Migrantes nicaragüenses siguen pasando penurias en Peñas Blancas

Migrantes nicaragüenses

La situación de más de 500 migrantes nicaragüenses varados en la frontera de Peñas Blancas sigue siendo incierta, pues la dictadura de Nicaragua no ha resuelto la crisis humanitaria en la zona y Costa Rica ahora ha tomado otras medidas que podrían dificultar la migración organizada.

La Dirección General de Migración y Extranjería de Costa Rica ha dispuesto como requisito la prueba negativa del Covid-19 para quienes salgan de ese país hacia Nicaragua, para evitar aglomeraciones y contagios en la frontera.

Costa Rica, tomando en cuenta la situación de los nicaragüenses que están en la frontera debido a que el gobierno de Nicaragua no les autoriza ingreso, dispuso de manera temporal como requisito de egreso la obligación de presentar comprobante de la prueba de Covid-19 con resultado negativo, tanto para costarricenses como extranjeros.

Café con Voz: Dictadura Ortega-Murillo desata crisis humanitaria en Peñas Blancas

Más de 500 nicaragüenses llevan días sufriendo la indolencia del régimen de Nicaragua en Peñas Blancas.

Obligados a pagar a clínicas privadas

En la resolución se incluye a los que viajan en medios de transporte públicos y privados y advierte que en caso de no contar con ese documento, no viajen para evitar aglomeraciones en los puestos fronterizos en el norte y así evitar focos de contagio.

“…Para evitar las aglomeraciones antes una imposibilidad de ingresar a Nicaragua, solicitamos de forma vehemente a las personas nicaragüenses que vayan a su país, que antes de hacer el viaje, quien deba hacerlo por fuerza mayor, lleve este examen Covid  con resultado negativo, evitando así inconvenientes y un riesgo alto de contagio”, señaló Raquel Vargas, directora general de Migración de Costa Rica.

La prueba Covid-19 se deberá realizar en clínicas privadas pues la Caja costarricense de Seguro Social y el Ministerio de Salud no aplicará estas pruebas.

Café con Voz: Solidaridad con nicas varados en Peñas Blancas por indolencia del régimen

Expuestos al contagio

El Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), criticó al régimen de Nicaragua por la falta de beligerancia para que estos connacionales puedan regresar a su país.

“El régimen de Nicaragua está exponiendo al contagio y a la muerte a los nicaragüenses que enfrentan en Peñas Blancas, no solo un  problema sino una crisis humanitaria”, aseguró.

“No dejarlos entrar adoptando medidas migratorias basadas en resoluciones tomadas con pretexto de detener tardíamente la pandemia es una violación a sus derechos humanos que está obligado a respetar; libre movilización, derecho a entrar y salir de su país y derecho a la salud”, dice el Cenidh.

Negocios con las pruebas de Covid-19

Demandó a los ORMU  “realizarles las pruebas de Covid-19 ya, como gobierno tienen la obligación… usen las 100 mil pruebas compradas con los impuestos de los nicaragüenses, las que pretenden vender a los viajeros a 150 dólares”.

Finalmente advierte que de no tomar esas medidas garantizando la entrada segura e estos nicaragüenses el régimen  de Ortega Murillo “está cometiendo un crimen y propiciando un foco de contagio masivo en la frontera”.

Decenas de migrantes nicaragüenses que estaban en Peñas Blancas han tenido que retornar a Costa Rica o buscar ingresar a Nicaragua por puntos ciegos, pero el ejército sandinista desplegado en la zona los anda capturando y regresando al otro lado de la frontera.

Comparta este artículo

Facebook
Twitter
WhatsApp
Telegram
Email