Báez: «En la persecución Jesús no quiere una Iglesia callada»

El Obispo Auxiliar de la Arquidiócesis de Managua, Monseñor Silvio Báez, aseguró que en momentos de persecución “Jesús no quiere una iglesia callada”, sino una iglesia inspirada por la sabiduría con palabras serenas, claras y valientes.

La homilía de Báez se da en el contexto del profundo silencio de la iglesia católica con relación al secuestro de Monseñor Rolando Álvarez, Obispo de Matagalpa y el exilio de más sacerdotes.

“En el momento de la persecución Jesús no quiere una Iglesia callada, sino una Iglesia llena de sabiduría, que sepa decir la palabra de la verdad con mansedumbre pero con claridad y valentía. El gran reto de la Iglesia en el momento de la persecución es dejarse inspirar por Jesús, quien nos asegura que nos dará palabras llenas de sabiduría y de sensatez, pero tan claras y contundentes que los adversarios no podrán contra ellas”, dijo Báez. 

El jerarca católico señaló que los cristianos no solo han sido perseguidos en la época de la Iglesia primitiva, sino que en la actualidad se les acusa y encarcelan por anunciar la verdad.

“Jesús quiere que seamos conscientes del riesgo de la persecución para que cuando ocurra no nos dejemos condicionar ni por intereses mundanos ni por el miedo. Cuando la Iglesia es perseguida tampoco hay que desalentarse, ni dejarse llevar por la resignación”, añadió.

Báez refirió que el miedo por el silencio hace mal, porque “nos encierra en nosotros mismos” y distorsiona la realidad.

“La persona perseverante no se desespera ante las dificultades, ni se deja llevar por la tristeza o el desánimo. Tampoco cae en la apatía y la indiferencia, sino que vive su fe con responsabilidad y constancia, sin perder la paz y la lucidez”, señaló.

Leer además: Dictadura necesita garantizar su estabilidad robándose las alcaldías

Por otro lado, instó a los demás jerarcas católicos y a los creyentes a “aprender a vivir la fe y a ser profetas de Jesús en medio de la inseguridad, el conflicto y las falsas acusaciones”.

“Jesús lo que quiere es que no seamos ingenuos, que vivamos con lucidez y responsabilidad cada día de nuestra vida, sin alarmismos pero vigilantes, confiando en Dios, esperando en sus promesas y actuando con sabiduría en cada momento”, dijo.

El mundo sufrirá más por su propia debilidad

Báez refirió que Jesús nos recuerda que como parte de la fragilidad del mundo también se producirán fenómenos naturales, como los “grandes terremotos”, y que la humanidad se puede ver expuesta al “hambre” y a épocas de “peste” (Lc 21,11). 

Le puede interesar: EE.UU extiende TPS a Nicaragua por dos años

“Todo esto ocurre porque el mundo es frágil y los seres humanos débiles y muchas veces irresponsables. Pero no es el fin del mundo. Jesús quiere que no desesperemos, que sepamos ver con claridad y adoptemos la actitud correcta en cada momento de la historia”, afirmó.

Además, consideró que los creyentes no se deben dejar llevar por falsos profetas. 

“No todo lo que se presenta como novedad es verdadero, no todo lo que se presenta como placentero conduce a la vida. No debemos dejarnos arrastrar por personas, instituciones, modas o ideologías que nos aparten de Jesús y del camino del Evangelio. Nosotros solo tenemos un Maestro a quien seguir y solo su palabra debe guiar e iluminar nuestra vida”, expresó.

Comparta este artículo

Facebook
Twitter
WhatsApp
Telegram
Email