“No puede ser Ejército-pueblo un cuerpo armado que masacra a su pueblo”, dice militar en retiro

Ejército de Nicaragua

El mayor en retiro del Ejército Sandinista, Roberto Samcam, dijo a Café con Voz que, aunque las fuerzas castrenses de Nicaragua aparenten no tener vínculos con Daniel Ortega, lealmente obedecen a las políticas de represión y asedio contra opositores.

La reciente conmemoración del 42 aniversario de las diferente fuerzas del Ejército de Nicaragua, conocido como Ejército Sandinista, ha sido utilizadas por el dictador Daniel Ortega para despotricar en contra de los opositores, retomando su discurso antiimperialista y supuesto defensor de la soberanía nacional.

Para ello, se ha rodeado de las armas y ha dicho que el mismo pueblo defenderá su soberanía nacional y que no permitirán la intromisión extranjera en los asuntos internos del país, por lo que ya ha iniciado a procesar judicialmente a más de 43 líderes políticos que fueron secuestrados en los últimos tres meses, a quienes se les acusa de traición a la patria y conspiración contra el Estado.

El mismo jefe del Ejercito sandinista, Julio César Avilés, ha mencionado que ellos son “el pueblo” defensor de la patria y que combatirán contra todo el que atente contra ella, sin embargo, para el mayor en retiro Roberto Samcam, ese discurso no es relacionado con defender los límites de Nicaragua con otros países, sino que refiere a defender los intereses que tienen y que han obtenido por parte de la dictadura de Daniel Ortega.

“Quieren aparentar que no hay vinculación partidaria, pero el gobierno es Estado partido, ejército, policía, eso es llamativo, el discurso de Avilés no hace mención de partido, ni del FSLN, ni a Daniel ni Rosario como en otras ocasiones, el discurso se está tratando de venderse al exterior”, estimó Samcam.,

“La demostración de las armas es para la intimidación interna, hay un intento de distanciarse del partido y quieren aparentar ser ejercito defensor de la soberanía nacional y no al FSLN, que es el partido al que se deben, ellos obedecen al partido, a la familia (Ortega-Murillo), ellos reafirman tres consignas, leales firmes y cohesionados,, no son leales al pueblo porque los han masacrado en distintas ocasiones, las armas de alto calibre en las protestas de 2018, son propiedad del Ejército”, añadió.

Para este experto en tema de seguridad militar, el Ejercito sandinista no tiene interés en defender al pueblo desarmado, al contrario, los acusa de ser quienes asesinaron a campesinos, civiles, opositores y niños, por medio de la operación limpieza, desatada en julio de 2018 para limpiar las barricadas puestas por la ciudadania para defenderse de los ataques armados de los paramilitares.

“El Ejércto movilizó, armó y le dio avituallamiento a los paramilitares, ahí no hay lealtad al pueblo, es lealtad al caudillo, a la dictadura, el segundo mensaje es firmeza, pero es firmeza al lado de la dictadura, con la palabra cohesionado demuestra que están inquebrantables, pero a lo interno hay problemas de salario, con los grandes hay mayores beneficios, el pueblo ha sido masacrado, está en el exilio, están huyendo del país, el pueblo está siendo perseguido, cuando dicen “Ejército Pueblo” es que quieren vender un mensaje que el Ejército es un pueblo armado, pero esto es un cuerpo castrense que está sometido, coptado al gobierno, Ortega somete al Ejército en lo económico, ellos tienen un entramado de empresas millonarias al Ejército, el Ejército está muy cómodo con eso”, agregó.

Puede leer: Israel Lewites: “Si el Ejército en verdad ve en riesgos sus millones, le dará la espalda a Ortega”

Ortega miente, gobiernos liberales no quería eliminar al Ejército

En la ultima comparecencia de Ortega, en la conmemoración de la Fuerza Naval, dijo que los gobiernos “neoliberales” querían desaparecer al Ejercito de Nicaragua, reduciendo la cantidad de militares y sometiéndolos a obedecer a los gobernantes de turno.

De acuerdo con cifras estatales, Nicaragua pasó de tener más de 110,000 militares a solo 15,000 en 1990, cuando Violeta Barrios de Chamorro asumió la presidencia y juró darle institucionalidad a todo el Estado.

Las Fuerzas Armadas de Nicaragua surgieron en 1979, tras la derrota de la dictadura de la Familia Somoza, implantándose en ese momento la policía  y el Ejército sandinista, por lo que el ahora dictador Daniel Ortega maniobraba a las dos entidades.

Para Samcam, durante los 16 años de gobiernos de derecha, la institucionalidad y despartidización del Ejército de Nicaragua y la Policía Nacional, se cumplió, pero volvió atrás con el retorno de Ortega al Poder en el año 2007, cuando les dijo a los altos jefes policiales y militares que se recordaran de su origen.

“Ocurrió un proceso de profesionalización de los miembros del Ejército, de despartidización y eso le duele a Ortega, ese proceso que se dio durante los tres gobiernos liberales, la policía se volvió más corrupta, pero con el tiempo, se fueron sometiendo, en 2007 Daniel Ortega les dice al Ejército y Policía que se acuerden de sus orígenes, y allí empezó a destruir la institucionalidad, los empezó a coaptar”, manifestó.

Puede leer: “Vendrán sanciones contra el Ejército sandinista por su alianza con Ortega”, dice exmilitar

Ejército camaleón busca obviar sanciones

Al concluir, Samcam mencionó que el Ejército andinista, no ha desarmado a miles de paramilitares que salieron a imponer el terror a sangre y fuego en todo el país, asesinando a mas de 325 nicaragüenses que protestaban contra el régimen de Ortega. Este ex militar resaltó que las fuerzas castrenses tienen un “gran amarre” con Daniel Ortega, lo que les va a imposibilitar que se rebelen y contribuir a la democratización del país.

“El Ejército tenía que hacerse al lado del pueblo, pero no, ellos prefirieron quedarse con el régimen, la esperanza que tiene un montón de gente es que el Ejercito se despartidice, pero yo no lo creo así, ellos son parte del esquema dictatorial, del terrorismo de Estado, esto van a continuar con asesinatos selectivos de los líderes de la oposición, no lanzan loas para Daniel y Rosario, están esperando la reacción de los EE.UU con la Ley Renacer, puede ser que el Comando Sur de los EEUU aconseje al Ejército para que cambien, puede ser que en las últimas sanciones hubo lobbies para que no hayan más sancionados, espero que no solo sea sancionada la institución, sino que el IPSM (Instituto de Previsión Social Militar), que está en la escala superior del Ejército”, mencionó.

El Departamento de Estado de los Estados Unidos anunció sanciones contra altos mandos militares, entre los que incluyen al jefe del Ejército sandinista, Julio César Avilés, por negarse a desmantelar a los paramilitares sandinistas y por mantener contubernio con Daniel Ortega para la violación de derechos humanos y represión de opositores.

Comparta este artículo

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email