«Julia» salió de Nicaragua el domingo tras haber impactado su costa Caribe como huracán de categoría 1 y atravesar el país con fuerza de tormenta tropical, sin registro de muertos, pero con daños materiales que afectaron a más de 1,500 familias y la destrucción de un número superior a las 2,000 viviendas.

Los sistemas de alertas y prevención del régimen dictatorial, indicaron que se decretó alerta roja en todo el país tras el paso del fenómeno, debido a que el riesgo de desastres aumentó, por las crecidas de ríos y posibles deslizamientos de tierra.

«Son 1,500 familias, hasta el momento las que han sido afectadas y una cantidad de viviendas destruidas, más de 2 mil, hasta el momento», dijo la vocera de la dictadura Rosario Murillo el domingo por la noche y agregó que el el número es premilinar porque no han podido contabilizar una gran parte del país, también de techos y casas parcialmente dañadas, aunque aseguró que hay más de 3,000 viviendas anegadas, dato que no coincidió con lo dicho por el Sistema Nacional para la Prevención, Mitigación y Atención de Desastres (Sinapred), que cifró en 8,000 las viviendas inundadas. Tormenta tropical «Julia», sigue su rumbo hacia Nicaragua

Con respecto al fluido eléctrico, Murillo dijo que no tenía detalles de las afectaciones en el servicio eléctrico ni de agua potable, pero que este lunes tendrían más información al respecto. Asimismo mencionó una cantidad de ríos que se han desbordado, 78 ríos en León, Managua, Granada, Carazo, Rivas, Boaco, Chontales, Río San Juan, Matagalpa y Jinotega.

Más de 13,000 evacuados

Más de 13.000 personas que fueron evacuadas en la zona Caribe antes del impacto de Julia podrían volver a centros de refugio en caso de ser necesario, indicaron diferentes fuentes del Sinapred.

“Este evento tiene dimensiones muy grandes que tenemos que aprender a respetar”, sostuvo Guillermo González, el que hace de direcror del Sinapred, quien confirmó que Julia ha dejado afectaciones en toda Nicaragua como viviendas sin techo y otros daños parciales, inundaciones, árboles caídos, cables desprendidos, carreteras obstruidas, puentes superados por los caudales, entre otros.

Algunos colegios y universidades privadas anunciaron la suspensión de clases a partir de mañana lunes, lo mismo que el Consejo Nacional de Universidades (CNU).

Las poblaciones del Caribe, que se habían quedado sin agua potable, energía eléctrica y telecomunicaciones, recuperaron dichos servicios a lo largo del día, pero otras, especialmente en el centro y sur de Nicaragua, quedaron incomunicadas físicamente a causa de desbordes de ríos y quebradas, según los habitantes de las comunidades afectadas.

La prohibición de zarpes y la cancelación de vuelos nacionales e internacionales a causa de Julia se mantiene aunque se espera que dicha disposición sea revertida en las próximas horas.

Piden a la población precaución ante acumulados de agua

Las autoridades meteorológicas, señalaron que al estar los suelos saturados de agua se pueden seguir manifestando corrientes de agua.

“Particularmente en la zona occidental como León y Chinandega y un poco hacia la zona sur del istmo de Rivas en donde podrían andar las precipitaciones rondando los 50 mlímetros”, declaró el director de meteorología.

Agregó que “los suelos no tienen capacidades de absorber agua y por tanto toda esta lluvia que estamos esperando que podrían andar para estos próximos dos o tres días alrededor de 100 milímetros esto se va a convertir en corriente entonces las inundaciones y anegaciones podrían estar presentes”.

Related Posts

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *