Pide sancionar a empresarios cómplices de Ortega

Sancionar a empresarios
Eddy Acevedo nicaragüense americano, que es director senior de comunicaciones y políticas del Instituto McCain, fue asesor de la ex congresista republicana Ileana Ros Lehtinen y participó en la elaboración de Nica Act. Hoy afirma que la administración Biden debe actuar contra cómplices de Ortega que se mantiene intacto por eso pide sancionar a empresarios.

Por Eddy Acevedo

Durante un discurso reciente en el Departamento de Estado, el presidente Biden reafirmó la importancia de defender los valores democráticos y combatir el autoritarismo en todo el mundo. Esa doctrina será uno de los primeros desafíos de política exterior en América Latina que enfrentará Biden con las próximas elecciones presidenciales de noviembre en Nicaragua.

El líder autoritario de Nicaragua, Daniel Ortega, lleva años corrompiendo las instituciones gubernamentales para inclinar la balanza a su favor. Permitió que el Kremlin se afianzara en Managua, que según los informes puede ser una base de espías; busca prohibir que los candidatos de la oposición se presenten a las elecciones; y aprobó una ley de agentes extranjeros para intentar intimidar y silenciar a los disidentes y las organizaciones de la sociedad civil. Debido a los altos niveles de corrupción, su régimen está obstaculizando los esfuerzos para combatir el narcotráfico.

Esta misma semana, el comandante del Comando Sur de los Estados Unidos, el almirante Craig S. Faller, testificó ante el Congreso sobre la represión en curso en Nicaragua y advirtió que Cuba, Venezuela y Nicaragua “perpetúan la corrupción, desafiando la libertad y la democracia al abrir la puerta a actores estatales externos [como Rusia, China e Irán] y organizaciones criminales transnacionales”.

Después de las elecciones empañadas de Nicaragua en noviembre de 2011, la ex presidenta del Comité de Asuntos Exteriores de la Cámara de Representantes, la representante Ileana Ros-Lehtinen, convocó a una audiencia en el Congreso, “Democracia secuestrada en Nicaragua”, en la que Robert Callahan, ex embajador de Estados Unidos en Nicaragua, dijo que

“La candidatura de Daniel Ortega fue ilegal, ilegítima e inconstitucional; segundo, que el período previo a las elecciones y las propias elecciones se vieron empañadas por un grave fraude; tercero, que Daniel Ortega y su partido sandinista han socavado sistemáticamente las frágiles instituciones gubernamentales del país”.

Ex Embajador Robert Callahan

Desafortunadamente, muchos de estos abusos sistémicos continúan hoy bajo el gobierno de Ortega.

En diciembre de 2018, el Congreso preparó el camino para apoyar los esfuerzos democráticos en Nicaragua, de manera bipartidista, con la aprobación de la Nica Act, a pesar de los esfuerzos de Ortega y sus compinches del sector privado que presionaron en Washington contra la legislación. La ley dió lugar a la Orden Ejecutiva 13851, que otorga a los Estados Unidos la autoridad para sancionar a las personas involucradas en abusos de derechos humanos o corrupción. Si bien se han impuesto sanciones contra la familia Ortega y funcionarios cercanos al régimen, un grupo crítico sigue sin rendir cuentas: el sector privado de Nicaragua.

Si Estados Unidos realmente quiere promover la democracia en Nicaragua, debe sancionar a individuos del sector privado que han facilitado el control de Ortega en el poder a través de un pacto. Este acuerdo aseguró que Ortega no se entrometiera con el sector privado y, a cambio, el sector privado acordó mirar para otro lado mientras Ortega tiraba por la ventana la democracia, el estado de derecho y los derechos humanos.

Muchos en el sector privado piensan que lo mejor para ellos es mantener a Ortega en el poder para mantener las ganancias fluyendo, incluso ayudándolo e instigándolo a él y a su familia a lavar dinero, perpetuaando la corrupción del gobierno.

Aún así, no todos en el sector privado han sido parte de estas nefastas actividades. Un grupo pequeño y valiente está listo para desafiar este acuerdo y realizar reformas democráticas y de libre mercado tan esperadas y reales. Este grupo también apoya la aplicación de la Nica Act.

Además, la administración Biden debería renegociar los términos del Tratado de Libre Comercio República Dominicana-Centroamérica (DR-CAFTA) y expulsar a Nicaragua del acuerdo a menos que implemente reformas electorales sustantivas. Un acuerdo actualizado debe incluir disposiciones para contrarrestar la corrupción, apoyar el estado de derecho, promover los derechos humanos y las reformas democráticas. Tales incentivos no solo ayudarían a Nicaragua, sino también al resto de Centroamérica, que no correrá el riesgo de perder miles de millones en el comercio. En 2019, los bienes y servicios estadounidenses tuvieron un superávit de $3.2 mil millones con Guatemala, $1.1 mil millones con Honduras y $1.6 mil millones con El Salvador. Sin embargo, en marcado contraste, Estados Unidos tenía un déficit de $2.3 mil millones con Nicaragua, lo que significa que Ortega, su familia y sus aliados se están beneficiando, ya que su familia controla la mayoría de los negocios en Nicaragua y se se supone que también toma una parte de lo que el sector privado gana.

El Congreso también le ha dado recientemente a la administración herramientas adicionales para presionar el cambio democrático en Nicaragua. Por ejemplo, el proyecto de ley de asignaciones del año fiscal 2021 incluye la legislación del ex presidente de HFAC, Eliot Engel, que crea una “lista Engel” para identificar a personas en Guatemala, Honduras y El Salvador involucradas en la corrupción y socavar instituciones. Si bien merece apoyo lo que la ley está tratando de lograr, es necesario agregar a Nicaragua a esa lista. Según Transparencia Internacional, Nicaragua es la nación más corrupta de Centroamérica y ocupa el tercer lugar entre los más corruptos de la región, solo detrás de Venezuela y Haití. https://cafeconvoz.com/2021/03/18/discusion-por-diputaciones-impide-unidad-opositora-segun-juan-sebastian-chamorro/

Ortega cuenta con pasar desapercibido, sin que se noten sus acciones represivas. No debemos permitir que eso suceda. Centroamérica declaró su independencia en 1821. Al celebrar su bicentenario este año, las elecciones libres y justas son imperativas en Nicaragua si queremos abrir el puño de hierro del régimen tiránico de Ortega. Eddy Acevedo pide sancionar a empresarios.

Eddy Acevedo es el director senior de comunicaciones y políticas del Instituto McCain. Esta opinión es exclusiva del autor y no representa al Instituto McCain ni a la Universidad Estatal de Arizona.

Comparta este artículo

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email