Sanciones a gabinete de energía aumenta riesgo legal de proyecto de U$ 700 millones

De izquierda a derecha, se muestra al director general de New Fortress Energy, Wes Edens, al ministro de Energía y Minas, Salvador Mansell, al presidente del Instituto Nicaragüense de Energía, José Castañeda, y luego al gerente general de Disnorte-Dissur, Gustavo Acosta.

Un análisis de Capital Forum, señala que las sanciones que Estados Unidos impuso a Salvador Mansell, Ministro de Energía y Minas, José Castañeda, Presidente del Instituto Nicaragüense de Energía, INE, y Rodolfo Gutiérrez, Director Gerente de la distribuidora eléctrica Disnorte-Dissur, ha aumentado el riesgo operativo legal de la empresa estadounidense New Fortress Energy. The Capitol Forum, es un centro de investigación que analiza los impactos que tiene la política en la competencia de los mercados.

Por CapitoL Forum

El 15 de noviembre la Oficina de Control de Activos Extranjeros del Tesoro de los Estados Unidos, sancionó a tres personas vinculadas al desarrollo del proyecto New Fortress Energy (NFE) en Puerto Sandino. Las sanciones impiden que las entidades estadounidenses hagan negocios con las tres personas, probablemente agregando más riesgos a New Fortress mientras busca completar el proyecto.

Salvador Mansell, Ministro de Energía y Minas, José Castañeda, Presidente del Instituto Nicaragüense de Energía, INE, y Rodolfo Gutiérrez, Director Gerente de la distribuidora eléctrica Disnorte-Dissur, donde tres de nueve personas y una entidad fueron sancionadas “en respuesta a la farsa elecciones nacionales orquestadas por el presidente Daniel Ortega y la vicepresidenta Rosario Murillo. Esta acción está dirigida a quienes están reprimiendo a los nicaragüenses por ejercer sus derechos humanos y libertades fundamentales “.

En febrero de 2020, Ortega  a través de Disnorte y Dissur, firmó un acuerdo con New Fortress Energy, para la compraventa de energía por 25 años y construir una central eléctrica de gas natural en Puerto Sandino, alimentada con gas licuado natural. Se trata de una inversión de al menos 700 millones de dólares.

Mansell y Castañeda se han reunido con representantes de New Fortress Energy en múltiples ocasiones, incluido su director ejecutivo Wes Edens, y han firmado los acuerdos del gobierno con la empresa relacionados con el desarrollo del proyecto. Gutiérrez, por su parte, es el jefe de la contraparte del proyecto de New Fortress Energy, Disnorte-Dissur. New Fortress tiene la intención de vender gran parte de la electricidad generada en sus instalaciones a Disnorte-Dissur, una vez que se complete el proyecto, según el comunicado de prensa de la compañía que anuncia el acuerdo.

Si bien es probable que la construcción de las instalaciones de New Fortress continúe en el corto plazo, ya que Disnorte-Dissur, no es una entidad bloqueada explícitamente en sí misma, la nueva serie de sanciones aumenta la debida diligencia que debe someterse New Fortress para mantener el cumplimiento de la ley de EE. UU. Y agrega riesgos a el proyecto avanza, según expertos legales y locales que siguen el tema y hablaron con The Capitol Forum.

El proyecto en Nicaragua es importante para la empresa, ya que representa aproximadamente el 20 por ciento de los volúmenes totales comprometidos de gas natural licuado que se perfilan para la venta el próximo año, según presentaciones de los inversionistas.

New Fortress y el Departamento del Tesoro no respondieron las solicitudes de comentarios.

En octubre del año pasado diputados del régimen de Daniel Ortega, aprobaron una iniciativa de Ley Especial para el Desarrollo del Proyecto Central Puerto Sandino para la Generación de Energía Eléctrica a base de Gas Natural, con la que busca incentivar al inversor con una seria de exoneraciones para que este invierta en Nicaragua. Se trata de una ley con un enorme paquete de exoneraciones a cambio de llegar con celeridad a Nicaragua. Dictadura apura paquetes de exoneraciones a empresa que generaría 300 megas.

NFE reconoce alto riesgo y estudian suspender proyecto

“Nuestras actividades de desarrollo y operaciones futuras en Nicaragua pueden verse afectadas materialmente por incertidumbres políticas, económicas y de otro tipo”, reveló New Fortress en su informe de resultados más reciente.

Las autoridades gubernamentales de Estados Unidos y Europa han impuesto una serie de sanciones contra entidades e individuos … asociados con el gobierno de Nicaragua y Venezuela“, según la presentación de la empresa. “Si alguna de nuestras contrapartes queda sujeta a sanciones como resultado de estas leyes … podemos enfrentar una serie de problemas, que incluyen … tener que suspender nuestro desarrollo u operaciones de manera temporal o permanente, no poder recuperar el tiempo y el capital invertidos previamente o estar sujeto a demandas, investigaciones o procedimientos regulatorios que podrían llevar mucho tiempo y ser costosos de responder y que podrían dar lugar a multas o sanciones penales o civiles ”, dice el informe.

The Capital Forum organizó un foro sobre las crecientes tensiones políticas en Nicaragua y la probabilidad de una mayor presión del presidente Biden en diciembre de 2020 aquí y los mayores riesgos para New Fortress, luego de la nacionalización de Disnorte-Dissur por parte del presidente Ortega.

El proyecto de la compañía en Nicaragua ha tenido problemas para entrar en línea según lo planeado, como informó The Capitol Forum el 18 de febrero y el 5 de octubre de éste año. Las demoras han contribuido, al menos en parte, a que los volúmenes vendidos de la compañía sean un 33% más bajos que los pronosticados y los ingresos posteriores obtenidos en el 3er trimestre 2021, según comparativa de sus previsiones de julio con sus resultados del tercer trimestre.

Mansell, Castañeda y Gutiérrez estrechamente relacionados con el proyecto New Fortress

La relación de Mansell y Castañeda con el proyecto parece comenzar en sus inicios, cuando se reunieron con el director general de New Fortress Energy, Danny Knight, en agosto de 2019. Mansell, Castañeda, Knight y otro representante del gobierno nicaragüense, firmaron el Acta de Reunión que describía algunos de los detalles del desarrollo de la planta de gas natural de New Fortress.

En febrero de 2020, Mansell y Castañeda se reunieron con el CEO de New Fortress, Wes Edens, entre otros, y firmaron el acuerdo de compra de energía por 25 años entre Disnorte-Dissur y New Fortress, según fotografías del evento y el comunicado de prensa de la compañía.

Tan recientemente como en octubre, Salvador Mansell estaba haciendo anuncios sobre el proyecto, según una declaración del gobierno obtenida por The Capitol Forum.

Rodolfo Gutiérrez es una incorporación relativamente reciente a Disnorte-Dissur, luego de que Ortega nacionalizara la entidad en diciembre de 2020, probablemente tratando de acallar los temores sobre las sanciones pendientes.

Estados Unidos, Canadá y Reino Unido sancionaron el lunes a 17 funcionarios y una institución nicaragüense, en el marco del rechazo internacional a la farsa electoral montada por la dictadura de Daniel Ortega el 7 de noviembre. Reino Unido, Canadá y Estados Unidos aplican sanciones a 17 funcionarios y al Ministerio Público.

En febrero de 2020, Mansell, acompañado por Wes Edens, cofundador y codirector de New Fortress Energy, apareció en conferencia de prensa, para anunciar la intención de construir la planta en Puerto Sandino, para lo que supuestamente invertirían 700 millones de dólares.

Artículo original de The Capitol Forum con traducción libre de Café con Voz.

Comparta este artículo

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email