Mario Hanon, dispuesto a convertir al Cosep en una organización autónoma y funcional

Mario Hanon

El empresario Mario Hanon se define como un hombre trabajador; un valor que, afirma, heredó de su padre, un empresario arrocero del mismo nombre, a quien el gobierno sandinista de la década de los 80, no solamente le confiscó propiedades, también lo mandó a la cárcel injustamente por más de un año.

Mario Hanon, junto al también productor Michael Healy, se disputarán en los primeros días de septiembre la presidencia del Consejo Superior de la Empresa Privada (Cosep), la mayor organización empresarial de Nicaragua, la cual ha estado bajo la presidencia de José Adán Aguerri durante 13 años, luego de 10 reelecciones consecutivas —la última con una reforma a un período de tres años—.

Mario Hanon y su decisión de ir por la presidencia del Cosep

A inicios de los 90, Hanon emprendió una empresa de productos agroquímicos que se llama Formunica (Formuladora Nicaragüense Hanon Talavera Sociedad Anónima). Para 2008 inició un proyecto de transformación estructural estratégica de la empresa, para convertirla en una administración corporativa.

«Eso me permitió desarrollar jóvenes gerentes que hoy en día están dirigiendo la empresa. Es decir, yo hice mi plan de asociación, sucesión y dejo la gerencia general a inicios de 2018. Eso me dio la oportunidad de dedicarme a otras cosas y buscando respuesta a mí mismo y en eso vino el estallido de abril de 2018 y de ahí sentí el deseo de volver a la empresa privada; de devolver a la sociedad, de devolver a mi país, parte de las bendiciones que yo he recibido toda mi vida como empresario y ese llamado a servir, de volver al gremialismo, se volvió más fuerte y viendo que vamos para elecciones en el Cosep y animado por personas que me acompañan en estos retos gremiales, tomé la decisión de lanzarme y tratar de proponerme como candidato de cambio y lanzar al Cosep para el futuro», expresa Hanon.

Podría interesarte: Báez: “Las fuerzas tenebrosas del mal no doblegarán nunca a la Iglesia”

En esta entrevista, Mario Hanon, aborda sobre los valores de la gremialidad que siguió de su padre y de sus proyecciones como presidente del Cosep, si fuese electo. Asimismo, el arrocero sostiene que el Cosep debe ser más autónomo a través de sus cámaras. También reconoce los beneficios y los costos que se han pagado con la alianza corporativista que había entre el régimen y el sector empresarial.

El productor originario de Nandaime, señala que ante la falta de recursos provenientes de los bancos multilaterales que se han suspendido tras la crisis política que agobia al país desde 2018, el sector privado es quien prácticamente sostiene el Presupuesto General de la República a través de la generación de impuestos.

Sus inicios en la gremialidad empresarial

Mario, ¿cómo nace tu interés en la presidencia del Cosep y desde cuándo incursionás en la gremialidad empresarial?

Mi padre fue el más grande y primer ejemplo de gremialidad que tuve. Él fue fundador de la Asociación Nicaragüense de Arroceros (Anar) en los años 80 y para mí fueron un gran ejemplo los pasos gremiales que él dio, tanto en Anar, Upanic y el Cosep. De modo que inicié mis primeros pasos en la gremialidad junto a mi padre desde la década de los 80 en la Asociación de Arroceros y hace unos años estuve de vicepresidente de Asociación Nicaragüense de Formuladores y Distribuidores de Agroquímicos (Anifoda) y luego su presidente. En el Cosep ya me comencé a integrar a raíz del estallido de abril, que para mí fue una campanada.

Hablás de cambiar el Cosep para el futuro, ¿cuál es ese cambio que querés?

El cambio más inmediato, es un cambio a nivel interno y como decimos en buen nica, ordenar la casa, el tema es de gobernabilidad. El Cosep actualmente tiene una figura fuerte, una presidencia que básicamente tiene tres sombreros; es presidente, es prácticamente el gerente del Cosep y a la vez, como yo le llamo, tiene el gobierno corporativo, o sea, en ausencia de estatutos, toda la autoridad del Cosep está en su presidente.

O sea, ¿está en una sola persona y eso no se ve bien?

Bueno ese es el tema, cómo hacemos para cambiarlo….

Una gestión enfocada en gobernabilidad y autonomía de las cámaras

Entonces, ¿cambiar para que todos los sectores se sientan representados?

Eso es parte del otro eje de trabajo que va más allá de la gobernabilidad, que es la autonomía de las cámaras, pero hablando de gobernabilidad y siendo más puntual con ese tema de una figura actual fuerte; digamos que esa figura actual fuerte, en términos figurados es como un fundador de una empresa que se convierte en la figura o persona fuerte. Él hace todo, él es el gerente, él hace las compras, él hace las ventas, maneja los gastos, maneja la contabilidad; o sea ese gerente figura fuerte y es efectivo, y porque hasta barato le sale porque hace todo, porque es la única persona.

Sin embargo, la empresa no es sostenible porque depende de una persona y si algo le pasa a esa persona se cae todo. Entonces, por esa razón, el Cosep no es sostenible y cómo cambiar eso, muy sencillo; hay que reforzar su gobernabilidad, reformar su gobernanza, aplicas principios de gobierno corporativo y en los principios de gobierno corporativo se busca que haya balance de funciones entre diferentes personas para que el organismo sea sostenible en el tiempo y para que cuando alguien se vaya no se sufra, que es la situación actual.

El proyecto es mantener un presidente, tu servidor u otro candidato, y hacer una figura de director ejecutivo. Una persona escogida bajo un marco de meritocracia, para que esta persona sea el músculo que garantice la fortaleza de la organización trabajando hombro a hombro con el consejo directivo y que el Cosep esté al servicio de todas las cámaras, porque ese es otro eje, para que las cámaras recuperen su autonomía, su autogestión para que puedan defender sus derechos.

¿Y la gestión del presidente?

Bueno, en este caso el presidente y el director ejecutivo del Cosep serán virtuales acompañantes desde la gestión y no una centralización de esa gestión que es lo que ha habido hasta ahora y que ha sido uno de los grandes problemas, porque todas las gestiones tenían que pasar por el Cosep y eso hasta cierto punto es un cuello de botella por un lado, porque es imposible que una persona pueda hacer las gestiones de todas las cámaras.

Y te digo una cosa, esto no es responsabilidad solamente del Cosep que pase esto; el gobierno lo impuso, el gobierno nos obligó, porque cada vez que uno iba a un ministerio te mandaban de regreso al Cosep y te decían tramita tu gestión por allí. Tampoco podemos andar buscando culpables porque la responsabilidad la tenemos varios de haber caído en este tipo de modelo, porque no solamente es lo que es, también lo permitimos.

¿Es el momento de ordenar la casa?

Yo no pretendo criticar todo esto, ya dije que todo esto que se ha dado somos responsables todos, aunque yo estaba al margen de una forma pasiva, pero en realidad, yo estuve al margen de todo esto porque estuve 24/7 en mi empresa. Pero quiero decir bien claro que lo que verdaderamente importa es lo que de aquí en adelante hagamos, viendo para el futuro y proyectarnos y eso nos toca a todos.

Pero, no todo ha sido negativo en el Cosep.

Es correcto, ahora sí se trata de materia de beneficio económico, el país tuvo sus beneficios porque esos beneficios no solo fueron para la empresa privada, todos los profesionales que hubieron en ese crecimiento, más oportunidades de empleo formaron parte de todos esos beneficios, la cantidad enorme de impuesto que genera el crecimiento de la empresa privada.

Hoy por hoy que se nos cayeron las fuentes de los bancos multilaterales, porque estamos viviendo del BCIE, pero la cantidad de recursos que venían de los bancos disminuyeron drásticamente, las donaciones disminuyeron drásticamente. Entonces, podemos concluir que el presupuesto del sector público, el presupuesto del gobierno realmente los está financiando hoy más que nunca la empresa privada con sus impuestos. En otras palabras, todo eso que se obtuvo de los años anteriores produjo beneficios que deberían ser valorados.

Partidario de cambiar relación con el sector público para evitar errores

Pero esto también ha tenido costos negativos, me refiero a la alianza con el gobierno.

Claro, tuvimos dos grandes costos; perdimos la institucionalidad del país y también las cámaras perdimos nuestra beligerancia y autonomía, y esos dos grandes costos son importantes, pero de aquí para adelante debemos ver para el futuro y trabajar para ganar lo que perdimos

De ser electo el próximo presidente del Cosep, ¿cuál creés que debería ser el próximo modelo de alianza económica con el gobierno, en el que no se repitan los errores, de los que empresa privada ha pagado un costo muy caro?

Bueno, hablar de alianza pública-privada creo que es un tema muy delicado, creo que lo que cabe aquí es cambiar un poquito el término de alianza, no podemos evitar que entre el sector privado y el sector público exista lo más importante, un respeto mutuo.

Pero la palabra alianza, hay gente que dice pacto, esas palabras no deberían formar parte de un programa futuro porque sea quien sea que este gobernando la empresa privada tiene la necesidad y obligación de hacer valer sus derechos puesto que en todo esto nosotros hemos estado cumpliendo con nuestros deberes, hemos creado empleos, crecimiento económico, hemos aportado nuestras cuotas social a través de los impuestos, tenemos programas de responsabilidad social y el tema de exigir nuestros derechos es algo que no debe ser cuestionado.

Es decir, si la empresa privada para demandar sus derechos con X o Y ministerio, eso no debe ser mal visto porque el sector público; debe estar allí al servicio de la empresa privada ya que nosotros pagamos nuestros impuestos, porque las instituciones deben ser normadoras, rectoras y reguladoras, pero claro, no solo del sector privado, sino al servicio de todo los sectores del país.

Recordemos también que el mayor motor de la economía de este país son las pequeñas empresas y debemos poner sus ojos sobre ellas para que reciban un mejor trato. Aquí el punto es que nos respeten como generadores de riqueza con toda la transparencia.

Posición sobre inversión extranjera

En cuanto a la inversión extranjera que se fue por la crisis que explotó en 2018 y la que no viene por la misma crisis política, es negativo para el país.

Claro que es negativa, y es allí donde se debe priorizar un buen clima en lo político y social, lo social porque eso ayuda a garantizar un buen clima de negocio porque las empresas que hemos perdido precisamente fueron por la falta de un buen clima y debemos recuperar la inversión extranjera.

Entonces, ¿cuál debería ser el reto para que el inversionista extranjero regrese al país?

El reto es que el sector público debe garantizar un buen clima en el país, para que los inversionistas regresen porque eso genera empleo, genera riqueza y hasta capacitación y que al final se transforma en una estabilidad económica para el país.

SUSCRIBITE A NUESTRO CANAL DE YOUTUBE

Comparta este artículo

Facebook
Twitter
WhatsApp
Telegram
Email