Dictadura prohíbe ingreso al provincial de la Compañía de Jesús para Centroamérica

El padre José Domingo Cuesta, Provincial de la Compañía de Jesús para Centroamérica, fue impedido de viajar a Nicaragua este martes, informaron fuentes eclesiales cercanas al sacerdote de 58 años y originario de Panamá.

«La línea aérea Avianca le hizo saber al padre Mingo que desde Nicaragua, ordenaron que no podía viajar al país sin mayor explicación», dijo la fuente quien indicó que Cuesta vive actualmente en El Salvador.

El sacerdote con 38 años como miembro de la Compañía de Jesús, ha sido maestro de novicios de la Provincia y rector de dos centros educativos: el Colegio Javier de Panamá, y el Colegio Centro América en Nicaragua.

«Una vez más se demuestra que no existe respeto a nada ni nadie, simplemente no vengas porque nosotros no queremos y punto», comentó a Café con Voz la fuente que compartió la información de no dejar entrar a Cuesta.

El provincial de los Jesuitas en Centroamérica, fue nombrado en ese cargo  por el Padre General Arturo Sosa, en enero del 2020 y asumió el 25 de abril de ese año, por medio de una eucaristía en la capilla de la comunidad del Colegio Centro América de Managua.

En ese evento estuvieron presentes todos los miembros jesuitas de las dos comunidades de Nicaragua. Antes de la bendición final, el nuevo Provincial tuvo un pequeño discurso en el que agradeció al P. Rolando Alvarado, S.J., actual rector de la UCA y anterior Provincial, su gestión al frente de la Provincia, y pidió la ayuda de Dios y la colaboración de todos para llevar adelante los trabajos apostólicos de la Provincia de la Compañía de Jesús, de la cual forma parte el Papa Francisco.

Antes de Cuesta se le impidió el ingreso a quien fuera rector de la Universidad Centroamericana, UCA, José Idiáquez, quien salió del país por asuntos de salud y al querer regresar le negaron la entrada. Posteriormente dejaron que se le venciera el pasaporte nicaragüense y se ha quedado en México.

Más sacerdotes desterrados

Cuesta se suma a la lista de sacerdotes y curas, que no han podido ingresar a Nicaragua por órdenes de la dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo, entre ellos el padre Juan de Dios, párroco de la iglesia Santiago Apóstol de Jinotepe y el padre Guillermo Blandón de la iglesia Santa Lucía en Boaco. Dictadura niega ingreso a Nicaragua al sacerdote Guillermo Blandón

Este mismo martes se conoció que la dictatadura prohibió también la entrada al país al cura Dayvis López, párroco de la iglesia San Gregorio Magno, en Diriamba Carazo.Viajó por 15 días a Virgina en Estados Unidos y hoy, cuando se prestaba a regresar al país, le indicaron en la línea aérea que su abordaje no sería permitido porque la dictadura lo ordenó así desde Managua.

Padre Dayvis López, párroco de iglesia San Gregorio Magno en Diriamba

El sacerdote con nueve años de oficio, fue objeto de noticia en 2018 cuando supuestamente había sido detenido en julio de ese año en posesión de armas de fuego y otros materiales explosivos, sin embargo, la noticia fue desmentida por el cardenal Leopoldo Brenes.

En un comunicado publicado en la página de Facebook de la Arquidiócesis de Managua, el Cardenal Brenes aclaró la situación. El padre Davis no trasportaba ningún arma de fuego, sino víveres donados para un comedor infantil de su parroquia.

“Lo que ocurrió fue que mientras el P. Deyvis se dirigía a Diriamba llevando víveres, refrescos y bujías, producto de una donación para el comedor infantil de su parroquia, fue detenido por la Policía este jueves por la tarde en Las Esquinas, luego se le dejó pasar”, señaló Leopoldo Brenes.

Comparta este artículo

Facebook
Twitter
WhatsApp
Telegram
Email