Disnorte-Dissur ¿en la mira de sanciones de EE.UU?

Disnorte-Dissur

En febrero de éste año, con bombos y platillos la dictadura anunció que New Fortress Energy LLC había firmado un acuerdo de compra de Energía a 25 años con Disnorte-Dissur, empresas de distribución de electricidad de Nicaragua.

Como parte del acuerdo, New Fortress, se supone construirá una planta de energía de gas natural con una capacidad de aproximadamente 300 megavatios cerca de Puerto Sandino, para suministrar energía a la red eléctrica nacional de Nicaragua.  Ese proyecto podría desvanecerse más rápido de lo que se cree, según éste artículo de The Capital Forum, una de las fuentes más confiables en relación a riesgos e inversiones de Estados Unidos. En la mira puede estar Disnorte-Dissur y la empresa gringa.

Artículo original de The Capital Forum

El socio gringo

El 17 de febrero de 2020, New Fortress Energy (NFE) firmó un Contrato de Compraventa de Energía por 25 años con la distribuidora de electricidad de Nicaragua, conocida como Disnorte-Dissur, para construir una central eléctrica de gas natural en Puerto Sandino, alimentada con gas licuado natural.

El contrato formalizó el proyecto de mayor perspectiva de crecimiento para New Fortress Energy, en términos de ventas proyectadas de la compañía, pronosticando que llegará a representar el 66.7% de sus volúmenes vendidos proveniente de proyectos nuevos y el 23.9% de sus operaciones totales para 2021, según información de la compañía publicada en agosto de 2020.

Albanisa sale a relucir

Pero Disnorte-Dissur tiene vínculos con Alba de Nicaragua (Albanisa), una empresa sancionada por la Oficina de Control de Activos Extranjeros (“OFAC”) del Departamento del Tesoro de Estados Unidos. Además, no está claro quién es actualmente el propietario mayoritario de Disnorte-Dissur. Tanto la relación con Albanisa como el desconocido propietario de Disnorte-Dissur exponen a New Fortress Energy a un mayor riesgo regulatorio y posibles sanciones de la OFAC, según expertos legales entrevistados por The Capitol Forum.

New Fortress Energy analizó el riesgo regulatorio y las posibles consecuencias en este tema en su presentación trimestral más reciente, declarando: “Si alguna de nuestras contrapartes se vuelve sujeta a sanciones como resultado de (acciones internacionales relacionadas con Nicaragua), (New Fortress Energy) podría enfrentar una serie de problemas, que incluyen, entre otros: el tener que suspender nuestro desarrollo u operaciones de manera temporal o permanente, no poder recuperar el tiempo y el capital previamente invertidos o estar sujeto a demandas, investigaciones o procedimientos regulatorios que podrían llevar mucho tiempo y ser costosos de responder y que podrían dar lugar a multas o sanciones penales o civiles”.

Además de la posibilidad de un mayor riesgo regulatorio, New Fortress Energy también puede enfrentar riesgo de contraparte, debido a la situación económica de Disnorte-Dissur. La empresa distribuidora está actualmente en mora con los pagos a sus proveedores de electricidad y está renegociando contratos con operadores privados, según informes locales y confirmación de un operador en Nicaragua que habló con The Capitol Forum bajo condición de anonimato.

New Fortress Energy no respondió múltiples solicitudes de declaraciones. Un portavoz de Disnorte-Dissur se negó a comentar sobre su estructura de propiedad o el Nuevo Proyecto Fortress Energy. El Departamento del Tesoro se negó a comentar.

La entidad sancionada Albanisa tiene importantes relaciones y vínculos con Disnorte-Dissur. Albanisa es una empresa privada creada en 2007 que canaliza fondos a subsidiarias lideradas por afiliadas del régimen del presidente Daniel Ortega para “permanecer en el poder y pagar una red de mecenazgo”, según un anuncio de sanciones de la OFAC del 9 de octubre.

Algunos miembros del partido de Ortega “han usado los fondos para la compra de estaciones de televisión y radio, hoteles, fincas de ganado, plantas de generación eléctrica y laboratorios farmacéuticos”, según un anuncio de sanciones de la OFAC de julio 2018.

Según la OFAC, Albanisa se considera una entidad bloqueada, lo que significa que sus activos están congelados y “las personas estadounidenses tienen, en general, prohibido tratar con ellos”, porque el 51% es propiedad de una entidad sancionada, “Nacional Especialmente Designado” Petróleos de Venezuela, S.A., según el Registro Federal y el sitio web de la OFAC.

La guía de la OFAC explica que además de bloquear “todas las propiedades e intereses en la propiedad” de una entidad designada (Sancionada), “cualquier entidad propiedad en conjunto, directa o indirectamente, del 50 por ciento o más por una o más personas bloqueadas se considera en sí misma una persona bloqueada “.

El restante 49% de Albanisa es propiedad de la “designada” empresa nicaragüense Petronic.

Desde su fundación en 2007, Albanisa ha tenido importantes negocios con Disnorte-Dissur a través de la importación y venta de combustibles fósiles a Disnorte-Dissur y a través de la energía de las plantas generadoras de electricidad de Albanisa que se vende directamente a la distribuidora eléctrica, según contratos entre las partes y proyectos específicos obtenidos por The Capitol Forum y también por información reportada por la prensa local.

Además, en 2018 el director de Disnorte-Dissur, Francisco López, fue destituido de su cargo en la empresa después de que la OFAC anunció que él y otros dos eran sancionados de conformidad con la Orden Ejecutiva 13851 que “apunta a operaciones financieras corruptas y a los partidarios del régimen de Ortega.”

López, también vicepresidente de Albanisa y presidente de DNP Petronic en ese momento, “ha colocado numerosas personas en todo el gobierno que lo han ayudado a robar millones de dólares en una base anual, y ha utilizado su puesto en beneficio suyo y de su familia mediante el uso de empresas de su propiedad para ganar contratos gubernamentales ”, según el comunicado de la OFAC 2018.

El director que asumió el cargo de López en Disnorte-Dissur, Iván Acosta, fue sancionado por la OFAC en mayo de este año por su “importante apoyo financiero al régimen de Ortega” en su rol de Ministro de Hacienda y Crédito Público, citando específicamente sus “amenazas [a] los bancos de que no participaran en una huelga organizada por líderes de la oposición en marzo de 2019”, según un comunicado de la OFAC del 22 de mayo.

El 29 de mayo, Ortega desplazó a Acosta de Disnorte-Dissur, pero no anunció un reemplazo, según el registro del gobierno.

¿Quien es el dueño de Disnorte-Dissur?

La administración de Ortega continúa ocultando la propiedad de Disnorte-Dissur. El 12 de febrero, el propietario mayoritario de Disnorte-Dissur, TSK-Melfosur, vendió su participación del 84% en esa empresa distribuidora de electricidad a un comprador no revelado, citando temores sobre sanciones internacionales, según reportaje del medio nicaragüense Confidencial.

Desde 2009 hasta febrero de este año, el 16% de Disnorte-Dissur ha sido controlado a través del gobierno de Nicaragua, mientras que el 84% restante ha sido comprado y vendido por varias empresas españolas, teniendo TSK-Melfosur la participación mayoritaria desde 2013 hasta febrero de 2020, según información mantenida por el Instituto Nicaragüense de Energía.

Durante ese período de siete años, los empleados de Disnorte-Dissur dijeron a los medios de comunicación locales que la organización estaba dirigida por Albanisa a pesar de ser propiedad de TSK-Melfosur, explicando que TSK-Melfosur tenía una experiencia limitada en la gestión de una empresa de distribución de electricidad y tenía una pequeña presencia en Nicaragua. Cuando TSK-Melfosur compró las acciones de Disnorte-Dissur en 2013, Albanisa era el principal acreedor de la empresa.

Desde la desinversión de TSK-Melfosur, la administración Ortega ha mantenido la identidad de los propietarios ocultos al público, a pesar de las repetidas investigaciones de la prensa nicaragüense.

“Hay un problema de control. Si Albanisa no es propietario de Disnorte-Dissur, pero lo controla, es más complicado “, según Crowell & Moring’s International Trade y White Collar & Regulatory, Socio de ejecución, Carlton Greene, quien además es exabogado principal de Financial Crimes Enforcement Network y director asistente de amenazas transnacionales en la OFAC le dijo a The Capitol Forum en una entrevista.

“No está tan claro, pero cualquier entidad estadounidense interesada en hacer negocios con Disnorte-Dissur tendría que escudriñar de cerca que un “Nacional Especialmente Designado”, no estuvo involucrado o no recibió un claro beneficio. Por lo general, el proporcionar “directa o indirectamente” bienes o servicios a una entidad sancionada o recibir cosas de una, es prohibido. Si Albanisa suministró equipo al proyecto New Fortress, por ejemplo, eso aplicaría a esta disposición”, dijo Greene (haciendo énfasis).

Otras empresas extranjeras que compran y venden energía desde y hacia Disnorte-Dissur se rehusaron a solicitudes de comentarios sobre la propiedad de la entidad o declararon que “no sabían” quién tenía la posición de propiedad mayoritaria, según entrevistas con portavoces de empresas canadienses Polaris Infrastructure (TSX: PIF) y Caliber Mining Corporation (TSX: CXB) respectivamente.

Riesgo legal

Si bien un análisis de sanciones es difícil debido a la falta de información sobre el actual propietario mayoritario de Disnorte-Dissur, New Fortress Energy debe conocer los detalles de precisamente qué entidades se benefician de su contrato con la entidad, según los expertos legales de la OFAC entrevistados por The Capitol Forum.

“Sin saber a quién se realizó la desinversión, además del hecho de que sea potencialmente operado por un Nacional Especialmente Designado, es difícil entender cómo una entidad de Estados Unidos se sentiría tranquila lidiando con la parte en cuestión”, dijo Benjamin Hutten, abogado de Buckley LLP a The Capitol Forum en una entrevista.

“Se necesitaría mucha diligencia, con documentos e información de respaldo, y una amplia supervisión y control sobre el negocio de la empresa con Disnorte-Dissur para tener confianza del cumplimiento continuo”, concluyó Hutten.

El abogado de Crowell & Moring, Greene, hizo eco del sentimiento de Hutten, diciendo que “el propietario misterioso es una bandera roja. Desde el punto de vista de la diligencia, si se tiene un gran contrato con Disnorte-Dissur y no tiene claro sobre quién es el propietario, tendría que trabajar mucho para garantizar el cumplimiento … La OFAC probablemente podría considerar como diligencia insuficiente si la empresa (estadounidense) no era consciente de la propiedad de Disnorte-Dissur y puede penalizar a New Fortress Energy, en caso de que el propietario fuera de hecho una entidad sancionada (como Albanisa). Las sanciones son un delito de responsabilidad estricta, por lo que la OFAC, no necesitaría probar la intención de imponer una sanción civil”, dijo Greene.

Matthew Tuchband, consejero de Arent Fox y exdirector jurídico adjunto del Tesoro de la OFAC concuerda que New Fortress Energy debe identificar sus socios de negocios pero no existe un requisito afirmativo de la OFAC de que la empresa lo haga, diciendo The Capitol Forum durante una entrevista: “Si Disnorte-Dissur está realmente bloqueado en función de su propiedad, y si una empresa estadounidense le dice a la OFAC, ‘No sabíamos quién era el propietario’, eso se vería muy mal, sobre todo teniendo en cuenta la información disponible públicamente de que Albanisa es una entidad bloqueada y que puede tener estrechos vínculos con Disnorte-Dissur. En una posible acción de ejecución de la OFAC, la falta de la debida diligencia probablemente sería un factor agravante significativo”.

“En tal situación”, continuó el ex funcionario del Departamento del Tesoro, “sugiero encarecidamente que la empresa insista en obtener información precisa sobre la propiedad de Disnorte-Dissur. Como alternativa, también la empresa podría buscar orientación de la OFAC, pero la OFAC se basa en que en primera instancia, las empresas hagan su propia diligencia debida y evitar situaciones en las que exista un riesgo significativo de violaciones de sanciones”.

El hecho de que la agencia inicie o no una acción de ejecución está sujeto a varios factores, según los expertos.

“La unidad de inteligencia de la OFAC y otras oficinas de inteligencia del Tesoro, informan a quién la OFAC sanciona y a quién no. La OFAC probablemente exploraría si un Nacional Especialmente Designado, estaba de hecho, operando una empresa”, dijo Hutten.

El riesgo de Nicaragua como país

El exfuncionario del Departamento del Tesoro estuvo de acuerdo en que la OFAC muy bien podría investigarlo, pero advirtió “también hay incertidumbre política. Nicaragua puede quedar en el camino, en medio de un cambio administrativo o es posible que haya personas realmente decididas a hacer algo más en Nicaragua que sienten que no ha habido suficientes cambios, eso puede ser común justo antes de una elección”.

“Si bien el entorno político en Nicaragua continúa evolucionando, algunos piensan que los abusos a los derechos humanos y la situación económica puede empeorar, según un comunicado enviado por correo electrónico de Paz Gómez de la consultora Econ Americas y autor de “Fixed for Failure: Corrupción en la energía en Nicaragua.

Más allá de las sanciones

“El sector eléctrico de Nicaragua se ha deteriorado significativamente y no creo que eso cambie en el mediano plazo, mucho menos si Ortega sigue gobernando”, escribió Gómez. Incluso en un escenario en el que Estados Unidos levanta las sanciones, Gómez destacó que Nicaragua “primero tendría que invertir en el mantenimiento de las plantas de energía ya que no están funcionando a su máximo potencial en este momento, debido a la falta de repuestos”.

Gómez agregó: “No creo que la situación de los derechos humanos esté mejorando. De hecho, Ortega acaba de enviar tres controvertidos proyectos de ley a la Asamblea Nacional: uno permitiría sanciones a las personas que revelen información oficial, la otra es cadena perpetua, y la última obligaría a personas y empresas que reciben dinero del exterior a informar al gobierno cada mes sobre esas transferencias. La última disminuiría aún más la inversión extranjera y podría desencadenar mayor pobreza si se convierte en una barrera para recibir remesas”.

© 2020 El Foro del Capitolio. La reproducción o distribución directa o indirecta de este artículo sin el permiso previo por escrito de The Capitol Forum es una violación de la Ley Federal de Derechos de Autor de los Estados Unidos.

Comparta este artículo

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on email
Email