” A como está la economía del INSS, está la del país”

Para el Sociólogo Cirilo Otero, la grave crisis en el Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS), no es de la importancia de los políticos en el país, ni siquiera del régimen de Daniel Ortega, que ha utilizado al sistema de jubilaciones y pensiones, a su gusto y antojo para beneficiar a su familia y empresarios aliados a su dictadura.

Luego de la publicación del estado financiero del INSS de 2020, en el que se prevé un déficit presupuestario de más de 8,050 millones de córdobas en 2021, el sociólogo Cirilo Otero, resaltó que las estadísticas de la Seguridad Social, reflejan el estado de salud de la economía en Nicaragua, donde siete de cada 10 nicaragüenses no tienen empleo, empeorando así los indices de pobreza general y pobreza extrema.

Según Otero, el régimen de Ortega por medio de pequeñas transferencias ha puesto parches en la deteriorada economía del INSS, para hacer proselitismo político en un año electoral.

“El INSS no es la política social del país, lo que tenemos son parches que se le ajustan en realidades en base al populismo y para la clientela electoral, no hay capacidad mental ni política, ni de recursos económicos para el seguro social”, resaltó el sociólogo.

En diciembre de 2020, el parlamento controlado por el sandinismo aprobó una reforma al Presupuesto General de la República de ese año con el fin de destinar más de 2 mil millones de córdobas provenientes de los 186.8 millones de dólares financiados  por el Fondo Monetario Internacional (FMI) para atender la emergencia del COVID-19 , con el fin de subsanar la enclenque economía del Seguro Social.

Las mermas en números

El mismo informe del estado económico del INSS destaca que esta entidad pasó de tener 727,025 asegurados en 2019 a 714,540 a noviembre de 2020, pero en 2021 se registran 528,540 cotizantes, debido al a baja de 186,000 trabajadores que perdieron sus empleos.https://cafeconvoz.com/2021/03/12/la-corte-suprema-de-justicia-hace-fraude-contra-el-inss/

Para el sociólogo Otero, Daniel Ortega ha utilizado a su gusto y antojo los fondos del seguro social y ha hecho públicas las estadísticas, presionado por el financiamiento otorgado por entidades financieras multilaterales que le exigen transparentar el uso de los fondos y las cifras de económicas del país.

“Si estás más de 3,000 empresas han cerrado, debería ser una alerta en el ámbito privado, yo como empresario responsable, yo habría alzado mi voz… las estadísticas nos muestran que en la pequeña empresa general, cinco puestos de trabajo, la mediana entre 30 y 35 puestos de trabajo, las grandes empresas cada día generan pocos trabajos, pocos recursos humanos”, resaltó el también economista.

El anuario estadístico del INSS reporta también la perdida de 121 grandes empresas en Nicaragua entre 2018 y 2019. Para algunos diputados sandinistas, la grave crisis del INSS se debe a los efectos provocados por la crisis sociopolítica generada desde abril de 2018 y por la pandemia del Covid-19, debido a la caída del empleo nacional.

La crisis la provocó Ortega al imponer una reforma al Seguro Social, que afectaba directamente a los asegurados, lo cual generó protestas y el dictador respondió con brutal y mortal represión.

Otero manifestó que los más afectados por el cierre de esas empresas son los pobres que cada día pierde más dinero, mientras que los millonarios en el país aumentan y mantienen sus capitales.

Este sociólogo dijo que si Ortega se empeña en querer perpetuarse en el poder a cualquier costo, el país no levantará su económica y la crisis en el INSS se agravará.

“Aunque el Señor Ortega se robe los resultados electorales y se quede, no aguanta el pueblo de Nicaragua, no aguanta otros cinco años, necesitamos que la gente comprenda que esta situación tenemos que cambiarla”, resaltó.

INSS está en quiebra económica y no lo reconocen

Asimismo, se refirió a la gran merma de asegurados del INSS, que según algunos analistas, deberían de haber cinco cotizantes por cada pensionado, pero en Nicaragua  en la actualidad hay menos dos asegurados por cada jubilado, lo que para Otero, significa que el seguro social está en quiebra.

“Significa una quiebra total, una incapacidad total para atender sus compromisos”, dijo Otero, tras recordar el FMI venía diciéndoles que hay que componer la situación del INSS desde hace 10 años.

“Ha venido agravándose y el INSS no es para robárselo ni para dar prestamos para pagarse a 50 0 60 años, el dinero no está ahí para que se lo roben, ni para que se pierda, está ahí para reproducirse y devolverlo en servicio… las atenciones son burdas, hay una lista básica de medicamentos que es una mitad de los que hay en un hospital genera… vieron una maleta de reales y dejaron ‘hay que robárselo’, y lo que cuesta es que a uno le den una atención de calidad”, denunció.

También habló de la contratación de simpatizantes del FSLN que se les paga con dinero del Seguro Social, y adujo que en los próximos meses va a aumentar el descontento porque se darán despidos.

“Hoy no saben qué hacer con un montón de gente, además de que hay ese proceso de corruptela, la gente no aprendió a ahorrar, cuando se queden sin trabajo (los del INSS), ahí van a estar los lamentos”, expresó.

Comparta este artículo

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email