La Corte Suprema de Justicia hace fraude contra el INSS

Manuel Israel Ruiz, experto en temas del Seguro Social, dio detalles de cómo con doble salario, se merma el aporte de esa entidad. Afirmó que es necesario reformar la Ley de Seguridad Social, modificada en 2019, para disminuir el poder adquisitivo de los pensionados y aumentar la tasa de importe del empleado y empleador, en un afán de solventar un déficit que solo superaría con reformas estructurales reales.

El experto en temas de seguridad social, Manuel Israel Ruiz, dijo que la Corte Suprema de Justicia, evade desde hace años el pago completo que como empleador debe reportar al Instituto Nicaragüense de Seguridad Social, por medio de un sistema de pago diferenciado, afectando las escuálidas finanzas de esa entidad propiedad de los asegurados.

“Un magistrado que gana 30 mil córdobas, reporta en la planilla como salario 20 mil o 15 mil y el resto se lo dan como un bono”, dijo Ruiz en Café con Voz.

Añadió que el tema lo abordó hace diez años con al menos ocho magistrados de la CSJ, que lo invitó a un evento y que le hizo ver que esa práctica no era correcta, porque la igualdad de la ley de todos los ciudadanos y entidades, debía ser la que prevaleciera y sobre todo, viniendo del Poder Judicial, pero que su recomendación pasó de noche, porque la práctica se continúa realizando.

“Siguen pagando un salario en planilla y un bono, lo cual es ilegal, el INSS lo sabe y debería de reclamarlo, porque son afectadas sus finanzas y los derechos de los trabajadores también”, indicó el especialista.

Ruiz dijo que a una empresa cualquiera que realice esa fraudulenta práctica, le aplicarían el Cógido Penal, por evasión relativa y tendría severas multas e incluso podría enfrentar cárcel.

“El Estado y el sector privado tienen las mismas prerrogativas y obligaciones frente al Seguro Social, no hay privilegios para nadie”, dijo Ruiz quien consideró el “gravísimo error” que se está cometiendo.

Crisis financiera se incrementa

Ruiz dijo son éste tipo de situaciones, entre varias, las que han sumido al Instituto, INSS, en la profunda crisis financiera en la que se encuentra y que debería ser un tema que se resuelva ahora por las autoridades del régimen de Daniel Ortega y no postergarlo para el 2022.

De acuerdo con Ruiz, entre 2017 y 2018 se han cerrado más de 15,000 empresas, contradiciendo al Anuario Estadístico 2019 emitido por el INSS, lo que provocó la pérdida de unas 190,000 plazas de trabajo, bajando así el número de cotizantes a la seguridad social.

 “En el año 2018 se cerraron 8,000 empresas y se fueron más de 190,000 asegurados, en el 2019 cerraron 7,088 empresas, no se de donde sacaron las 3,400, se desafilaron del sistema 190,000 asegurados, el INSS perdió más de 1,700 millones de córdobas en cotizaciones”, reveló. https://cafeconvoz.com/2021/03/11/cosep-pide-a-la-dictadura-reformas-electorales-y-liberar-a-presos-politicos/

Además, el experto que asegura tener fuentes confiables dentro de la institución encargada de las pensiones y jubilaciones, señaló que, “en el año 2019 se otorgaron 26,000 nuevas pensiones, pero hubo una reducción drástica en asegurados en 90,000 afiliados, de manera que la situación del seguro social sigue siendo muy crítica”.

Urgen medidas para frenar debacle del INSS

Ruiz hizo un llamado al régimen de Daniel Ortega, a tomar medidas más allá de la inyección de recursos que mediante vía presupuesto general de la república ha hecho para el INSS.

“Se hace necesario pensar qué se puede hacer, no en el 2022, sino ya, de manera inmediata”, recomendó el experto.

Asimismo señaló que a pesar de las reformas que ha hecho el sandinismo en los últimos años para “salvar la economía del INSS”, no se ha podido controlar la curva descendente de las finanzas del Seguro Social, que cada año pierde más cotizantes y aumenta los pensionados.

“Desde abril de 1990 a febrero de 2019 se han aprobado 18 reformas, siempre reformando el mismo articulo, todas han fracasado porque se han aprobado de manera vertical sin ninguna consulta, las del 2019 no serán la excepción”, dijo Ruiz.

“Mientras el INSS no tenga la autonomía financiera, no habrá ninguna reforma que pueda resolver el problema estructural, no se ha abordado en el Seguro Social la parte jurídica, solo han abordado una parte para recoger más dinero, pero eso no resuelve la problemática del seguro social”, enfatizó.

Además, señaló que esas reformas a la Ley de Seguridad Social, han hecho que aumente a 80 % del trabajo informal que no aportan al INSS, dejando solo un 20 % que si cotizan, por lo que advirtió que si no se toman medidas, el déficit de cotizantes y finanzas aumentará.

“Los seguros sociales en el mundo tienen tres cosas importantes: empresas, trabajadores e inversión, si hay generación de empleo, hay mas plazas de trabajo y el seguro social va ampliando su cobertura, nosotros estamos a 63 años de la fundación de la institucionalidad, al 20 %, mientras nuestra vecina supera el 85 % de cobertura, no hay generación de empleo…de manera de que cada día que sale un trabajador formal y se va al informal, menos ingresos y mayores egresos, el Seguro Social no crece ni el uno por ciento, este déficit va a ir aumentado”, dijo.

Número de cotizantes por cada pensionado

El experto aseveró que para subsanar las finanzas del INSS, se necesita promover y generar el empleo formal para que estos coticen y aumente la cantidad de dinero para asegurar a miles de ancianos, inválidos y viudas o huérfanos.

“Hay cuatro cotizantes por cada pensionado, pero si lo hacemos con el total de pensiones, nos da menos de tres cotizantres por cada pensionado, lo ideal es tener más de cinco pero con salarios buenos, pero necesitamos ocho o nueve asegurados por cada pensionado, si su salario sería de 11,000 córdobas al mes”, afirmó.

En cuanto al seguro facultativo, el anuario estadístico 2019 asevera que ese año cerró con 52,144 asegurados activos, perdiendo 102,990 cotizantes, tomando en cuenta las cifras que en 2017 se reportaban que eran unos 155,134 los que pagaban seguridad social por su propia cuenta.

Ruiz manifestó que producto a esas reformas realizadas en 2019 por el sandinismo que le exigen pagar al contribuyente el 14 % de su salario,  “muchas personas que tenían cáncer, que estaban completando sus 750 semanas no lo pudieron seguir pagando porque su taza pasó del 10 al 14 %, eso puso en gran riesgo la vida de estas personas que estaban en el seguro facultativo para protegerse de las enfermedades que tienen”.

Pero sorpresivamente, mientras los datos de cotizaciones de parte de la empresa privada disminuían y el facultativo se desplomaba, el Estado contrataba a más personal entre 2018 y 2019 , pasando de 153,107 cotizantes a 154,910. 

El catedrático en temas de seguridad social manifestó que es ilógico que en todo el país hayan disminuciones de cotizantes al INSS, mientras que desde el Gobierno aumentaban los empleados.

“No sé realmente qué área del Estado aumentó a sus trabajadores, si fuera para salud o educación, sería positivo, pero no lo entiendo, no vemos si la salud o educación hayan mejorado”, manifestó Ruíz.

Al finalizar, Ruíz estimó que el Estado debe seguir haciendo más transferencias a la Seguridad Social de Nicaragua para evitar que se colapsen los pagos a los ancianos, inválidos y viudos o viudas.

“El déficit debe ser una alarma para hacer una reforma integral, es más profunda la reformas del 2019 porque la de 2018 me iban a quitar el 3 % de la pensión, pero en 2019 se incrementó la tasa del 10 al 14 % en el facultativo; debe de corregirse la reforma del seguro social del 2019, debe ser derogada para salvar al INSS”, finalizó.

Comparta este artículo

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email