¿Conviene a Costa Rica un nuevo embajador en Nicaragua?

Para la nueva administración de Costa Rica no será conveniente nombrar un nuevo embajador en Nicaragua, debido a que el país pinolero cuenta con un régimen ilegítimo a raíz de la farsa electoral del pasado 7 de noviembre, a consideración del expresidente costarricense, Luis Guillermo Solís.

El presidente electo de Costa Rica, Rodrigo Cháves, aseguró  este miércoles que prevé mantener las relaciones con la dictadura sandinista y que enviará a un embajador al vecino país del norte.

Costa Rica, desde junio de 2018, en el marco de la represión gubernamental, no tiene embajador acreditado en Nicaragua.

Solís, expresó en una entrevista en Café con Voz, que aun ha pasado muy poco tiempo para que Cháves defina una política exterior hacia la dictadura sandinista.

“Estamos a pocas horas de las elecciones, aún no ha designado un canciller, no tiene experiencia en la parte diplomática y no he conversado con él. Hay que darle chance al presidente y me parece que es demasiado pronto un día después de la elección para considerar las disposiciones definitivas del presidente”, señaló Solís.

No obstante, considera que romper relaciones entre Nicaragua y Costa Rica sería perjudicial, sobre todo, para quienes desean salir del territorio pinolero.

Café con Voz: Eurodiputados exigen liberación de secuestrados políticos

“Me parece que Costa Rica tiene una frontera con Nicaragua que no le permite evadir la posibilidad de tener posiciones sobre ese país. Además, tiene a miles de nicaragüenses de forma legal e ilegal en su territorio. Sin embargo, tener relaciones normales con un régimen dictatorial no conviene, pero si se debe tener abierta una embajada para atender las necesidades”, afirmó Solís quien añadió que no es necesaria la presencia de un embajador.

Costa Rica no volverá al bipartidismo

La victoria de Cháves sobre el expresidente José María Figueres, en una segunda ronda de los comicios, significa un deseo de los costarricenses de una reestructuración en el sistema político.

“Creo que está muy claro que Costa Rica no vuelve al bipartidismo y quiere mantenerse alejado de esa opción que ha rechazado durante los últimos doce años”, dijo Solís.

Le puede interesar: Murillo arremete contra Obispos a unos días de su peor pesadilla: Aniversario de abril

Además minimizó la abstención del 42%, señalando que en años anteriores se ha superado el 45%.

Si fue más alta la abstención, pero no está fuera de lo que ha sido la abstención en la historia nacional. La participación ciudadana no ha superado  el 45% desde hace muchos años y eso es lamentable, pero no está fuera de lo razonable en la experiencia costarricense”, refirió.

Chaves prometió “limpiar la casa”, en referencia a los escándalos en contrataciones de infraestructuras públicas, pero no la tendrá fácil puesto que deberá lidiar con un Parlamento donde no tiene mayoría propia.

Comparta este artículo

Facebook
Twitter
WhatsApp
Telegram
Email