Boric en México: «no callemos» ante presos políticos de Nicaragua y AMLO dice que lo respeta

El presidente de Chile, Gabriel Boric, dijo que “Latinoamérica no se puede callar” ante las violaciones de derechos humanos que existen en la región y denunció la grave situación de los “presos políticos” de la dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo en Nicaragua. El presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, expresó el viernes que “respeta” las declaraciones del mandatario chileno.

“No podemos mirar para el lado ante los presos políticos en Nicaragua”, señaló este jueves en un discurso en el Senado de México, un día después de haberse reunido con el polémico presidente de ese país, Andrés Manuel López Obrador.

Las declaraciones del jefe de Estado chileno, contrastan con el silencio del presidente López Obrador, quien calla con respecto a la situación de violaciones a derechos humanos en Nicaragua y se abstiene de votar en foros como la Organización de Estados Americanos, OEA, bajo la justificación de que México ha tenido como política no inmiscuirse en asuntos internos de otros país.

“Nosotros respetamos mucho al presidente Boric, como respetamos a todos los presidentes, más en su caso, que viene de un movimiento de izquierda, y desde luego que es completamente libre para manifestarse, para expresarse”, dijo López Obrador el viernes.

México no ha apoyado al pueblo ante la dictadura

López Obrador recibió el miércoles en el Palacio Nacional a Boric, de 36 años, en el primer encuentro oficial entre ambos mandatarios. Durante la sesión del chileno en el Senado de México, varios senadores llegaron con una pancarta que decía: “¡Boric no protege asesinos en Nicaragua, como AMLO!”.

Boric asumió el poder en Chile en marzo de éste año, exigió respeto a la democracia, la defensa de los derechos humanos y el rechazo a la violencia contra las mujeres en América Latina, en conmemoración del 25 de noviembre, Día Internacional de la Lucha contra la Violencia hacia las Mujeres.

Boric cercano con el pueblo nicaragüense

El presidente chileno ha sido un férreo crítico de los regímenes autoritarios de la región: Cuba, Venezuela y Nicaragua. En junio en la Cumbre de las Américas, Boric al criticar la ausencia de representantes de esas tres dictaduras en el foro dijo que era importante tenerlos en el debate para poder hablar cara a cara de la urgente necesidad de (liberar a) los presos políticos de Nicaragua.Crisis de Nicaragua resuena en Asamblea de la ONU

Boric también aprovechó su intervención en la Asamblea General de las Naciones Unidas en septiembre, para instar al resto de presidentes de la región “a comprometernos desde el multilateralismo con la justicia y la paz en todo momento y en todo lugar, a realizar las acciones que sean necesarias y no solo declaraciones y poner fin al abuso de los poderosos en cualquier lugar del mundo, a seguir trabajando para contribuir a la liberación de los presos políticos en Nicaragua”,

El pasado 9 de noviembre la cargó contra los comicios municipales nicaragüenses realizados el domingo 6 de noviembre, en medio de un alto abstencionismo ciudadano.

«De 153 alcaldías en disputa, Ortega ganó las 153. Un proceso electoral que se realiza sin libertad, justicia electoral confiable y opositores presos o proscritos, no es democracia en ninguna parte del mundo”, aseguró el mandatario a través de las redes sociales.

También puntualizó que seguirá “empujando en los espacios multilaterales la necesidad de garantizar en Nicaragua el restablecimiento de las garantías y libertades democráticas propias de un Estado de derecho y fin a todo ataque en contra de personas opositoras”.

En Nicaragua existen más de 220 personas presas políticas, de esa cantidad 34 son adultos mayores con al menos 60 años. El sociólogo y analista, Oscar René Vargas, y la excarcelada política y activista, Guisella Ortega, son los más recientes casos de secuestro por parte del régimen.

Comparta este artículo

Facebook
Twitter
WhatsApp
Telegram
Email