Así sangran los hijos de Daniel Ortega y Rosario Murillo, al Estado de Nicaragua

Los hijos de Daniel Ortega y Rosario Murillo

Tres canales de televisión y cuatro compañías de publicidad vinculadas a los hijos de Daniel Ortega y Rosario Murillo, se beneficiaron con contratos estatales entre 2018 y 2019. CONNECTAS documenta un valor agregado de estos negocios de 936.000 dólares y construye un mapa amplio de quienes figuran en ellos.

Por Connectas

Una mañana soleada del cinco de febrero de 2020, un empleado de Juan Carlos Ortega Murillo, uno de los nueve hijos del mandatario de Nicaragua y quizás el más confrontativo contra los opositores en sus redes sociales, asistió a una reunión para rubricar un contrato de 128.682 dólares en la estatal Empresa Nicaragüense de Transmisión Eléctrica (Enatrel), encargada del mantenimiento de las líneas por donde llega la energía a los hogares del país. 

El firmante era Danilo Rafael Lechado Cruz, amigo de Ortega Murillo desde que estudiaron Comunicación Social según algunos de sus compañeros universitarios. La firma era para publicitar medidas de ahorro energético. Asistió a la reunión en representación de Difuso Comunicaciones, sancionada en julio pasado por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos alegando que es usada por “el régimen de Ortega para difundir propaganda” del gobierno.

Lechado Cruz es uno de los participantes de este esquema de negocios, en el cual hay abogados, juristas, familiares de los Ortega y asesores de su círculo más cercano. Algunos de estos nombres fueron publicados por CONNECTAS en 2017, cuando se divulgó un reportaje sobre los medios de comunicación de la familia presidencial. Ahora la lista es más grande y se revela la participación de este grupo empresarial en el sector publicidad.

Danilo Lechado Cruz, compañero de Juan Carlos Ortega en la UCA. Foto: Connectas.

Entre 2018 y 2019, esta investigación realizada por CONNECTAS documentó 936.829 dólares en contratos de empresas relacionadas con hijos del Presidente otorgados por cuatro instituciones del Estado: Enatrel, el Instituto Nacional Tecnológico, el Instituto Nicaragüense de Turismo y la Empresa Administradora de Aeropuertos Internacionales. Fundamentalmente se concentraron en dos áreas: medios de comunicación vinculados al mismo grupo por un monto de U$435.298 y el restante en empresas de publicidad.

Los negocios con el Estado, a través de familiares de funcionarios o amigos de los mismos, constituyen uno de los esquemas más tradicionales para sacar ventajas de los fondos públicos en América Latina, sin embargo tanto los representantes de estas empresas como del gobierno se mantuvieron en silencio cuando se les preguntó una explicación a las contrataciones. 

CONNECTAS escribió a representantes de las instituciones del Estado nicaragüense que participaron en estos negocios, pero no hicieron ningún comentario para este reportaje.

Durante las últimas dos semanas también se llamó al número de celular de uno de los abogados de la familia Ortega Murillo, José María Enríquez Moncada, quien figura en varias de las empresas beneficiadas como socio, directivo o representante legal, pero ignoró los mensajes de voz donde se le solicitó una entrevista.

 “Todas estas compras (beneficiando a la familia presidencial) son una muestra más del colapso del sistema de contrataciones del Estado”, dijo Dayra Valle, experta en transparencia y contrataciones públicas. 

La experta en contrataciones advierte que se está usando el sistema de compras de Nicaragua “para cometer actos de corrupción” y que cada vez las instituciones públicas ocultan información sobre a quiénes contratan. “Lo que quieren es que no sepamos quiénes están detrás de esas compras”, dice Valle.

La historia de “Difuso”, un primer caso 

La compañía de publicidad Difuso fue constituida 18 meses después del retorno al poder de Ortega en 2007. Sus oficinas están ubicadas en los alrededores de la residencia de la familia presidencial en el Reparto El Carmen, custodiada por decenas de policías bajo extremas medidas de seguridad.

Según información fiscal de Nicaragua, revisada en octubre pasado, el 40 por ciento de las acciones están en manos de Néstor Moncada Lau, asesor de seguridad de Ortega, quien fue miembro de la Seguridad del Estado durante el primer gobierno sandinista en los años ochenta y hoy es el funcionario más poderoso después del mandatario y la esposa de éste y vicepresidenta, Rosario Murillo.  

El hijo de Daniel Ortega y Rosario Murillo, Juan Carlos Ortega Murillo,  es el director de Canal 8, en los medios se ha mencionado que era directivo de Telesur y controla  a la empresa Difuso. Foto | Cortesía

Otro 30 por ciento de las acciones de Difuso están a nombre de la abogada María Luisa Mejía, que ha trabajado para la vicepresidenta Murillo en la inscripción de dos propiedades en El Crucero. Según investigaciones de medios locales, ella aparece como socia fundadora de Canal 13 (dirigido por otros tres hijos de Ortega: Maurice, Camila y Luciana) y participa en otras empresas de publicidad beneficiadas con contratos del Estado.

El último 30 por ciento del paquete accionario está a nombre de Lechado Cruz, el amigo universitario del hijo del presidente, quien se convirtió con los años en un operador de estos negocios.

La revisión de la documentación oficial de la contratación de febrero de 2020, en relación a la licitación de Enatrel, permite descubrir que no cumplieron con los criterios técnicos de la licitación, entre ellos que debían tener un canal en señal abierta y cable con programación variada. Hasta 2017, tenían asignado el canal 22 que mantenía música en su parrilla. 

La negociación se cerró, pese a los argumentos que podían darse para objetarla, cuando Jacobo Castillo, representante en la licitación de Canal 8, dirigido por Ortega Murillo, no alegó nulidad en la misma.

“Está prohibido por la ley. Es un claro caso de tráfico de influencias y conflicto de interés”, explica Valle.

Valle detalla que la Ley de Contrataciones Públicas prohíbe a familiares de funcionarios públicos, como los hijos del Presidente, ser oferentes del Estado. “Y la ley de Probidad de los Servidores Públicos prohíbe el tráfico de influencias”, recalcó.

Por el secretismo oficial y la captura de las instituciones encargadas de supervisar las finanzas públicas, siempre ha sido difícil cuantificar los millones del Estado que ingresan a la red de canales de televisión que están en manos de los hijos de la pareja presidencial en Nicaragua. Reuters calculó en noviembre pasado que recibieron 29 millones de dólares en 2019.

Los contratos a Canal 8

Antes de beneficiar a Difuso con el contrato de publicidad en 2020, Enatrel había otorgado otro por publicidad a canal 8. Esta televisora fue adquirida con fondos de la cooperación de Venezuela en 2010, según confirmó el entonces gerente, Rafael Paniagua a El Nuevo Diario. Un millonario flujo de cooperación, administrado con discrecionalidad por el ejecutivo nicaragüense.

El siete de octubre de 2019, el Comité de Licitación otorgó 349.068 dólares a Canal 8 y Canal 13, del mismo círculo de negocios de los hijos del mandatario, según un acta de certificación emitida por la abogada de Enatrel, Tania Córdoba, expresada en moneda local.

El producto más conocido de Canal 8, dirigido por un hijo de Daniel Ortega, es un noticiero de Nota Roja-sucesos. FOTO | CONNECTAS

Fue el primer lote de viñetas de una nueva licitación de Enatrel, dirigido a un segmento joven. A Televisora Nicaragüense, S.A, -el nombre legal de Canal 8-  le correspondió 285.861 dólares, según los documentos de la licitación. A Canal 13 fueron 63.207 dólares. 

Según reportes periodísticos locales, Roberta Guevara, abogada del partido de gobierno, fue socia fundadora de Canal 13, junto al ex secretario de Ortega y embajador en varios países árabes, Mohamed Lashtar, quien según cables de Wikileaks era sobrino del dictador libio Muammar Gadafi, un benefactor histórico del gobernante sandinista. 

En este contexto de falta de transparencia, Enatrel aumentó su presupuesto de publicidad 14 veces entre 2018 —año de las protestas de la oposición— y 2019 hasta totalizar casi medio millón de dólares. Esto tampoco fue explicado por la institución del Estado, en la consulta enviada por CONNECTAS  a la vocera de la institución, Hazel Gutiérrez.

Registros públicos demuestran que las empresas relacionadas con los hijos de Ortega obtuvieron grandes y pequeños contratos como puede verse en instituciones como el Aeropuerto, Turismo, el Tecnológico Nacional. Otro de las compañías de televisión beneficiada fue el sistema informativo de Canal 2 que dirige Maurice Ortega Murillo, otro hijo del mandatario.

Otra de las empresas beneficiadas es Radio Sandino, quien se identifica públicamente como voz del FSLN desde los años de la lucha contra Somoza, y comparte la misma dirección con Radio Viva FM, La Clásica y La Tuani en Managua. En representación de las tres últimas de estas compañías firmó con el Estado a las 10 de la mañana del cinco de marzo de 2018 la señora Manuella Contreras M., quien también lo hizo en otro contrato por Radio Futura.

Los testaferros

En el negocio de la publicidad, participan cuatro empresas relacionadas con los intereses de los hijos del mandatario. Entre 2018 y 2019, gracias a una veintena de contratos con empresas y entidades públicas, se ganaron 501.531 dólares, según documentos oficiales.

La más beneficiada ha sido In & Out Publicidad, una compañía que se dedica a colocar rótulos en las vías y carreteras que recibió 251.208 dólares en cinco contratos entre 2018 y 2019. Solo Inatec le entregó el 60 por ciento de ese monto.

El resto de los contratos se distribuyen entre las siguientes empresas: Difuso Comunicaciones S.A, Lumicentro y Negocios Publicitarios Internacionales, compañías que están a nombres de personas identificadas en los medios nicaragüenses como miembros del círculo cercano a la familia presidencial.

Ángela Gabriela García Hurtado figura como representante en los contratos con el Estado de In & Out Publicidad y Lumicentro. En la primera, según documentación oficial, es socia de Mayling Patricia Alegría Doña, accionista de tu nueva Radio Ya, Canal 8 y concesionaria de la red de gasolineras administradas por la esposa de Rafael Ortega Murillo, Yadira Leets Marín, quien es propietaria de esta misma televisora.

En la empresa Negocios Publicitarios Internacionales figura como dueño del 50 por ciento de las acciones José María Enríquez Moncada, un abogado de la misma red de gasolineras, un negocio rentable, tanto que eran los reyes de la gasolina y diesel hasta 2019.

Los expertos locales cuestionan que estos negocios han ocurrido por la ineficacia de la Contraloría General de la República, encargada de fiscalizar a los poderes del Estado, pero dirigida en su mayoría por funcionarios que se identifican como sandinistas.

En 2015, cuando se le preguntó si han investigado los contratos irregulares de los grandes funcionarios del gobierno de Ortega al entonces presidente del órgano, Luis Angel Montenegro, dijo que no eran la “Policía ni el FBI”.

La abogada nicaragüense Martha Patricia Molina, experta en derecho administrativo, considera que la Contraloría solo informa las cantidades de contrataciones que reciben y cuántas analizan. “Es una información de forma, no de fondo”, advierte. “A mí lo que me interesa saber es cuáles fueron los resultados de las contrataciones que analizaron”, se queja.

Los hijos beneficiados

Daniel Ortega y Rosario Murillo tienen nueve hijos. Solo Zoilamérica Ortega Murillo, la hija adoptiva del mandatario que lo acusó de violación en 1999 y se encuentra exiliada en Costa Rica, no ocupa un puesto en la red de empresas beneficiadas por el Estado, en las cuales cada uno de los vástagos cumple una función.

Rafael Ortega Murillo: Es el hijo mayor del matrimonio, hermano de padre y madre de Zoilamérica. Nació en 1968. En diciembre de 2019 el Departamento del Tesoro de Estados Unidos lo sancionó. Lo señalaron como el “administrador de dinero clave detrás de los esquemas ilícitos de la familia Ortega”.

“El Tesoro está apuntando a Rafael y a las compañías que posee y usa para lavar dinero para apuntalar al régimen de Ortega a expensas del pueblo nicaragüense”, dijo en aquel momento el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin.

Ese diciembre de 2019, junto con el hijo mayor del mandatario, fueron sancionadas tres empresas: La Distribuidora Nicaragüense de Petróleo (DNP), Inversiones Zanzíbar y la empresa de seguridad El Goliat.
Estados Unidos señaló a Ortega Murillo de usar a las tres empresas “para generar ganancias, lavar dinero y obtener acceso preferente a los mercados para el régimen de Ortega”.

La DNP era manejada por la esposa de Ortega Murillo, Yadira Leets Marín, que también es la dueña del 98 por ciento de las acciones del Canal 8. La empresa manejaba una red de 68 estaciones de servicios en todo el país y obtenía ganancias millonarias de la venta de combustible.

Inversiones Zanzibar, otra de las empresas que opera a la sombra de Ortega Murillo, tenía también casi 30 concesiones de gasolineras y la compañía de vigilancia El Goliat es una empresa que ganó millones de córdobas en contratos públicos desde que Ortega regresó al poder en 2007.

Pero Rafael Ortega Murillo, además, es conocido por manejar la Nueva Radio Ya, la emisora popular líder en audiencias del país que ha pertenecido al partido oficial, el FSLN, durante años. Igual que otras emisoras en AM y FM, según trabajadores de esas estaciones radiales consultados para esta investigación.

Hasta mediados de 2020, el hijo del mandatario figuraba como representante legal de Entretenimiento Digital, la sociedad anónima que maneja a Radio Ya, según información fiscal.

Juan Carlos Ortega Murillo: Estudió Comunicación Social en la Universidad Centroamericana, es músico, canta en un grupo de rock y dirige Canal 8, el canal de televisión comprado en 2010 y que figura a nombre de su cuñada Yadira Leets, que ha recibido millones en contratos públicos desde que él lo dirige. En los medios nacionales era ubicado como un directivo de Telesur hasta 2009.

Pero también dirige Difuso Comunicaciones, una empresa que facturó millones al Estado para hacer publicidad y spots de televisión, que además tenía el monopolio en Managua para colocar publicidad en los buses del transporte urbano de Managua.

Juan Carlos Ortega Murillo y Difuso fueron sancionados por Estados Unidos en julio de 2020. Fue “sancionado por ser responsable o cómplice de haber participado directa o indirectamente, en una transacción o serie de transacciones que involucran prácticas engañosas o corrupción”, dijo el Departamento del Tesoro en un comunicado.

Hace varios años Murillo miraba a Juan Carlos como la reencarnación de Sandino, el héroe nacional que combatió a los marines de Estados Unidos en los años 30 y los expulsó del país, en cuya lucha e ideales antiimperialistas dice inspirarse Ortega y su partido, según un perfil publicado por la revista Magazine de La Prensa.

Casado con Xiomara Blandino, ex miss Nicaragua y actualmente subdirectora de Canal 8, Juan Carlos Ortega Murillo no ha estado libre de polémicas. Constantemente ataca a los opositores en sus cuentas de redes sociales y también a su suegro, papá de su esposa, abiertamente opositor y crítico del gobierno de Ortega.

Y en plena crisis de 2018, fundó un movimiento llamado 4 de mayo y se instaló a protestar frente a la sede de la OEA en Managua y frente a las oficinas de la principal cámara empresarial del país.

“Nos presentamos aquí, delante de este local que representa los intereses de quienes se han declarado enemigos del pueblo, a ellos les decimos, no pasarán”, dijo Ortega Murillo frente a la sede del Consejo Superior de la Empresa Privada, que rompió con el gobierno una alianza política y económica cuando estallaron las protestas sociales en abril de 2018.
“A ellos les recordamos que los hijos de Sandino ni se venden, ni se rinden, jamás”, gritó frente a la sede de la cámara empresarial.

Laureano Ortega Murillo: Es tenor y asesor de su padre en inversiones. Es funcionario de Pro Nicaragua, una alianza público-privada para llevar inversión extranjera a Nicaragua.

En abril de 2019, el Departamento del Tesoro lo sancionó y lo señaló de “dedicarse a negocios corruptos en los que los inversionistas extranjeros pagaban por un acceso preferencial a la economía nicaragüense”.

Estados Unidos señaló a este hijo de Ortega de ser el promotor del Canal Interoceánico, una obra de 50.000 millones de dólares concesionada en 2013 al empresario chino Wang Jing, la que no se ha realizado hasta ahora. Los norteamericanos precisan que “figuras del gobierno de Ortega, incluyendo a Laureano, continúan utilizando a la Compañía del Gran Canal de Nicaragua como medio para lavar dinero y adquirir propiedades a lo largo de la ruta del canal”.

Pero además Laureano es tenor y canta en el Teatro Nacional Rubén Darío con artistas italianos. Los costos de estos conciertos han sido pagados con fondos públicos, según han documentado los medios nicaragüenses.
Desde hace unos años, el hijo de la pareja presidencial tiene la Fundación Incanto que recibe un presupuesto del Estado para su funcionamiento.

Camila Ortega Murillo: Es modelo y organiza un evento de moda llamado Nicaragua Diseña que se financia, en parte, con fondos públicos.

La joven, nacida en 1988, funge además como asistente de su mamá, Rosario Murillo, en los eventos públicos. También dirige Canal 13 junto a sus hermanos Maurice y Luciana.

Maurice Ortega Murillo: Estudió administración de empresas en la Universidad Centroamericana y luego audiovisuales en la universidad Veritas de Costa Rica. Está casado con una hija del jefe de la Policía, primer comisionado Francisco Díaz.

En el 2011 fundó junto a sus hermanas Camila y Luciana con fondos públicos Canal 13, pero en 2014 asumió una nueva responsabilidad.

Ese año el gobierno asumió el control de Tv Noticias, el otrora mejor sistema informativo de televisión del país del Canal 2. Y el encargado de asumir como jefe del nuevo espacio para la propaganda del gobierno fue Maurice Ortega Murillo, que maneja un perfil bajo.

Daniel Edmundo Ortega Murillo: es el primer hijo biológico de Rosario Murillo y Daniel Ortega. Nació en 1980 y dirige Canal 4 de televisión, una estación televisiva que es el canal oficial del FSLN. De perfil bajo, está dedicado enteramente a la dirección de esta televisora.

Carlos Enrique Ortega Murillo: Trabaja junto a su hermano Daniel Edmundo en Canal 4. Él se encarga de la parte técnica del canal y de las transmisiones de béisbol.

Luciana Ortega Murillo: Es la última hija de Daniel Ortega y Murillo. Aparece constantemente en los eventos públicos junto a sus padres. Trabaja junto a Camila y Maurice en la dirección de Canal 13.

***

#NicaraguaNoCalla es un impulso desde el periodismo para que fluya la información que permita comprender la realidad del país centroamericano. En un año electoral crucial, donde la participación de los ciudadanos nicaragüenses marcará la diferencia, ofrecemos desde CONNECTAS este espacio donde presentaremos contenidos que ayudan a comprender una realidad compleja y con matices.

Comparta este artículo

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email