Las implicaciones de la victoria de Lula para Brasil, Estados Unidos y la región

Por Evan Ellis. Luiz Inácio Lula da Silva ha ganado las elecciones presidenciales de Brasil. Su rival, el actual presidente, Jair Bolsonaro, aunque no ha dicho la palabra “conceder”, ha expresado su lealtad a la Constitución, se ha comprometido a que la transición siga adelante, delegando en su jefe de gabinete Ciro Nogueira, para que la dirija y ha dicho a sus partidarios que no sean violentos en sus protestas. Los bloqueos de carreteras por parte de los camioneros, y las protestas de otros simpatizantes de Bolsonaro en los 26 estados de Brasil, habían comenzado a disiparse al día siguiente de las elecciones.

La expresión repetida de los temores por parte de la izquierda brasileña (y estadounidense) de que Bolsonaro participaría en una maniobra violenta y autoritaria para subvertir la democracia de Brasil resultó infundada. A pesar de las especulaciones de algunos analistas, y a pesar de los llamamientos de algunos partidarios radicales de Bolsonaro para que se produzca una intervención militar, las fuerzas armadas respetaron el proceso electoral y se mantuvieron al margen, sin un atisbo de implicación. De hecho, el actual vicepresidente de Bolsonaro, Hamilton Mourao, un respetado ex militar de alto rango, declaró públicamente que no creía que hubiera fraude electoral. ¿Qué implica para Venezuela y otros países bajo dictaduras el triunfo de Lula en Brasil?

El cielo no se está cayendo en Brasil, ni por el manejo de los resultados electorales por parte de Jair Bolsonaro, ni por la perspectiva del regreso de Lula a la Presidencia. Si Lula se mantiene fiel a su retórica de campaña inclusiva y relativamente centrista y a la selección del ex gobernador del estado de São Paulo, Gerardo Alckmin, como vicepresidente, es probable que siga una política económica y doméstica relativamente responsable desde el punto de vista fiscal, aunque dirigida por el Estado. Es posible que vuelva a intentar deshacer las iniciativas de privatización de Bolsonaro en el sector del petróleo, que dé más importancia a la protección del medio ambiente y a las energías renovables, y que aumente el gasto público, los impuestos y las regulaciones de forma que pueda ahogar el crecimiento económico.

Aunque Lula heredará un déficit menor de lo esperado, la relación deuda/PIB del país de 72% significa que Lula tendrá menos latitud fiscal para programas sociales gubernamentales expansivos y nuevas burocracias que durante su presidencia 2003-2010. No obstante, Lula ha prometido crear 10 nuevos ministerios. También se enfrentará a un gran bloque de oposición representado por el Partido Liberal de Bolsonaro, que ganó 22 escaños para ocupar un total de 99 en la Cámara de Diputados de Brasil de 513 asientos, con partidos conservadores afiliados y otros partidos de derecha que suman aproximadamente la mitad del cuerpo.

No obstante, aunque los bloqueos de carreteras y las protestas en todo el país por la pérdida de Bolsonaro demuestran la capacidad de este último para motivar a sus partidarios, el papel postelectoral de Bolsonaro como centro del conservadurismo brasileño no está claro. Además, la naturaleza pragmática y transaccional de los numerosos partidos centristas de Brasil (el Centrão) probablemente dará a Lula un espacio legislativo en el que trabajar.

Supporters of Brazil’s President Jair Bolsonaro take part in protest in front of the barrier set up by military police after threatening the demonstrators to invade the Supreme Court headquarters, in Brasilia, Brazil, Wednesday, Sept. 8, 2021. (AP Photo/Eraldo Peres)

La política interior brasileña bajo Lula: ¿Un camino moderado pero difícil?

A pesar de la crisis económica mundial, Brasil, que hereda un crecimiento económico más fuerte de lo esperado, puede volver a una economía estatista más cargada fiscal y burocráticamente, pero todavía viable, y a un conflicto social continuo bajo Lula, que representa el legado de la polarización política que se profundizó durante los años de Lula.

No obstante, los resultados económicos del país son lo suficientemente sólidos y se ven reforzados por una serie de sectores que van desde la alta tecnología hasta la agricultura, el petróleo y la minería, por lo que no es probable que se derrumbe.

El sistema federal del país también cuenta con un conjunto suficiente de bases políticas económicamente independientes, y Lula está lo suficientemente orientado a la democracia, por muy traumatizado que esté por los 19 meses que pasó en la cárcel, como para que intente y pueda secuestrar seriamente la democracia brasileña.

El mayor impacto en la renta variable estadounidense y en América Latina del regreso de Lula se producirá probablemente a través de su política exterior. La Administración Biden se ha posicionado favorablemente con Lula como candidato, con el presidente estadounidense felicitándolo por su victoria en unas elecciones “libres y justas” incluso antes de que el equipo de Bolsonaro tuviera la oportunidad de hacer pública cualquier preocupación específica sobre el proceso de votación. Al avanzar, el Gobierno de Biden y Lula encontrarán una coincidencia natural en la política y el discurso, desde la protección del medio ambiente y las energías renovables hasta el control de las armas, pasando por la promoción y la ampliación de las protecciones para los grupos “históricamente desfavorecidos” en ambos países.

Sin embargo, aunque estas coincidencias en el discurso de las dos administraciones darán lugar a interacciones positivas, la búsqueda por parte de Lula de sus objetivos de política exterior en América Latina y en el mundo probablemente socavará de forma significativa la posición de Estados Unidos en una serie de cuestiones. Entre ellos, la promoción de la democracia real, el Estado de derecho y la buena gobernanza, hasta la resistencia a la profundización de los vínculos económicos y de otro tipo entre la región y la República Popular China, así como la lucha contra actores malignos como Rusia e Irán.

Como ocurrió durante el primer gobierno de Lula, el presidente electo probablemente reservará su orientación más izquierdista para la política exterior, compitiendo por el liderazgo de la nueva izquierda latinoamericana ampliada entre una sala de competidores ahora abarrotada aunque diversa, desde el autoritarismo populista de Nicolás Maduro en Venezuela al izquierdismo ideológico con florituras retóricas de Gustavo Petro en Colombia, al populismo amistoso más centroamericano y caribeño de Andrés Manuel López Obrador (AMLO) en México, a las posturas principistas de Gabriel Boric en Chile, entre otros.

Es probable que Lula también facilite la profundización de la relación económica y política de Brasil con la República Popular China, RPC, que reconoce a Brasil como “socio estratégico integral” desde 1993, aunque no necesariamente se sume a su iniciativa del “cinturón y la ruta”, que ha perdido algo de brillo en los últimos años.

Por un lado, a pesar del escepticismo expresado por Jair Bolsonaro hacia la RPC, el gobierno chino y sus empresas ya están profundamente comprometidos con Brasil, con una inversión de 66.100 millones de dólares en Brasil para 2020 que representa 47% de toda la inversión de las empresas con sede en la RPC en América Latina.

Las empresas chinas están comprometidas en Brasil no sólo a nivel nacional, sino también a nivel estatal y local. Además, Lula, al igual que Bolsonaro, llevará al poder a su propio grupo de escépticos de la RPC, generalmente vinculados a intereses especiales dentro de la izquierda brasileña, como los trabajadores organizados. Sin embargo, al igual que durante su primer período en el cargo, Lula probablemente estará más dispuesto que Bolsonaro a fomentar y participar en grandes acuerdos de Estado a Estado en sectores que van desde el petróleo a la minería a la agricultura, a la logística y la infraestructura de transporte a la electricidad, las telecomunicaciones, la computación en nube y el espacio, en todos los cuales las empresas de la RPC tienen una presencia significativa establecida.

Rusia y América Latina

Con respecto a Rusia, es posible que Lula continúe con la política de su predecesor al resistirse a la condena de Vladimir Putin. Aunque es posible que se sume a algunas declaraciones de preocupación sobre Rusia lideradas por Estados Unidos y la Unión Europea (UE) que su predecesor no hizo, es probable que la política exterior del sur de Lula, y el interés de Brasil en el mercado ruso para su agricultura y el suministro de fertilizantes, le lleven a mantener un equilibrio ambiguo entre Estados Unidos y la UE, y Rusia.

En cuanto a las cuestiones regionales de América Latina, es posible que Lula intente implicar a Brasil en cuestiones de seguridad regional, como la iniciativa de “paz total” en Colombia, de un modo que puede no coincidir plenamente con los intereses de Estados Unidos en ese país. Lula también puede dar nueva vida a iniciativas no gubernamentales transnacionales como el foro de São Paulo, que él mismo inició.

En materia de seguridad, Lula también puede considerar útil “diversificar” las relaciones militares de Brasil. Esto podría incluir la limitación de la fuerte cooperación de seguridad entre Estados Unidos y Brasil de forma gradual y sutil, pero importante. Como complemento, pondría las interacciones de seguridad brasileñas y las transacciones de armas con socios que preocupan a EE.UU, como Rusia y la RPC, como hizo durante su anterior período de gobierno.

Lula también podría tratar de alejarse del aislamiento de facto del país en el escenario global y tratar de planificar un papel más importante en la política global, como hizo durante su último período en el cargo, tanto a través de foros multilaterales como los BRICS, o a través de iniciativas como cuando Lula trató de negociar un acuerdo nuclear con Irán, en asociación con Turquía.

Recomendaciones y conclusiones

La ironía y el peligro de la relación positiva entre Lula y la Administración Biden, es que EE.UU se encuentra ahora transformado de su papel histórico posterior a la Segunda Guerra Mundial como potencia que aprovecha su ejemplo y el peso económico e institucional y otras fuentes de fuerza nacional para perseguir su agenda e intereses, a un interlocutor amistoso, que busca interacciones positivas acomodándose al terreno común que puede encontrar con su socio, a riesgo de no perseguir adecuadamente sus intereses estratégicos.

Aunque para Brasil, mantener una buena relación con Washington no es, posiblemente, una consideración tan importante en la política interna como lo es en otras partes del hemisferio, Estados Unidos debería asegurarse de utilizar su limitada influencia política y comercial y su buena voluntad con el gobierno de Lula para animarle a trabajar de forma constructiva en la promoción de la democracia real, los derechos humanos y el Estado de derecho, así como en las cuestiones de delincuencia y seguridad que afectan a la región.

El enfoque de Estados Unidos debería incluir no sólo un discurso cómodo sobre la inclusión y la desigualdad, sino una ayuda real para limitar los avances de los violadores más atroces de la región de sus constituciones, compromisos contractuales y otros compromisos legales, y de los derechos humanos y la expresión democrática de sus pueblos, incluyendo Venezuela, Nicaragua y Cuba.

Al tiempo que respeta la soberanía y la amistad de Brasil, Estados Unidos debería dejar claro que los intentos de Brasil de reforzar o reactivar agrupaciones multilaterales como la CELAC y UNASUR, concebidas para excluir a Estados Unidos de su legítimo papel en los asuntos hemisféricos, o de profundizar en la cooperación en materia de seguridad y otras amenazas estratégicas con rivales extrahemisféricos de Estados Unidos, como Rusia, Irán y China, pondrán en peligro una relación positiva con Washington. Esta expresión sincera y respetuosa de los intereses estadounidenses debe ser algo más que temas de conversación secundarios para los diplomáticos estadounidenses, sino que debe enfatizarse de forma creíble como intereses centrales de Estados Unidos en su relación con Brasil.

Las elecciones de Brasil han demostrado la fortaleza de su democracia en circunstancias difíciles y polarizadas. Es un importante socio de Estados Unidos en la región. Las coincidencias políticas del gobierno de Biden y del entrante de Lula, y la habilidad diplomática del equipo del Departamento de Estado, crean una oportunidad única para que la relación entre Estados Unidos y Brasil sea positiva. Mientras el Departamento de Estado de EE.UU aplica sus considerables habilidades diplomáticas a esa tarea, como en la relación con otros gobiernos de la nueva izquierda latinoamericana, es imperativo no confundir el logro de un tono amistoso, con la protección de los intereses estratégicos de EE.UU en el hemisferio.

El Dr. Evan Ellis es profesor investigador de estudios latinoamericanos en el Instituto de Estudios Estratégicos de la Escuela de Guerra del Ejército de los Estados Unidos, con un enfoque en las relaciones de la región con China y otros actores no pertenecientes al hemisferio occidental, así como en el crimen organizado transnacional y el populismo en la región.

Comparta este artículo

Facebook
Twitter
WhatsApp
Telegram
Email