Debate: ¿Es clave negociar con el dictador de Nicaragua para salir de la crisis?

Por Luis Galeano

El politólogo nicaragüense José Antonio Peraza asegura que para encontrar una salida democrática, que frene los abusos del Gobierno de Daniel Ortega, y que conduzca a elecciones transparentes y observadas, es necesario un acuerdo político con el dictador.

Sus declaraciones, en Café con Voz de este 23 de junio, hicieron despertar las críticas de los seguidores de este programa quienes se mostraron en contra de una negociación con Ortega.

Peraza recordó que cualquiera de las candidaturas o personalidades jurídicas están en manos de Ortega, por eso es fundamental iniciar la negociación con la dictadura para tener un proceso libre, argumentando que no se puede llevar un proceso de reforma electoral si no se hace un acuerdo político para transitar de la dictadura a la democracia, aunque este camino no es sencillo.

Negociación política clave

Destacó la importancia de lograr representantes que tengan claro cuál es el mandato de la población y recordó que el grupo Pro Reforma Electoral ha hecho propuestas de cuáles deben ser los elementos a desarrollar para poder iniciar ese proceso, una negociación política donde los actores tendrán que ponerse de acuerdo, “negociación posiblemente a puerta cerrada, con un representante internacional, es difícil pero si queremos una salida ordenada tenemos que aceptar que vamos a comenzar a través de ese proceso”.

“Lo que planteo no es que me guste, pero Ortega no se va a ir por mi voluntarismo, si Ortega no quiere negociar hay que buscar otros medios de lucha, pero van a provocar una crisis mucho más grande de la que ya tenemos no muy buena en el sentido de los resultados“, dijo.

“El acuerdo político es sentarnos a definir cómo vamos a ir a un proceso electoral, él sabe que si estamos unidos no tiene posibilidad de ganar, van a ser los que asuman los cargos políticos los que deben negociar y por eso es importante la unidad, no es un problema electoral para enfrentar a Ortega es para ganarle de manera contundente, es tener votos suficientes para que desmontemos la dictadura”, dijo.

La salida es democrática

Ante la intervención del director de Café con Voz, Luis Galeano, de que esas diferencias podrían llevar a que en esa negociación sea un grupo el que reconozca que hay que hacerla y el otro no, el politólogo refirió que “seguro muchos quieren un arreglo y cada quien a sus negocios, otros pensarán en su cuota, pero si hay gente corrupta hay que depurar a esos grupos, es responsabilidad de las personas que están ahí“.

“No vamos a pedirle a Ortega que nos dé el mejor vehículo y nos ayude a que le ganemos, él tiene la misión de crear los mayores problemas, infiltrar para que aun perdiendo gane, tenemos que estar alertas y yo he optado en decir la verdad, no habrá Gobierno de transición, habrá elecciones y hay que prepararnos para esas elecciones. Tenemos que estar listos para decir sí o no, no significa sentarse en los laureles y esperar que se resuelva, los empresarios tienen que hacer política en el buen sentido, tienen que hacer concesiones, son minoritarios pero es un grupo muy importante”.

“Hay que demandar a los partidos políticos, señalarle sus mezquindades, su falta de sinceridad con el pueblo de Nicaragua, yo pido que los nuevos liderazgos escuchen a la gente y que hablen con la verdad. Habrá un acuerdo político para tener las condiciones que Ortega no quiere dar, hay un convencimiento claro que hay que salir de la dictadura, hay que intentar la vía democrática, constitucional, si no es la salida electoral entonces, ¿cuál es? Nicaragua necesita un liderazgo que le diga qué va a hacer y hace falta de eso. Creo que si queremos salir pacíficamente hay que sentarse a negociar cómo vamos a resolver el problema de política, eso no significa perdón ni nada de eso, es ponernos de acuerdo para que no nos volvamos a matar”, dijo.

Protestante-Abril

La mazorca se sigue desmoronando

La Alianza Cívica ha perdido en estas dos últimas semanas a tres miembros, Edwin Carcache, Medardo Mairena y José Pallais. La mazorca se sigue desgranando y el panorama no es alentador.

Peraza cree que la construcción de todo este andamiaje la hemos criticado con benevolencia en el sentido de tratar de encauzar un proceso que se iba dando pero no se pudo.

“Se han ido cometiendo muchos errores que se materializaron en lo que vimos la semana pasada y esta semana, con la renuncia de tres miembros de la Alianza Cívica”, dijo.

Recordó que cuando surgen las dos organizaciones (Alianza Cívica y la Unidad Nacional Azul y Blanco,) producto del levantamiento, de la rebelión de abril, cada una tenía su personalidad, debilidad y fortaleza, y que siempre recomendó que debían haberse constituido en un grupo base muy fuerte para después hablar con los partidos políticos.

Vocación de patriotismo

“Tanto la Coalición como la Alianza y la Unidad no tienen un vehículo en este momento donde transitar y por lo tanto en el proceso de negociación se tienen que buscar las casillas disponibles, todas tienen montón de problemas, probablemente la que más los tiene es el PLC, CxL se manifiesta excluyente, no integradores, de no estar ahí y han tomado distancia, parece que no tienen mayores intenciones de entrar; las dos nacidas de abril pero de alguna manera burocratización en el proceso pero faltó algo: no se puede cambiar nada sin la política, esa vocación por el poder para transformar la realidad y poder desmontar la dictadura ninguno la manifestó de manera orgánica. Es claro que no podemos enfrentar a la dictadura separados”, comentó.

Considera que el impase sí se puede superar “siempre y cuando haya una vocación de patriotismo y de lealtad con el espíritu de abril, que es recuperar las libertades, la decencia para la política y buscar otras formas de organizarnos, la gente desprecia la política no porque sea mala sino por la expresión concreta que ha tenido en nuestro país“.

“Los partidos políticos son necesarios, pero tanto la Alianza como la Unidad no construyeron un bloque homogéneo para después sentarse con los partidos políticos, ellos entraron de una vez, los intereses dentro de la Alianza eran más diversos de los que se percibían fuera de ese círculo”.

Comparta este artículo

Facebook
Twitter
WhatsApp
Telegram
Email