¿Sommertag podrá mediar un tercer diálogo?

La intercesión del Nuncio Apostólico, Waldemar Sommertag con la dictadura de Daniel Ortega, para la liberación de los presos políticos, podría tener como uno de sus resultados, que el Vaticano acepte el diálogo que ha propuesto el régimen para 2022, tras la farsa electoral del 7 de noviembre de 2021.

Sommertag aseguró a la Associated Press AP, que la Santa Sede y la Nunciatura Apostólica continúan “intercediendo” ante Ortega para que se liberen a los reos de conciencia.

“La Santa Sede y por supuesto esta Nunciatura Apostólica, desde el primer momento de mi misión en Nicaragua, estamos intercediendo en favor de los más vulnerables, entre ellos los detenidos de todas categorías, incluso los políticos”, dijo el Nuncio.

Al respecto, el Mayor en retiro del Ejército sandinista, Roberto Samcam, aseguró a Café con Voz que el silencio de el Vaticano sobre la situación de Nicaragua, puede enmarcarse en una negociación entre la Santa Sede y Ortega, a través de Sommertag.

Roberto Samcam, mayor en retiro del Ejército de Nicaragua. Foto: Cortesía.

En contexto: Nuncio asegura que “intercede” por liberación de secuestrados políticos

“Se habla primero de la concertación después de enero, lo que es un diálogo para fortalecer la estadía de Ortega. Es muy llamativo que la Iglesia Católica, en la voz del nuevo presidente de la Conferencia Episcopal, diga que está anuente a facilitar ese diálogo”, explicó.

Samcam sustenta su teoría en que Ortega ha demostrado a lo largo de la historia que no está dispuesto a ceder si no se le da “algo a cambio”.

“El Nuncio retoma un tema muy sensible que es el de los presos políticos, entonces suelta la idea de que está gestionando con el gobierno para la liberación de los presos políticos, pero no dice a costa de qué. Ortega no da nada sin recibir algo a cambio. Podría ser que se liberen a los presos políticos a cambio de que se acepte el diálogo de Ortega”, añadió.

¿Las negociaciones afectarán a Monseñor Báez?

El reciente anuncio del relevo en el cargo de Presidente de la Conferencia Episcopal de Nicaragua, que estará bajo el mandato del obispo de la Diócesis de Jinotega, Monseñor Carlos Herrera y su disposición posterior a mediar un eventual diálogo, elevaron críticas y cuestionamientos a la Iglesia Católica.

Aunque Monseñor Silvio Báez, obispo auxiliar de la Diócesis de Managua, en el exilio desde 2019, no ha sido removido de su cargo, no fue tomado en cuenta en los roles de la nueva composición de la Conferencia Episcopal.

A criterio de Samcam, El Vaticano podría encontrarse persuadiendo a Báez para que no critique un eventual diálogo con la dictadura.

“Me llama la atención que llamaron a Monseñor Báez a Roma. Lo que se especula es que el Vaticano llamó a Monseñor Báez para que apoye el diálogo, es decir, que no lo critique en público”, señaló.

Báez ha sido claro en sus señalamientos, de que ya basta de pactos o acuerdos de espaldas al pueblo o por debajo de la mesa.

Relación entre el Nuncio y la dictadura le conviene a Ortega

Los familiares de presos políticos y la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, confirmaron este lunes, en una conferencia de prensa, que Sommertag es el único canal de comunicación entre el régimen y la oposición para, en el pasado, lograr la liberación de reos políticos. No obstante, señalaron que ese canal está muy debilitado.

Leer también: OEA en “punto muerto” con situación de Nicaragua

A criterio de Samcam, las relaciones entre el Nuncio y la dictadura continúan y es un canal que le conviene a Ortega, aunque él mismo haya suspendido el cargo de “Decano del Cuerpo Diplomático”, que ostentaba Sommertag.

“Tal vez trataron de hacerlo sentir mal. A Ortega no le conviene romper esa relación con el Nuncio y con el Vaticano; y el Papa no se ha pronunciado contra la dictadura. Esa ha sido una labor del Nuncio. A lo mejor Ortega está presionando al Nuncio para que el Vaticano reconozca sus elecciones”, añadió.

Asfixia financiera, única opción para debilitar a la dictadura

Samcam aseguró que el diálogo de 2022 no contribuirá a que Ortega deje el poder, sino que buscará legitimarlo y garantizar su permanencia en el nuevo período.

En ese sentido, la única alternativa que Samcam reconoce como efectiva, es la presión económica de las entidades financieras.

“A Ortega no lo vas a sacar en un diálogo. Para poderlo hacer, hay que quitarle todo el financiamiento y aislarlo totalmente. Esa es la única forma. Con la BCIE tiene para dos o tres años.

Él va a promover tráfico de concesiones mineras y la venta de recursos naturales para aguantar lo que pueda y obviamente, entregarse a los brazos del narcotráfico”, añadió Samcam.

Comparta este artículo

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en whatsapp
WhatsApp
Compartir en telegram
Telegram
Compartir en email
Email