Agencia alemana de prensa destapa mentiras de Ortega sobre el COVID-19

La agencia alemana de prensa de noticias, Deutsche Welle, acompañó el funeral de un nicaragüense fallecido, según las autoridades del Ministerio de Salud, por neumonía, sin embargo, familiares entrevistados en el reportaje afirman que el ataúd les fue entregado sellado y que les advirtieron que no podían ni velarlo, ni abrir la caja y además, que tenía que ser enterrado de inmediato.

Aunque en el reportaje no se detalla, el familiar entrevistado que aparece con efectos de difuminación en el video, menciona que las autoridades hospitalarias citadas, corresponden a las del Hospital Manolo Morales de Managua.

El fallecido es identificado solo con el nombre de Roberto, un mecánico que fue hospitalizado hace una semana con síntomas de coronavirus, pero que en su acta de defunción se especifica de murió por neumonía.

“Los familiares de Roberto están convencidos de que el gobierno les oculta información, la semana en que el mecánico estuvo en el hospital, se enteraron de que habían muerto varios pacientes más por neumonía, sospechan que también tenían la COVID-19”, dice la nota.

En la nota informativa que logra imágenes que ningún medio local ha podido hasta ahora, se hace eco a la denuncia de muchos ciudadanos en cuanto a que la prevención es inexistente, debido a Daniel Ortega se niega a establecer restricciones, minimizando la pandemia y argumentando que la economía del país no se puede detener.


El doctor Javier Núñez, al ser entrevistado y hablando en nombre de la Unidad Médica Nicaragüense, afirma que reina un temor dentro de los trabajadores de la salud, por cuanto no están siendo dotados de materiales de prevención necesarios, por parte del Ministerio de Salud, y porque los están obligando a cambiar los diagnósticos.

Por último, la agencia noticiosa hace énfasis en que Nicaragua lleva casi una semana sin informar sobre la evolución de la pandemia, y la OPS ya ha expresado su preocupación por el secretismo y por la gestión de Ortega, en tanto que la OEA exige transparencia y un plan de contención.

Comparta este artículo

Facebook
Twitter
WhatsApp
Telegram
Email