Báez: “Cuando pisoteamos la dignidad humana profanamos el nombre de Dios”

El Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de Managua, radicado en Miami, Florida, Monseñor Silvio Báez, exhortó a los cristianos a adorar el nacimiento de Jesús y a reflexionar sobre el misterio del Dios hecho hombre, que a la vez conduce al respeto de la dignidad humana y los derechos humanos.

“Cuando no somos respetuosos de la dignidad humana, pisoteamos a Dios, cuando hacemos del poder y del dinero ídolos que esclavizan y exigen sacrificios humanos, profanamos el santo nombre de Dios que se ha hecho hombre”, dijo Báez en su Homilía de Navidad, este 25 de diciembre. 

El Obispo expresó que si se sigue el mensaje de la venida del Mesías, no puede haber explotación y esclavitud.

“Por eso, es absurdo e inhumano el despotismo político, la explotación de los más débiles y la crueldad que multiplica a las víctimas”, añadió.

“La Palabra se hizo carne. Nuestro Dios es humano y se ha revelado humano. Por eso, nuestra fe nos impone la exigencia de hacernos también nosotros cada día más humanos y respetuosos de la dignidad de las personas. Sólo así seremos cada día más semejantes al Dios vivo que ha querido compartir nuestra condición humana”, afirmó.

Leer también: EE.UU votará en contra de préstamos comerciales a Nicaragua

Además, expresó que es necesaria la humildad para poder contemplar estos misterios en detalle y poder asimilarlos en la vida del cristiano.

“La Palabra eterna nació pobre para ayudarnos a reconciliarnos con nuestra pobreza. Vivir es aceptar la propia pequeñez con serenidad y sencillez, con la confianza de ser amados y sostenidos por Dios, sin desesperar jamás. Es ridículo pretender ser omnipotente. No lo sabemos ni lo podemos todo”, explicó.

Báez es ratificado en el cargo de Obispo Auxiliar

El papa Francisco ratificó en el cargo de Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de Managua a Monseñor Silvio Báez, a dos años de haberse exiliado de Nicaragua por disposición del Sumo Pontífice.

“Yo le doy gracias al Señor que, aunque no estoy físicamente en Nicaragua, pero sí estoy con los nicaragüenses y en este momento creo que el Señor me pide y el día que hable con el Santo Padre en Roma, con el papa Francisco y me confirmó este ministerio como obispo auxiliar de Managua en medio de los nicaragüenses del exilio aquí en Florida”, dijo Báez a Radio Corporación.

Báez también expuso que conversó con el Papa Francisco sobre la situación en Nicaragua.

Más en Café con Voz: Dictadura anula personería a Uhispam y Conimipyme

“Estuve en Roma y tuve la oportunidad de encontrarme con el Santo Padre una noche en su casa Santa Marta. Hablamos de todo, le conté cómo están las cosas y hablamos de mí también, y le agradecí que me confirmó como obispo auxiliar de Managua y como miembro pleno de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, lo cual a mí me llena de mucho orgullo y de gran alegría”, añadió.

Exclusión de la Conferencia Episcopal

Pese a la disposición del Papa Francisco, en la nueva Junta Directiva de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, no figura el nombre de Báez, lo que despertó críticas. A la vez, esta acción alimentó la teoría de que el exilio de Báez es producto de un acuerdo entre el Nuncio Apostólico Waldemar Sommertag con la dictadura orteguista con el objetivo de continuar el fallido diálogo nacional de 2019.

Monseñor Abelardo Mata, obispo emérito de Estelí, en una entrevista a un medio de comunicación, confirmó que Báez fue la “cuota diplomática” para que se continuara con el diálogo nacional en 2019, convocado por empresarios. 

“Lo vuelvo a repetir y con las palabras de monseñor Báez no las mías: se requiere una Iglesia más pastoral y menos diplomática, creo que la cuota de parte de la Iglesia a la diplomacia fue dada con la cabeza de monseñor Báez”, dijo el jerarca.

Comparta este artículo

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en telegram
Telegram
Compartir en email
Email