas necesitadas, en los rostros tristes y en la vida agotada y sin esperanza de tanta gente.

“La Palabra de Dios nos llama y nos interpela en el sufrimiento de quien no tiene trabajo y en el camino riesgoso de quien se va al exilio para sobrevivir”, afirmó.

Añadió que en las lágrimas de los secuestrados políticos y familiares de las víctimas se encuentra la palabra de Dios.

“La Palabra de Dios nos llama y nos interpela en las lágrimas de los familiares de las víctimas y desde el grito silencioso de los presos políticos encarcelados injustamente y torturados con crueldad. ¿Vamos a ser insensibles, seguiremos siendo indiferentes, nos vamos a quedar con los brazos cruzados?”, expuso.

Sólo a través del Espíritu se alivian las penas humanas, señala Báez

Báez señaló que solamente ungidos por el Espíritu Santo se puede llevar alivio a los que sufren.

Le puede interesar: Almagro dice que dictadura de Ortega no responde a pedidos de la OEA

“Entonces, solo entonces la Palabra de Dios habrá dado fruto en el “hoy” de nuestra vida. Solo entonces, siendo semejantes a Jesús y continuando su misión, podremos decir que hemos escuchado la Palabra de Dios”, afirmó.

Para poder asimilar la palabra de Dios, es necesario escuchar desde el corazón las sagradas escrituras, apuntó el jerarca.

Leer también: Organismo registra 1,352 casos de violencia en 2021

“Es el oído, no la vista, el sentido capacitado para percibir el cumplimiento de la Escritura. Los textos bíblicos producen consuelo, luz y fortaleza en quienes los escuchan con oído atento y corazón abierto”, explicó.

Añadió que Jesús, al ser el mesías, no ha venido a exigir ni castigar.

“Jesús no es un mesías que ha venido a exigir, sino a liberar, no es un mesías que ha venido a castigar, sino a sanar. Por eso, el Espíritu de Dios, que lo anima desde el fondo de su alma, lo empuja hacia los últimos de la humanidad”, añadió.

Comparta este artículo

Facebook
Twitter
WhatsApp
Telegram
Email