Monseñor Silvio José Báez: “Los malvados no prevalecerán”

Monseñor Silvio Báez, Obispo Auxiliar Arquidiócesis de Managua

El obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Managua, monseñor Silvio José Báez, aseguró el domingo en su homilía que el mal no tiene la última palabra, los injustos y violentos no prevalecerán. Al hablar de la celebración de “Corpus Christi”, relacionada con el pasaje de la Última Cena de Jesús con sus discípulos antes de su pasión, el obispo dijo que Dios está del lado de hacer justicia a las víctimas del mal. 

“Cada vez que celebramos la eucaristía participamos anticipadamente del banquete final del reino de Dios, cuando el dolor y la muerte habrán desaparecido para siempre. En la celebración eucarística, se nos comunica esta esperanza inquebrantable de Jesús. Cuando nos sentimos abatidos ante la fuerza del mal, la presencia de Cristo Resucitado en la eucaristía nos renueva la esperanza: el mal no tiene la última palabra, los injustos y violentos no prevalecerán, Dios hará justicia a las víctimas y nos dará a todos la vida para siempre”, indicó el purpurado.

Monseñor Silvio José Báez al momento de hacer las peticiones en la misa, pidió a Dios por el pueblo de Nicaragua que pasa por una ola de represión brutal en “uno de los momentos más oscuros y complejos de estos últimos tres años tan terribles” por órdenes de la dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo. “Te pedimos Señor por el pueblo de Nicaragua, que pasa momentos difíciles y oscuros, que no prevalezca el poder de los malvados, dale a este pueblo Señor que te ama, la esperanza fuerte, concédele la gracia de permanecer unido en éstos,momentos”, clamó Báez. https://cafeconvoz.com/2021/06/05/condena-internacional-por-detencion-de-arturo-cruz/

El obispo explicó que la misa y compartir la comunión, es la manera en que Jesús extiende su mano con generosidad para dar y compartir el pan. “La eucaristía es una magnífica escuela de caridad. Solo lo que se da a los demás, se vuelve fecundo, lo que se retiene en modo egoísta se pierde y hace daño”, dijo.

“Dios no es para merecerlo, sino para acogerlo”

Añadió que “los cristianos estamos llamados a introducir en el mundo el efecto vivificante de la eucaristía que nos da la gracia de poder vivir como vivió Jesús. La eucaristía nos fortalece para seguir sus pasos, para no guardar nuestra vida para nosotros, ni buscar solo nuestros propios intereses. La eucaristía es el pan del amor que nos convierte a nosotros también en un trozo de pan para saciar el hambre de pan en los pobres y el hambre de verdad en los extraviados. Cuando acogemos a Jesús en la eucaristía nos convertimos en un pedazo de pan siempre dispuesto a llevar consuelo a los que sufren y esperanza a quienes están desalentados”.

Asimismo monseñor Silvio José Báez indicó que Dios nunca es merecido por los seres humanos, pero que es él quien en su infinito amor se encuentra con los hombres y mujeres en la eucaristía. “Dios no es para merecerlo, sino para acogerlo y dejarnos amar por él”, dijo el obispo.

Horas antes Báez había mostrado en Twitter su preocupación por lo que pasa en Nicaragua por el incremento de la represión por parte del régimen de Daniel Ortega en contra de la población de nicaragüense, sin embargo, llamó a no perder la esperanza y a mantenerse unidos. 

“La dictadura arrecia la represión cada día y está dispuesta a todo para impedir elecciones libres. No perdamos la esperanza. Creamos en la fuerza de la verdad y de la solidaridad y mantengámonos unidos. ¡Dios bendiga a Nicaragua!”, escribió.

Comparta este artículo

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email