Observatorio: 10,258 contagios y 2,721 fallecidos por COVID-19

El Observatorio Ciudadano COVID-19 informó que, al 16 de septiembre, se reporta un acumulado de 10,258 casos sospechosos y 2,721 fallecimientos de coronavirus.

A la vez el organismo indicó que en este período se reportaron 115 irregularidades.

“En esta semana los reportes sobre exposición de personas en actividades, aglomeraciones constituyen constituyen casi la totalidad (el 99%) de las irregularidades reportadas”, dice el reporte.

Asimismo hicieron un llamado a la población a evitar participar en aglomeraciones, pues, constituyen un espacio de riesgo elevado para el contagio.

Lo que no sabemos, según el Observatorio:

  • Las y los nicaragüenses continuamos sin conocer la verdadera magnitud de la pandemia.
  • La ciudadanía continuamos sin conocer los resultados de las pruebas diagnósticas realizadas. Desconocemos si se han realizado estudios de prevalencia en el país.
  • Seguimos sin saber ¿Cómo se están expresando las secuelas COVID-19 en la población nicaragüense que fue afectada? Las secuelas del COVID-19 pueden ser de varios tipos, tanto físicas como psicológicas y económicas. Dependen en gran parte de la gravedad de la enfermedad y de la atención médica que recibió el paciente.
  • Aunque ha disminuido la información de casos y muertes, la única lectura posible de los más recientes reportes de COVID-19 es que la existencia de un único caso o una muerte, significa que el virus sigue circulando y por ello el riesgo de infección, enfermedad o muerte, sigue estando presente.
  • El perfil de las personas más vulnerables es: varones, personas mayores de 60 años, personas con enfermedades preexistentes, todos y todas ellas están en mayor riesgo de desarrollar la enfermedad en sus formas más severas. Las demás personas tenemos riesgo de adquirir la infección, aún sin desarrollar la enfermedad, al adquirir la infección, tenemos el riesgo de contagiar a esas personas vulnerables cercanas.

“Exigimos que el Ministerio de Salud cumpla con su responsabilidad de regir la salud pública, que incluye informar a la población para que conozca sus riesgos y de esta manera sepa cómo protegerse”, señaló.

Comparta este artículo

Facebook
Twitter
WhatsApp
Telegram
Email