Denuncian más de 90 agresiones a la prensa independiente de Nicaragua en septiembre

Periodistas independientes sigue bajo asedio.

La Fundación Violeta Barrios de Chamorro, en su tercer informe trimestral de 2020 relata que los periodistas han sufrido persecuciones, procesos judiciales, tortura, abuso del poder policial y falta de acceso a la información en Nicaragua.

Los periodistas independientes siguen sufriendo ataques contra la libertad de prensa y expresión en Nicaragua. De acuerdo con al Consolidado de Violaciones a la Libertad de Prensa entre julio y septiembre de 2020, de la Fundación Violeta Barrio de Chamorro, se han cometido más de 90 infracciones a las libertades públicas.

Entre las violaciones destacan los procesos judiciales contra cinco comunicadores independientes, por supuestos delitos de injurias y calumnias; ataques y agresiones, estigmatizaciones a través del discurso de odio de parte de funcionarios del régimen sandinista, torturas y uso abusivo del poder estatal.

De todas las violaciones contra los periodistas, Managua es el departamento que más denuncias acumula, con 31 infracciones contra los comunicadores, seguido de la Región Autónoma del Caribe sur con 19 denuncias y Matagalpa con nueve.

Acoso y asedio contra periodistas

Las periodistas han sido el sector más agredido por parte de las autoridades estatales. Entre julio y septiembre de este año, el informe revela que, 33 mujeres comunicadoras han sufrido violencia, mientras que 13 varones también han sido violentados.

En las últimas semanas, periodistas y comunicadores independientes en Nicaragua han denunciado asedio por parte de la policía sandinista a las afueras de sus viviendas y centros de trabajo.

La dictadura también ha amenazado a la prensa independiente con judicializar lo que ellos consideran como “Noticias falsas” a través de la iniciativa de “Ley Especial de Ciberdelitos”, misma que pretende criminalizar la labor informativa. En sus alocuciones diarias, la vicedictadora Rosario Murillo ha manifestado que las noticias que circularon a través de medios de comunicación emergentes en las plataformas digitales eran falsas.

Comparta este artículo

Facebook
Twitter
WhatsApp
Telegram
Email