Doctor Argüello: “Nos quieren callar, pero no podemos dejar morir a más gente por la pandemia”

Leonel Argüello

El doctor Leonel Argüello, uno de los epidemiólogos más reconocidos en Nicaragua, sostuvo que la situación que atraviesa el país tras la llegada de la pandemia del Covid-19 y sus variantes, amenaza con más letalidad a los ciudadanos, y aunque el régimen les ha querido imponer un bozal, no dejarán de informar ni de velar por la vida de los pacientes que necesiten atención.

La entrada de otras variantes de Covid-19 al país ha empeorado la crisis sanitaria, pues se han duplicado los casos positivos con rapidez, aumentando en muertes y casos positivos, dijo el epidemiólogo Leonel Argüello, uno de los más destacados en Nicaragua, que afirma que a pesar de las amenazas y persecución en contra de él y sus colegas, no silenciarán a los galenos sobre la verdad de lo que ocurre con la pandemia.

Argüello es el presidente de la oenegé clausurada por el régimen de Daniel Ortega (Centro de Estudios y Promoción Social «CEPS»), que se encargaba de monitorear y atender la salud en nicaragüenses. La oenegé fue clausurada por supuestamente dedicarse a otras labores, de acuerdo con el argumento emitido desde diputados sandinistas y representantes del régimen de Daniel Ortega.

“La situación de la epidemia comenzó a empeorar desde el mes de noviembre, cuando el Ministerio de Salud dijo que tenía siete veces más de personas afectadas por neumonía, con 400 casos, que son más de la mitad de los que reporta el Observatorio Ciudadano Covid-19. Es difícil poder conseguir información de parte de la gente, hay miedo, los médicos han sido amenazados, pero la gente se da cuenta de quien se enferma, quien fallece en el barrio, el mundo está complicado, aquí no tenemos por qué enredarnos, la situación está peor, estamos enfrentando una nueva variante, la Delta, que es peligrosísima”, manifestó Argüello.

Nicaragua enfrenta la peor crisis sanitaria, tras la llegada de la pandemia del Covid-19 que ha dejado luto en miles de familias en el país, a esta crisis se suman la económica, política y social que ha aumentado la desigualdad social, pobreza y migración de miles de nicaragüenses.

Este país reportó su primer contagio de Covid-19 en marzo de 2020 y hasta la fecha se contabilizan 198 personas muertas y se han registrado más de 10,475 contagios; de acuerdo con información del Ministerio de Salud sandinista.

Esos datos son distantes a los brindados por el grupo de médicos independientes Observatorio Ciudadano Covid-19, que reporta hasta el 11 de agosto recién pasado, 20.636 casos sospechosos y se han reportado y verificado 3.807 muertes por neumonía o sospechosas de COVID-19.

La variante Delta, una de las más letales y que ha ocasionado la muerte de miles de personas en otros países, fue detectada a migrantes que viajaban desde Nicaragua a Costa Rica en julio de 2021, sin embargo el régimen de Ortega no esclarece si en el país hay afectados masivamente por la nueva cepa del nuevo coronavirus.

Argüello sostiene que esta variante es más peligrosa que las otras que se han registrado, pues en menos de cuatro días puede acabar con la vida de una persona.

“Estamos observando que el año pasado en una familia se enfermaba un miembro, pero ahora hay dos o tres o familias enteras, son más gentes enfermas y la variante está siendo más contagiosa, los pacientes se están complicando entre el segundo y cuarto día, ahora los niños también se están contagiando, la variante delta es peligrosa, el 80 % de los niños y el 43 % de los adultos no presentamos síntomas, pero podemos transmitir en un lapso de 10 días, las secuelas se dan pasando el tiempo, es asunto de días”.

Puede leer: Régimen reconoce aumento en casos Covid-19 e insiste en un muerto a la semana

Sintomas de la variante delta

Durante la entrevista central del programa Café Con Voz, el experto sostuvo que además de afectar algunos órganos vitales para el funcionamiento correcto del cuerpo, la nueva variante del Covid-19 no solo puede ser importada por otro paciente proveniente de un segundo país, sino que debido a la aglomeración de personas, el virus puede mutar y se puede crear la cepa.

El médico llamó a los ciudadanos a tener responsabilidad y no caer en el juego de creer que el Covid-19 no existe o que no pueden ser alcanzados por la enfermedad.

“El movimiento de la gente esta como que nada pasa, pero la gente que ha sufrido el Covid-19 es la mas consciente, la variante Delta se presenta con los mismos síntomas, entra por el cuerpo, va directamente por el pulmón, y a partir de eso, infecta a todos los órganos, puedes perder el gusto, puede dar conjuntivitis, diarrea, hasta sordera temporal, fiebre, dolor de cabeza y cuerpo; la Iglesia Católica ha dicho que no se deben de hacer este tipo de celebraciones religiosas como las bajadas de santos, porque no se guarda la distancia; todo debería tener protocolo, alguien es responsable de eso”, señaló.

Asimismo, llamó a tener precaución en las unidades de trasporte público, como segundo sitio donde más aglomeraciones se producen e invitó a los dueños de buses y cooperativas de transporte, a ser responsables con la salud de los miles de usuarios que a diario abordan sus medios de transporte, exigiendo el uso de la mascarilla y el distanciamiento social.

“La vacuna es una medida más para combatir la pandemia, pero no se debe descuidar el uso de la mascarilla, distanciamiento social, ¿Por qué la gente no cumple con esto? Lo que le pedimos a la gente es muy poco y elemental, los gobiernos deben ser energéticos con este cumplimiento”, manifestó.

Estado también debe de luchar contra la pandemia

Entre las principales recomendaciones realizadas por este epidemiólogo es que el Estado pueda crear campañas de concientización en la ciudadanía, para que obtengan más información en cuanto a las nuevas variantes de la pandemia, jornadas de vacunación y puntos donde la gente se puede inmunizar.

Según Arguello, los médicos independientes son los que han hecho el trabajo que le compete al mismo Estado, ante la falta de voluntad política de parte de la dictadura de Ortega.

“Nicaragua fue el primer país de hacer una campaña de prevención del VIH sin tener un solo caso, ahora no se hace nada con esta pandemia, no podemos seguir así, hay una gran cantidad de gente que está enferma, esta epidemia se va a extendiendo en el tiempo, yo no sé que nos creemos los nicas, si nosotros somos igual a los demás mortales, las escuelas son un centro de contagios si no se cumplen con protocolos, las escuelas privadas cierran cuando detectan un caso positivo, pero el colegio público, no hacen nada, es hora de que esos protocolos en el sector publico se ejecuten con fuerza y que los padres capaciten a nuestros niños en que actúen contra el Coronavirus”,dijo.

“La capacidad del sistema de salud es baja, no hay información para el paciente, se les solicita el consentimiento informado pero no se puede eximir al gobierno ni al Ministerio de Salud de su responsabilidad. Nicaragua tiene una experiencia enorme en el tema de vacunación, pero con el Covid-19 no han actuado; la gente no sabe ni donde van a poner la vacuna, no hay campañas ayudando al ciudadano desde el Estado”, añadió.

El epidemiólogo también resaltó que la ciudadanía debe de aplicarse las dos dosis de la vacuna para combatir la pandemia, aunque también deben acompañarlas con el uso de mascarillas y distanciamiento de al menos dos metros para no propagar el virus.

Urge vacunar a personal de salud

Además, el integrante del Comité Científico Multidisciplinario, que han encabezado la batuta de críticos por el mal manejo de la pandemia del Covid-19 de parte del régimen de Ortega en el país; dijo que el Minsa no ha inmunizado al personal medico de primera línea contra la pandemia, razón la que también los mismos enfermeros y doctores se han convertido en una fuente de propagación.

De igual manera dijo que los maestros de las escuelas públicas y privadas deben ser vacunados por la gravedad a la que están expuestos ante la aglomeración de personas en los colegios.

“El personal de salud y educación no han sido vacunados, estas personas se exponen a la aglomeración, trabajan en ambientes en el cual se debe de tener la protección, los trabajadores de salud se vuelven fuentes de contagios, 85 médicos han fallecido en Nicaragua a causa de la pandemia, la cantidad de mujeres que fallecieron el año pasado era el 5 % mientras que ahora son el 28 %”, expresó Argüello.

“Con las dos dosis de vacuna se inmuniza un alto porcentaje, pero deben de ir acompañadas de prevención humana, si tomaremos las medidas de prevención el virus se acaba, si se mantiene la distancia social, el virus no pasa de una persona a otra, en Estados Unidos la tercera dosis está aprobada para personas con defensas bajas, no es suficiente para controlar la Delta, se previene con las medidas de prevención”, dijo.

Finalmente, Argüello quien se tuvo que exiliar en otro país para salvaguardar su seguridad personal y la de su familia, dijo que aunque el régimen de Ortega ha querido callar su voz y la de sus colegas que han informado sobre el avance de la pandemia en el país, no van a guardar silencio, ante las amenazas de aplicación de la Ley de Ciberdelitos, o Ley Bozal, solo porque supuestamente dan información falsa relacionada con la pandemia; aunque reconoció que algunos por proteger su integridad física, dejarán de emitir opiniones públicamente.

Comparta este artículo

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email