Policía sandinista asedia radio La Costeñísima en Bluefields

La Costeñisima

La Policía orteguista amaneció activada en Bluefields y desde en la mañana se reportó el asedio afuera de las instalaciones de la radio La Costeñisima cuyo director Sergio León murió el pasado 14 de junio.

Ni después de muerto dejan que el periodista descanse en paz.

Desde sus redes sociales denunciaron que era “indignante ver este actuar después de muerto, la policía orteguista asedia los restos del periodista y defensor de los derechos humanos Sergio León, en el cementerio de Bluefields“.

La Costeñisima
Policías de la dictadura Ortega-Murillo, asedian radio La Costeñísima.

Esbirros activados por celebración del medio

“Todo se debe a una invitación dirigida a la población a celebrar el tercer aniversario de la Costeñisima TV y el equipo colaborativo organizó una visita al cementerio para celebrar el sueño hecho realidad de Bam Bam (así era conocido León) de crear un canal de televisión y ser el primer medio multimedia en la Costa Caribe Sur”.

Café con Voz: La muerte de Sergio León, director de La Costeñísima, llena de luto al gremio periodístico

Denunciaron que la policía, sancionada por violación de derechos humanos, impedía el paso para que nadie asistiera a la actividad y la idea era tirar globos azul y blanco en el lugar. “Si usted quiere sumarse a la celebración puede hacerlo desde su hogar, lance su globo azul y blanco en memoria  del director de la Costeñisima TV, radio y web”.

También desde la mañana de este sábado, el personal de la radio denunció asedio policial en las instalaciones y se observaba a un grupo de antimotines en la entrada de la emisora, por lo que el personal no podía salir ni entrar.

La Costeñísima.
Policías de la dictadura Ortega-Murillo, asedian radio La Costeñísima.

Policía sancionada teme a los globos

Finalmente un grupo de trabajadores pudo lanzar globos después del mediodía, aunque momentos antes el mismo jefe de la policía de la zona, comisionado mayor Luis Valle Corea revisó la documentación del conductor que manejaba el vehículo donde se llevaban las chimbombas, argumentándoles que debían guardarlas.

En vida, el periodista Sergio León, denunció sin cansancio incluso ante organismos internacionales las constantes amenazas e intimidaciones que sufrió por parte de la policía orteguista, solo por alzar la voz en contra de anomalías y corrupción.

De hecho, días antes de morir fue citado al juzgado acusado por injurias y calumnias por haber informado sobre incidencias relacionadas con el Covid-19.

Dictadura aprovecha Covid19 para perseguir a periodistas independientes

Comparta este artículo

Facebook
Twitter
WhatsApp
Telegram
Email