4 posibles razones por las que el FSLN no celebrará el 19 de julio en la plaza

Daniel Ortega
Por Café con Voz

Ya es un hecho: la dictadura que encabeza el septuagenario Daniel Ortega y su mujer, la anciana Rosario Murillo, sancionada por Estados Unidos por violación de derechos humanos y corrupción, no celebrarán este año 2020 la fiesta partidaria del 19 de julio.

Todos los años, los fanáticos del régimen celebran en esta fecha el ascenso al poder del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) en 1979, mediante la guerra, muerte y destrucción.

Este año, 2020, no irán a la plaza a dar discursos ni celebrar a como lo hacían antes y es posible que el dictador, desde su búnker en El Carmen, emita un largo, incoherente y repetitivo discurso grabado en video y retransmitido en cadena nacional por los canales oficialista, con enlace a las redes sociales.

Se sospecha que instalarán pantallas gigantes en la plaza y avenida Bolívar y harán caravanas y piquetes custodiados por la Policía a servicio del régimen, además, adornarán las ciudades con la bandera de la organización político-militar del FSLN, causante de miles de muertes y destrucción en Nicaragua desde antes de 1979.

Sin embargo, si bien las razones para suspender las fiestas partidaria de los fanáticos del FSLN se basan en el contexto de la pandemia, en Café con Voz hablamos con analistas para resumir las posibles cuatro razones de la dictadura cancelar la celebración del 19 de julio.

19 de julio
Dictadores Daniel Ortega y Rosario Murillo.

Café con Voz: EE. UU. le dice a la dictadura que deberá pagar por sus crímenes

1 Miedo de los dictadores a contagiarse de Covid-19

Posible razón número 1. El miedo de los dictadores Daniel Ortega y Rosario Murillo, de contagiarse ellos y su familia en una plaza rodeada de policías sandinistas, juventud sandinista y fanáticos de los barrios. La policía ha sido una de las instituciones que más bajas ha tenido por el coronavirus y se cuentan cientos de policías infectados.

De igual modo, la juventud sandinista que suele rodear uniformada las tarimas de Ortega y Murillo, sigue expuesta y propagando el virus con sus actividades temerarias en las calles del país, mientras que los fanáticos de a pie, siguen muriendo y siendo enterrados de manera clandestina en los cementerios del país.

Ortega, de 75 años y Murillo, de 69, son de acuerdo a la alerta de la Organización Mundial de la Salud, personas de alto riesgo ante el Covid-19, por lo avanzado de sus edades y la disminución de sus capacidades físicas y mentales.

Rosario Murillo Zambrana
Rosario Murillo es señalada por la OACNUDH de emitir violentos discursos de odio.
Ortega
Dictador Daniel Ortega

Café con Voz: ONU: Represión sigue imparable en Nicaragua desde abril de 2018

2 Miedo a contagiar a las masas

Posible razón número 2. Supongamos que a Ortega y Murillo se les ablandó el corazón y piensan en la salud de sus seguidores y deciden suspender las fiestas partidarias para evitar que sus masas y aduladores no se concentren en la plaza el 19 de julio.

Así, evitan que sus fanáticos se contagien o se expongan al peligro de morir por coronavirus y ellos sacrifican la fiesta partidaria que es el momento cumbre en que Ortega, cada vez más viejo y encerrado en su búnker, se exhibe como líder de su partido FSLN.

Café con Voz: EE.UU. ratifica más presiones a dictadura Ortega-Murillo

3 Miedo a verse vacíos

Posible razón número 3. El miedo a ver la plaza vacía y descubrir cuánta gente se le ha retirado. La dictadura sabe que cuenta, por obligación, con los miles de trabajadores del Estado a quienes se les exige asistir a las marchas y celebraciones oficiales.

Y también saben que cuentan con un reducido grupo de fanáticos, paramilitares, militares y policías a sueldo, pero también saben que entre sus filas hay miles de inconformes por la negligencia criminal con que han tratado la pandemia del coronavirus y quizás teman que esa gente no llegue a la plaza y se note su vacío.

Café con Voz: Comisionado de Miami abre ruta para designar a FSLN como organización terrorista

4 Se agotan el dinero para celebrar

Posible razón 4: se les acaba el dinero para movilizar miles de vehículos del estado, a miles de trabajadores del estado, policías, militares y paramilitares.

Las sanciones de Estados Unidos, Canadá, Suiza, Reino Unido y la Unión Europea contra una camarilla de funcionarios públicos y algunas empresas familiares de la dictadura, ha hecho mella en las finanzas de la organización político-militar FSLN, a como se observa a simple vista con las oficinas cerradas del Bancorp y decenas de gasolineras de Petronic clausuradas.

Cada 19 de julio, el FSLN, con recursos de las instituciones públicas y cuotas que le quitan a los trabajadores del Estado, destina millones de córdobas en camisetas, banderas, viáticos, combustible, alquiler de buses, flores y propaganda para celebrar el 19 de julio.

La fiesta ha dado motivos a grandes negocios de allegados del régimen, proveedores del Estado y empresas familiares que reciben jugosos contratos de publicidad, de servicios tecnológicos, pautas de propaganda, compra de insumos, arreglo florales, combustibles y otros, pero la crisis por las sanciones más los estragos en los impuestos por la pandemia, parecen afectar gravemente los bolsillos de la dictadura.

Comparta este artículo

Facebook
Twitter
WhatsApp
Telegram
Email