Laureano Ortega usurpa funciones al firmar restauración de relaciones con China

Mientras el canciller sandinista, Denis Moncada, anunciaba desde Managua la decisión de Ortega de romper relaciones diplomáticas con Taiwán, el hijo de la pareja dictatorial, Laureano Ortega, fue facultado por su progenitor para restablecer, a nombre de Nicaragua, relaciones diplomáticas con China Popular.

En el caso de China, quien firmó el restablecimiento de relaciones diplomáticas, fue Ma Zhaoxu, vicecanciller de la República Popular de China, mientras que a nombre de Nicaragua, fue el hijo de los dictadores, Laureano Ortega, quien no está facultado por la Cancillería nicaragüense para realizar ese tipo de gestiones.

“Los dos Gobiernos convienen en desarrollar los lazos amistosos entre ambos países sobre la base de los principios de respeto mutuo a la soberanía e integridad territorial, no agresión, no intervención de uno en los asuntos internos de otro, igualdad y beneficio recíproco y coexistencia pacífica”, señaló el oficialista El 19 Digital.

Un jurista consultado por Café con Voz, en condición de anonimato, explicó que la firma del restablecimiento de relaciones diplomáticas con China, es un “acto de usurpación”, ya que Laureano Ortega, no tiene facultades para realizar este tipo de acciones.

“Hay que destacar que el que firma el establecimiento de relaciones con China es el hijo de Ortega. Esto demuestra el carácter dinástico de la dictadura. Inviste a un hijo con poderes para firmar a nombre del Estado, que tendría que haberse hecho y hay que buscar la Gaceta si así lo hizo, porque de no haberse hecho sería un acto público de usurpación”, dijo el jurista.

No obstante, en La Gaceta no hay ningún decreto presidencial que otorgue a Laureano Ortega, la autoridad para firmar relaciones diplomáticas. No obstante, el oficialista El 19 Digital, destacó a Ortega Murillo como “Asesor Presidencial”.

“Somoza posiblemente no se atrevió, sería interesante revisar la historia si algún día facultó a un hijo a comprometer al país en un acto de Estado”, añadió el jurista.

Designación de Ortega Murillo debió haber sido aprobado por la Asamblea

Un exdiplomático, quien accedió a brindar su punto de vista en condición de anonimato, dijo a Café con Voz que el establecimiento de una nueva relación diplomática debió haber sido firmada por el Ministro o Viceministro de Relaciones Exteriores.

“El reconocimiento de un Estado es un acto solemne, que puede acarrear serias consecuencias internacionales. En caso de no poder hacerlo el Ministro o el Viceministro, debió haberse nombrado a un Enviado Especial, con poderes especiales para firmar el convenio de restablecimiento de relaciones diplomáticas. Recordemos que China continental fue reconocida en 1985 y que ahora se trata de reanudar esas relaciones”, dijo el especialista.

Además, explicó que, en el caso de un ciudadano ajeno a la Cancillería, este debe ser acreditado por la Asamblea Nacional como Enviado Especial.

“Un Enviado especial es un embajador o alto representante diplomático, que debió haber sido ratificado por la Asamblea Nacional. Pero ya sabemos que Ortega ha irrespetado siempre esas disposiciones constitucionales”, añadió.

La Constitución Política, en el artículo 138, numeral 30, establece que solo la Asamblea Nacional debe Ratificar a los enviados especiales en un plazo no mayor a 15 días.

“El nombramiento sólo se considerará firme hasta que la Asamblea Nacional lo ratifique. De no producirse la ratificación, el Presidente de la República deberá proceder a un nuevo nombramiento dentro del plazo de treinta días hábiles, debiendo someterse el nuevo nombramiento al procedimiento de ratificación ya establecido”, señala la Constitución Política.

Estados Unidos reacciona ante ruptura

Estados Unidos reaccionó a la decisión de la dictadura de Nicaragua de romper relaciones con China Taiwán, otrora aliada del régimen y el segundo brazo financiero después del Banco Centroamericano de Integración Económica, BCIE.

Leer también: Tras suspensión de inauguración de edificio, BCIE cerrará financiamiento a dictadura?

“Las acciones de Ortega no pueden reflejar la voluntad del pueblo nicaragüense, que continúa luchando por la democracia y la capacidad de ejercer sus derechos humanos y libertades fundamentales. Sin embargo, sabemos que esto priva al pueblo de Nicaragua de un socio firme en su crecimiento democrático y económico”, señala un comunicado del Departamento de Estado de Estados Unidos.

Además, destacó que la cooperación de Taiwán es de suma importancia para el desarrollo económico y de seguridad.

“Alentamos a todos los países que valoran las instituciones democráticas, la transparencia, el estado de derecho y la promoción de la prosperidad económica para sus ciudadanos a ampliar el compromiso con Taiwán”, señaló Estados Unidos.

Ortega busca relaciones con China para asegurar su economía

A criterio del Mayor en retiro, Roberto Samcam, la decisión del dictador Daniel Ortega, se basa en buscar socios que puedan permitirle mayor estabilidad de cara al cierre de créditos de organismos financieros.

“Ortega está buscando un alero más fuerte, porque está claro que los rusos no lo van a mantener. Decide aliarse con China, esperando que los chinos le suelten plata. Es una acción traicionera porque los taiwaneses ni siquiera pedían cuentas”, dijo Samcam.

Por su parte, el economista Oscar René Vargas, considera que la decisión de Nicaragua afectará los créditos otorgados por el BCIE a la dictadura.

“Taiwán es un país que aporta mucho dinero al BCIE y Nicaragua es el que recibe proporcionalmente más dinero. Por lo tanto, si va a tener repercusión. El BCIE no va a poder facilitar dinero que provenga de Taiwán”, dijo Vargas.

Taiwán votó en contra de la dictadura ante el BCIE

El BCIE decidió suspender la inauguración del nuevo edificio del organismo multilateral en Managua, prevista para el 15 de diciembre y trasladar la reunión de directores programada a Tegucigalpa.

Más de 10 países, incluyendo a Argentina, Taiwán y Estados Unidos, respaldaron los cambios anunciados por el BCIE.

Otro economista consultado en condición de anonimato señala que la decisión de Taiwán de vetar la inauguración del BCIE en Nicaragua, es una señal de que las relaciones no andaban del todo bien.

“Además, las puertas financieras al régimen se pueden estar cerrando próximamente. Eso podría cambiar en cualquier circunstancia y Taiwán, de cierta manera, podría haber estado trabajando, como aliado de Estados Unidos, en incrementar las presiones económicas a mediano plazo a Nicaragua”, dijo el economista.

Comparta este artículo

Facebook
Twitter
WhatsApp
Telegram
Email