Guillermo Cochez: «El régimen de Ortega está débil»

El descontento social en las estructuras del partido Frente Sandinista, podría llevar a la dictadura a una eventual caída, según el exembajador de Panamá ante la Organización de Estados Americanos (OEA), Guillermo Cochez.

En una entrevista a Café con Voz, Cochez aseguró que el régimen está trastocando los sentimientos de la población al perseguir a la Iglesia Católica.

“Entiendo que mucha gente se ha ido del país y que están en descontento. Hay efectos negativos para Daniel Ortega y es la ayuda internacional y no se le están haciendo las cosas fáciles”, dijo Cochez.

“Puede ocurrir un malestar que explote en Nicaragua, como consecuencia del encarcelamiento de algunos líderes. La gente, desde adentro, resiente la ambición de poder de los gobiernos”, añadió.

El ex diplomático señaló que la dictadura se ha quedado sin estrategias populistas, al perseguir a la Iglesia Católica.

Le puede interesar: Dictadura presenta a más secuestrados políticos

“Ellos han utilizado la religión como un instrumento, pero eso se les está acabando, porque la Iglesia se ha mostrado a favor de la libertad del pueblo nicaragüense y eso ha tenido un costo tan alto que hoy a Rolando Álvarez, no lo han deportado y lo tienen en prisión domiciliaria. Eso significa que se mueren de miedo”, dijo Cochez.

Critica descomposición de la región

Cochez asegura que Nicaragua está “exportando” el modelo de Daniel Ortega, ya que los gobernantes de la región, toman su ejemplo y deciden actuar autoritariamente.

“Se hace del país todo lo que quiere la pareja presidencial. El problema de Nicaragua, dentro de la problemática mundial, está muy por debajo de otros problemas más graves que hay en el mundo, como la guerra en Ucrania y la incertidumbre que causa Gustavo Petro en Colombia”, señala.

Leer además: Muere en raras circunstancias el presidente de la mayor petrolera rusa al caer de la ventana del hospital

Al respecto, criticó la ausencia de Colombia a la sesión de la OEA donde se aprobó una resolución en contra de la dictadura.

“El juego de la izquierda es que te dicen que no se meten por no violar los principios de no intervenir en los asuntos internos. Pero son esos los primeros en meterse en los asuntos de otros países cuando no les conviene”, expresó.

Sin embargo, aseguró que esto no significa que aun los gobiernos de izquierda estén de acuerdo con el dictador.

“Si bien, Petro no ha ido a la OEA; no ha dicho nada a favor de Ortega,  igual Alberto Fernández. No veo a Ortega muy sólido y lo veo cada vez más débil y con ansias de parecerse a un régimen como el de Corea del Norte”, expuso.

A la vez, instó a los nicaragüenses a mantener viva la llama para exigir la liberación de secuestrados políticos y el retorno de la democracia.

“Se debe mantener la llama de la libertad de expresión, aunque te hayas tenido que ir de Nicaragua. Que se mantenga esa llama permanente de los que están fuera. No hay que desfallecer”, afirmó.

Comparta este artículo

Facebook
Twitter
WhatsApp
Telegram
Email